BUENOS DÍAS · Secundaria

SEXTA SEMANA DE PASCUA
Del 10 al 14 de mayo
MAYO, MES DE MARÍA

Semana de la Educación Católica

LUNES 10 DE MAYO
A propuesta del papa Francisco, y como una iniciativa más para el desarrollo de un Pacto Educativo Global, las diferentes organizaciones internacionales de enseñanza católica han acordado señalar el Día Mundial de la Educación Católica, que se celebrará cada año a los cuarenta días de la Pascua, en la antigua fiesta de la Ascensión del Señor. Este año, que será el primero, todas las instituciones educativas de ideario católico nos uniremos en la celebración el próximo jueves 13 de mayo.

Abiertos a la llamada de Dios, hacemos nuestra oración. Contemplamos hoy el sí de María, modelo de nuestro sí por su disponibilidad absoluta y abandono en las manos de Dios para hacer su voluntad. También nosotros buscamos la voluntad de Dios para seguir respondiendo al amor incondicional de su llamada. También nosotros pusimos nuestras vidas en manos de Dios. Hoy, en apertura y disponibilidad, nos fijamos en María, modelo de quienes queremos seguir caminando y mantener el rumbo firme hacia el Señor.

ORACIÓN A MARÍA EN MAYO
Tu semblante, Virgen María, aun siendo pobre, refleja riqueza.
Tu rostro, Virgen y Madre, es libro abierto de gozo y de dolor.
Tu semblante, Virgen María, es compendio de esperanza y de optimismo.
Tu rostro, Virgen y Madre, es dulce por estar tocado por la mano de Dios.
Tu semblante, Virgen María, ahonda en las raíces profundas de tu corazón.
Tu rostro, Santa María, es surtidor que salta desde lo más hondo de tus entrañas.
Tu semblante, Madre nuestra, es llamada a reservar un espacio para Dios.
Tu rostro, Virgen y Madre, es pantalla de lo que vive tu corazón.
Tu semblante, Madre del pueblo, es fidelidad de tu relación con el Padre.
Tu rostro, Santa María, nos lleva a mirarnos menos a nosotros y más al Creador.
Sí, Santa María, no dejes de mirarnos, ni mucho menos de guiarnos,
con la delicadeza y profundidad de tu santo rostro. AMÉN
 
Dios te Salve María… 



MARTES 11 DE MAYO
La educación católica tiene una amplia presencia en todo el mundo, hablamos de 61,7 millones de escolares en etapas obligatorias, de los que 35 millones corresponden a educación primaria, más 6,5 millones en enseñanzas medias y superiores no obligatorias. Pero nuestra misión no se mide por los números, sino desde la fuerza evangelizadora que representamos allí donde hay un centro educativo de ideario católico, a lo que se une la misión y el carisma propios de la titularidad que lo gestiona. Ambas se unen en una propuesta educativa con vocación de servicio y de influencia en el entorno, parte de una comunidad educativa integradora.

A veces nos avergonzamos de creer en un Dios, al que llamamos Padre, que convive junto al dolor. ¿Cómo nos comportamos ante las situaciones dolorosas que surgen en nuestra vida? Unos buscan culpables a lo que sucede. Otros desean héroes que les resuelvan los problemas; los hay que optan por hacer a Dios Padre sinónimo de dolor y finalmente, los hay que luchan por superar esasituación. María de Nazaret es la Madre del crucificado y del resucitado; no podemos olvidarnos de ninguno de estos dos aspectos. Una mujer, madre, fuerte ante el dolor, más violento y desgarrador, ve torturado y asesinado a su hijo; pero a la vez es una mujer, madre, llena de fe, deseosa de compartir la alegría de la resurrección de ese Hijo muerto. Hoy, María está al pie de muchas otras cruces y saboreando la resurrección de muchos hermanos. Sabemos que podemos contar con nuestra Madre, que estará con nosotros siempre, a las duras y las más duras.

