BUENOS DÍAS · Secundaria

SEXTA SEMANA DE PASCUA
MARÍA, MADRE DEL AMOR
Del 23 al 27 de mayo de 2022

LUNES 23 DE MAYO
María, Madre del amor

Entre los muchos títulos con los que nos referimos a María está el de Madre del Amor. Es la Madre de Cristo, la Madre de Dios. Y Dios es amor. Dios quiso, sin duda, escogerse una Madre adornada especialmente de la cualidad o virtud que a Él lo define. Por eso María debió vivir la virtud del amor, de la caridad. Fue, ciertamente, uno de sus principales distintivos.

Fue ese amor suyo un amor concreto y real. El amor no son palabras bonitas. Son obras. “El amor es el hecho mismo de amar”, dirá San Agustín. La caridad no son buenos deseos. Es entrega desinteresada a los demás. Y eso es precisamente lo que encontramos en la vida de la Virgen: un amor auténtico, traducido en donación de sí a Dios y a los demás. El amor de la Virgen en la casa de Nazaret, ese gran amor de esposa, de madre, de amiga que se respiraba en torno suyo, estaba entretejido con mil y un detalles.

Era el amor lo que transformaba cada uno de esos actos aparentemente normales y banales. Donde hay amor lo más normal se hace extraordinario y no existe lo banal.
“En Ella -afirma San Bernardo- no hay nada de severo, nada de terrible; todo es dulzura”. Todo lo que hacía estaba impregnado de aquella viveza del amor que nunca se marchita. María, la Virgen del amor, puede llenar de ese amor verdadero nuestro corazón para que sea más semejante al suyo y al de su Hijo Jesús.

ORACIÓN A MARÍA
Virgen María, Madre de Los Buenos libros, bendícenos y bendice nuestro Colegio, para que siempre alabemos el nombre de Dios Padre y Hermano nuestro. Ilumínanos para que nunca nos falte la alegría de la juventud y el esfuerzo por el estudio para conseguir nuestros objetivos. Concédenos en cada día de nuestras vidas, Tú paz, Tú alegría, Tú serenidad y Tú plenitud, para que todos podamos caminar contigo con fuerza y entusiasmo por todos los caminos de la vida.

Ayúdanos a sobrellevar las tareas diarias. Haz que sepamos tomar las mejores decisiones. Llénanos de fe, caridad y esperanza, para sentirnos hermanad@s con todas las personas que nos rodean, para ayudar a los débiles, consolar a los cansados, y para compartir nuestros triunfos y acompañar a todos los que se sientan solos. AMÉN

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


MARTES 24 DE MAYO
Amar significa estar vivo

De la mano de la Virgen destaca San Juan Pablo II descubrimos las lecciones del amor. Aprendemos que los acontecimientos que vivimos constituyen el lugar con Dios en cada momento. A veces huimos, no queremos comprometernos, estamos cansados. Precisamente en estos momentos, María está a nuestro lado: conoce nuestra necesidad, alienta nuestras ilusiones, comprende nuestras flaquezas y escucha nuestras palabras. La Virgen nos ama incondicionalmente tal y como somos, y nos estimula a ser lo que podemos ser.

Amar significa estar vivo para el bien y experimentar el mundo de un modo más bello y luminoso. Cuando amamos, vemos todo con buenos ojos, y queremos cada cosa como Dios la quiere; más aún, descubrimos las huellas de Dios en cada ser. La vida en plenitud no se refiere a la cantidad de experiencias que acumulamos. Por el contrario, otro puede no haber salido nunca de su pueblo y llegar a ser un sabio. No se trata de hacer más, sino de ser más: estar realmente presentes, dispuestos a aprender y a crecer.

María, madre del amor, nos enseña a amar el mundo y alabar a su Creador. Y nos enseña, sobre todo, a amar a los demás hombres. Todos estamos creados para la luz, y podemos ser mutuamente fuente de vida y salvación los unos para los otros.

Para poder realizar nuestras posibilidades más altas, es importante aceptar primero nuestras necesidades básicas y elementales, la tierra de la que estamos hechos.

Conviene, por tanto, no cerrar los ojos ante nuestros anhelos y frustraciones, la cólera y las decepciones, el miedo y el desamparo, y tampoco ante la pesadez y la falta de lógica que se encuentran, en cada corazón humano.