ORACIÓN A MARÍA EN MAYO
Tu semblante, Virgen María, aun siendo pobre, refleja riqueza.
Tu rostro, Virgen y Madre, es libro abierto de gozo y de dolor.
Tu semblante, Virgen María, es compendio de esperanza y de optimismo.
Tu rostro, Virgen y Madre, es dulce por estar tocado por la mano de Dios.
Tu semblante, Virgen María, ahonda en las raíces profundas de tu corazón.
Tu rostro, Santa María, es surtidor que salta desde lo más hondo de tus entrañas.
Tu semblante, Madre nuestra, es llamada a reservar un espacio para Dios.
Tu rostro, Virgen y Madre, es pantalla de lo que vive tu corazón.
Tu semblante, Madre del pueblo, es fidelidad de tu relación con el Padre.
Tu rostro, Santa María, nos lleva a mirarnos menos a nosotros y más al Creador.
Sí, Santa María, no dejes de mirarnos, ni mucho menos de guiarnos,
con la delicadeza y profundidad de tu santo rostro. AMÉN

Dios te Salve María…
 


MÍERCOLES 12 DE MAYO
“La educación es siempre un acto de esperanza”, nos dice el papa Francisco, “el mejor antídoto contra la cultura del individualismo y la primacía de la indiferencia”. El Pacto Educativo que propone el Papa nos reclama para una nueva evangelización, sostenida en dos pilares esenciales: nuestra relación con el entorno natural y la creación, y nuestro compromiso para una fraternidad universal. Somos conocedores de todo lo bueno que sembramos desde nuestra acción educativa, del frágil tesoro que cultivamos en vasijas de barro, y de que es nuestro deber ofrecerlo a todos para colaborar en la transformación del mundo en que vivimos. Pero debemos aún avanzar en colaboración y trabajo en red, más allá de las afinidades carismáticas, siendo expresión eclesial de la acción del Espíritu Santo.

Las bienaventuranzas que Jesús pronunció en el monte no le vinieron del cielo ni, mucho menos, fueron un “chivatazo del Jefe”. Antes Jesús las había experimentado y vivido, durante treinta años largos, en la pequeña ciudad de Nazaret, teniendo, como maestra, a su Madre: la Virgen María. Por eso, cuando subió al monte, el Señor se sacó, no de la manga, sino del corazón, del mismo corazón de su Madre, los secretos de la auténtica felicidad.
  • Felices los pobres de espíritu y de bolsillo; los que, teniendo la nevera desierta, el ropero vacío y la cartera en números rojos, son capaces, como María, de dar un sí gratuito, auténtico, incondicional a los planes de Dios. Avemaría.
  • Felices los que están tristes, los solos, los que, teniendo que soportar un día sí y otro también las puertas cerradas de un mundo que ha prescindido de ellos, son capaces, como María, de hacer presente con sus palabras, gestos y alegría la sonrisa de Dios. Avemaría.
  • Felices los humildes, los que, desde el anonimato y los últimos puestos, son capaces, como María, de contar y cantar con sus labios y con su corazón las promesas de un Dios que sigue mirando amorosamente la humildad de sus siervos.
ORACIÓN A MARÍA EN MAYO
Tu semblante, Virgen María, aun siendo pobre, refleja riqueza.
Tu rostro, Virgen y Madre, es libro abierto de gozo y de dolor.
Tu semblante, Virgen María, es compendio de esperanza y de optimismo.
Tu rostro, Virgen y Madre, es dulce por estar tocado por la mano de Dios.
Tu semblante, Virgen María, ahonda en las raíces profundas de tu corazón.
Tu rostro, Santa María, es surtidor que salta desde lo más hondo de tus entrañas.
Tu semblante, Madre nuestra, es llamada a reservar un espacio para Dios.
Tu rostro, Virgen y Madre, es pantalla de lo que vive tu corazón.
Tu semblante, Madre del pueblo, es fidelidad de tu relación con el Padre.
Tu rostro, Santa María, nos lleva a mirarnos menos a nosotros y más al Creador.
Sí, Santa María, no dejes de mirarnos, ni mucho menos de guiarnos,
con la delicadeza y profundidad de tu santo rostro. AMÉN

Dios te Salve María…



JUEVES 13 DE MAYO
 
LOS SABORES DE MARÍA: SALADA

La expresión “persona salada” incluye, en español, el ser graciosa, chistosa, divertida, chisposa,… Vemos a María como persona con encanto, que llega a ver a su prima y se arranca por soleares cantando al Señor su Magníficat. La podemos imaginar moviéndose por la casa prodigándose en este servicio, llenando la vivienda de vida y optimismo, de pasión y energía. También se necesita tener salero para resolver el problema de Caná de Galilea. “¡Ea, no tienen vino! Hay que hacer algo… Venga, Jesús, que tú puedes ayudar si quieres…”

María, como madre, fue sal con su propio hijo, sembrando en su corazón una forma de mirar al mundo que evitaba el nacionalismo, el extremismo, el machismo, el sexismo y todas las ideologías que ensucian la mirada limpia de un niño. María estuvo entre los apóstoles como sal, para que no se desvirtuara el mensaje del Maestro ni la esperanza en que su promesa se cumpliría. De allí que recibiera el encargo de Jesús crucificado “cuida de tu hijo” y formara parte de aquella primera iglesia a la que el Espíritu Santo animó en Pentecostés.

Niña con el mundo en el alma.
Sutil, discreta, oyente,
capaz de correr riesgos.
Chiquilla de la espera,
que afronta la batalla
y vence al miedo.
Señora del Magnifícat,
que canta la grandeza
velada en lo pequeño.
Y ya muy pronto, Madre.
hogar de las primeras enseñanzas,
discípula del hijo hecho Maestro.
Valiente en la tormenta,
con él crucificada
abriéndote al Misterio.
Refugio de los pobres
que muestran, indefensos,
su desconsuelo
cuando duele la vida,
cuando falta el sustento.
Aún hoy sigues hablando,
atravesando el tiempo
mostrándonos la senda
que torna cada 'Hágase'
en un nuevo comienzo.


 

VIERNES 14 DE MAYO

ASCENSIÓN DEL SEÑOR

La Ascensión del Señor nos pone ante un horizonte de esperanza.

Es la novedad de la pascua: muerte - resurrección – ascensión; la que llena de esperanza y sentido la vida humana, y nos muestra el camino de la VIDA PLENA y nuestra meta: EL CIELO

En la carta a los Efesios (2ª lectura) San Pablo nos lo dice con estas palabras: que el Dios del Señor Nuestro Jesucristo el Padre de la gloria os de espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo, ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos.

La esperanza cristiana lleva consigo una llamada a la misión y al compromiso; una invitación a no esperar del cielo soluciones milagrosas o revelaciones especiales. ¿Qué hacéis ahí mirando al cielo? (1ª Lectura) Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

La llamada a la misión comenzó a realizarse en obediencia al mandato: «Ellos salieron a proclamar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con los signos que la acompañaban». (Evangelio)

Los ojos, puestos en Jesús, nos llevarán a vivir con “fe en el mensaje”, es decir, fe en la acción del evangelio.

Evangelio según San Marcos 16, 15-20
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».
Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a predicar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

ORACIÓN A MARÍA EN MAYO
Tu semblante, Virgen María, aun siendo pobre, refleja riqueza.
Tu rostro, Virgen y Madre, es libro abierto de gozo y de dolor.
Tu semblante, Virgen María, es compendio de esperanza y de optimismo.
Tu rostro, Virgen y Madre, es dulce por estar tocado por la mano de Dios.
Tu semblante, Virgen María, ahonda en las raíces profundas de tu corazón.
Tu rostro, Santa María, es surtidor que salta desde lo más hondo de tus entrañas.
Tu semblante, Madre nuestra, es llamada a reservar un espacio para Dios.
Tu rostro, Virgen y Madre, es pantalla de lo que vive tu corazón.
Tu semblante, Madre del pueblo, es fidelidad de tu relación con el Padre.
Tu rostro, Santa María, nos lleva a mirarnos menos a nosotros y más al Creador.
Sí, Santa María, no dejes de mirarnos, ni mucho menos de guiarnos,
con la delicadeza y profundidad de tu santo rostro. AMÉN

Dios te Salve María…

No hay comentarios:

Publicar un comentario