El trato con María, la Madre, que conoce muy bien la debilidad de sus hijos, hace al cristiano realista y comprensivo. Le lleva a sentirse solidario con los demás, y a mostrarles la alegría de estar a su lado. Le lleva a ayudar y ser ayudado, a dar y a recibir. Comparte sus alegrías y sus penas, sus ilusiones y desilusiones, sus experiencias y planes para el futuro, en una palabra: se da a sí mismo, ofrece amistad. Hay personas que trabajan fervorosamente en labores sociales, pero que nunca han podido realizar un verdadero encuentro con otra persona, en el que cada uno se da a conocer al otro tal como realmente es.

Si nos dejamos formar por María, podemos aprender lo que quiere decir amar a todos. El amor materno es incondicional: no hace falta ganárselo, y tampoco hay nada que lo haga perder. Para la Virgen, nada es demasiado pequeño, demasiado pobre, o débil.

María nos enseña a amar con el amor de Dios, que se dirige directamente a cada ser humano: Te he llamado por tu nombre dice Dios a cada uno. Eres precioso a mis ojos, de gran estima, yo te quiero... Mira, en la palma de mis manos te tengo tatuado.

ORACIÓN A MARÍA
Virgen María, Madre de Los Buenos libros, bendícenos y bendice nuestro Colegio, para que siempre alabemos el nombre de Dios Padre y Hermano nuestro. Ilumínanos para que nunca nos falte la alegría de la juventud y el esfuerzo por el estudio para conseguir nuestros objetivos. Concédenos en cada día de nuestras vidas, Tú paz, Tú alegría, Tú serenidad y Tú plenitud, para que todos podamos caminar contigo con fuerza y entusiasmo por todos los caminos de la vida.

Ayúdanos a sobrellevar las tareas diarias. Haz que sepamos tomar las mejores decisiones. Llénanos de fe, caridad y esperanza, para sentirnos hermanad@s con todas las personas que nos rodean, para ayudar a los débiles, consolar a los cansados, y para compartir nuestros triunfos y acompañar a todos los que se sientan solos. AMÉN

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


MIÉRCOLES 25 DE MAYO
Aprender de la mano de María

Andando de la mano de la Virgen por los caminos de la vida interior, aprendemos poco a poco a amar el mundo y a los hombres. Si somos dóciles, como ella, al Espíritu, aprenderemos también la lección más importante de la vida: referir nuestra capacidad de amar directamente a Cristo; ser amigos de Dios.

Dios, quería depender del amor de su Madre, quería contar con ella para la redención del mundo. De ese modo, quiere contar con cada uno de nosotros para realizar el bien en nuestro mundo. Quiere salir a nuestro encuentro, nos ofrece verdaderamente su amistad, que sólo puede existir entre iguales: por esto, nos eleva por la gracia, y se rebaja a sí mismo por amor. Es un misterio sobrecogedor que el mismo Dios la grandeza, y la belleza se oculte en el más pequeño, en el más débil, en el que sufre más y hasta en el Pan eucarístico.

María es la persona que ha tomado parte del modo más completo en el destino de Cristo. Ha aceptado durante toda su vida las consecuencias de su fiat. Las reconocería inmediatamente en la pobreza de Belén, en la huida a Egipto, en el destierro, en la pérdida del Niño en el templo.

En la escuela de María aprendemos a amar. Aprendemos a ser para Dios lo que Él siempre ha sido para nosotros: un amigo que busca el bien del otro. La historia del amor puede considerarse, por tanto, como la historia de nuestra salvación.

Por eso, San Juan Pablo II nos anima a no dejar de contemplar a la Virgen de Nazaret, la Madre del amor, que acompaña a la humanidad de todos los tiempos.

ORACIÓN A MARÍA
Virgen María, Madre de Los Buenos libros, bendícenos y bendice nuestro Colegio, para que siempre alabemos el nombre de Dios Padre y Hermano nuestro. Ilumínanos para que nunca nos falte la alegría de la juventud y el esfuerzo por el estudio para conseguir nuestros objetivos. Concédenos en cada día de nuestras vidas, Tú paz, Tú alegría, Tú serenidad y Tú plenitud, para que todos podamos caminar contigo con fuerza y entusiasmo por todos los caminos de la vida.

Ayúdanos a sobrellevar las tareas diarias. Haz que sepamos tomar las mejores decisiones. Llénanos de fe, caridad y esperanza, para sentirnos hermanad@s con todas las personas que nos rodean, para ayudar a los débiles, consolar a los cansados, y para compartir nuestros triunfos y acompañar a todos los que se sientan solos. AMÉN

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


JUEVES 26 DE MAYO
“Día mundial de la educación católica”
 


Hoy 26 de mayo, celebramos el #DíaMundialdelaEducaciónCatólica , cuarenta días después de la Pascua, el jueves de la Ascensión.

Este día se celebra a propuesta del Papa Francisco, y como una iniciativa que se va a enmarcar dentro del desarrollo del Pacto Educativo Global, este día se anima a todas las instituciones y organizaciones internacionales de enseñanza católica a unirse a la celebración.

Nos dice el Papa Francisco: "Hace dos años […] he promovido la iniciativa de un Pacto Educativo Global, "para reavivar el compromiso por y con las jóvenes generaciones, renovando la pasión por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión". Hoy más que nunca, es necesario unir los esfuerzos por una alianza educativa amplia para formar personas maduras, capaces de superar fragmentaciones y contraposiciones y reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna." "Queremos hoy declarar que nuestras tradiciones religiosas, desde siempre protagonistas de la alfabetización hasta la educación superior, refuerzan su misión de educar cada persona en su integridad, es decir, cabeza, manos, corazón y alma. [...] La armonía de la integridad humana, es decir, toda la belleza propia de esta armonía."

La educación católica tiene amplia presencia a nivel global, ya que 61,7 millones de escolares en el mundo estudian en centros católicos en etapas obligatorias, de los cuales 35 millones corresponden a la Educación Primaria y más de 6,5 millones están en enseñanzas medias y superiores no obligatorias. Las escuelas católicas, asimismo, están especialmente presentes en países de bajos ingresos.

La celebración de este día es una oportunidad para que la escuela católica afiance su compromiso para una fraternidad universal y una nueva evangelización, tal y como apunta el Papa, que asegura que "la educación es siempre un acto de esperanza".


VIERNES 27 DE MAYO
Evangelio del séptimo Domingo de Pascua, LA ASCENSIÓN

Final del santo Evangelio según San Lucas 24, 46-53
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.
Vosotros sois testigos de esto. Mirad, yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi Padre; vosotros, por vuestra parte, quedaos en la ciudad hasta que os revistáis de la fuerza que viene de lo alto».
Y los sacó hasta cerca de Betania y, levantando sus manos, los bendijo.
Y mientras los bendecía, se separó de ellos, y fue llevado hacia el cielo.
Ellos se postraron ante él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

REFLEXIÓN

El Señor ascendido devuelve al hombre la mirada benevolente de Dios que se cernía sobre la humanidad al inicio de la creación. Nos recuerda de este modo dónde reside la auténtica ciudadanía de los hijos de Dios. Nos abre a la perspectiva trascendente de la vida. Nos invita a mirar la realidad desde la visión panorámica y omnipresente de Aquel que ve todo desde lo alto. Nos estimula a levantar el vuelo de nuestras aspiraciones personales en pos de objetivos verdaderamente nobles y plenamente satisfactorios.

Esta es la fiesta que ensancha el corazón creyente para que, colmado de esperanza y alegría, lo abra generosamente al horizonte misional de la próxima fiesta de Pentecostés (el domingo 5 de junio). Los ángeles despertaron a los discípulos galileos de su sueño, absortos en lo que contemplaban sus ojos, para instarles a testificar lo contemplado, para impulsarlos en la exigente tarea de la misión eclesial desde la mirada de Dios. Aquí vino y se fue… Vino… Nos dejó nuestra tarea y se fue… Nos dejó unas herramientas y se fue. ¡Se fue! (León Felipe).

ORACIÓN A MARÍA
Virgen María, Madre de Los Buenos libros, bendícenos y bendice nuestro Colegio, para que siempre alabemos el nombre de Dios Padre y Hermano nuestro. Ilumínanos para que nunca nos falte la alegría de la juventud y el esfuerzo por el estudio para conseguir nuestros objetivos. Concédenos en cada día de nuestras vidas, Tú paz, Tú alegría, Tú serenidad y Tú plenitud, para que todos podamos caminar contigo con fuerza y entusiasmo por todos los caminos de la vida.

Ayúdanos a sobrellevar las tareas diarias. Haz que sepamos tomar las mejores decisiones. Llénanos de fe, caridad y esperanza, para sentirnos hermanad@s con todas las personas que nos rodean, para ayudar a los débiles, consolar a los cansados, y para compartir nuestros triunfos y acompañar a todos los que se sientan solos. AMÉN

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario