BUENOS DÍAS · Secundaria

SEMANA DEL ESPÍRITU DE ASÍS
“El Cuidado y el diálogo, caminos para la paz”

«Para dialogar, preguntad primero; después..., escuchad». Machado
Del 25 al 29 de octubre


LUNES 25 DE OCTUBRE

La espiritualidad del diálogo

Vivimos, como siempre, en un mundo de paradojas. Lo paradójico, al contemplar lo que ocurre desde variantes distintas y hasta enfrentadas, ilumina mejor la realidad. De ahí que decir que vivimos en un mundo de paradojas es lo mismo que decir que vivimos en un mundo de posibilidades. Esto ocurre con la espiritualidad del diálogo. Nuestra época podría ser calificada como la era del diálogo. Nunca como ahora se ha recurrido al diálogo como elemento de convivencia. Los diálogos a nivel político, económico, social e incluso religioso están al orden del día. Y, sin embargo, muchos califican a este momento como el de la era de la incomunicación. Muchos proyectos laborales, sociales, familiares incluso se desmoronan por ausencia de diálogo, porque no se llega a verbalizar con otro las situaciones que tocan la vida de las personas. Entre esos dos polos, diálogo/incomunicación, se mueve la existencia cotidiana.

El diálogo es, generalmente, herramienta para la solución de conflictos: «Representa la más genuina representación del paradigma de tratamiento de conflictos basado en el pacto…Como estrategia permanente, el diálogo tiene efectos preventivos y puede ayudar a que un conflicto constructivo siga siéndolo…El diálogo es herramienta igualmente útil en un problema familiar o vecinal y en el más grave conflicto internacional o político» (J. Fernández). Tal es así que el diálogo adquiere categoría de método. Cuando la propuesta de diálogo es sincera, realista y constructiva el diálogo resulta útil sobremanera. Si fuera tal propuesta falsa, contraproducente e ingenua, el diálogo resultaría inútil. Así, el método que es el diálogo crea condiciones para que lo mejor del ser humano pueda actuar. Porque las respuestas humanas pueden abarcar desde lo mejor hasta lo peor…y así como la violencia remueve los peores fondos, el diálogo moviliza los mejores.

ORACIÓN EN EL ESPÍRITU DE ASÍS
Te damos gracias Señor de bondad
Dios único y verdadero
porque nos has congregado en esta mañana
como parábola de tu amor en la oración, la escucha y la amistad.
Gracias por todas las gracias recibidas.
Gracias por la celebración del ESPÍRITU DE ASIS
Y los testimonios que de ella surgen, son como gérmenes de vida
para un mundo de paz y de fraternidad
Eres el Dios de la vida y no quieres la muerte del hombre y de la mujer
quieres más bien que todos se salven.
Te damos gracias, te bendecimos y te alabamos
por todos aquellos que dan su vida por sus hermanos y hermanas,
para construir un mundo de paz y armonía
respetando las diferencias promoviendo la justicia y la libertad. AMÉN

Gloria al Padre…


MARTES 26 DE OCTUBRE
La paz, en el núcleo central de la espiritualidad franciscana

El tema de la paz ocupa un puesto central en el núcleo de la espiritualidad franciscana, junto con la pobreza, la minoridad, la fraternidad o la alegría. De esta manera, la paz adquiere rango espiritual de primer orden: no es solamente una virtud humana, sino el camino para el logro cristiano, para la “salvación”. Francisco, «En toda predicación que hacía, antes de proponer la palabra de Dios a los presentes, les deseaba la paz, diciéndoles: “El Señor os dé la paz”. Anunciaba devotísimamente y siempre esta paz a hombres y mujeres, a los que encontraba y a quienes le buscaban. Debido a ello, muchos que rechazaban la paz y la salvación, con la ayuda de Dios abrazaron la paz de todo corazón y se convirtieron en hijos de la paz y en émulos de la salvación eterna» (1Cel 23).

Francisco nunca se hubiera imaginado que el tema de la paz iba a adquirir tal decisividad. Era llegar al sustrato último de su debilidad, de su pecado, para transformar los movimientos de la violencia en los de la paz. Si eso se daba, se entendía que el Evangelio había arraigado en la persona.

Francisco de Asís es presentado, con razón, por su primer biógrafo como el «nuevo evangelista» de los últimos tiempos. Sin temor a equivocarnos se puede decir que el Evangelio que Francisco vive y ofrece es el Evangelio de la paz. Siendo esto así, su pasado violento se ha transformado en una fuerza creadora de paz. Se ha logrado lo que el Evangelio se propone: cambiar las estructuras personales hasta más allá de los límites predecibles por la razón humana.

ORACIÓN EN EL ESPÍRITU DE ASÍS
Te damos gracias Señor de bondad
Dios único y verdadero
porque nos has congregado en esta mañana
como parábola de tu amor en la oración, la escucha y la amistad.
Gracias por todas las gracias recibidas.
Gracias por la celebración del ESPÍRITU DE ASIS
Y los testimonios que de ella surgen, son como gérmenes de vida
para un mundo de paz y de fraternidad
Eres el Dios de la vida y no quieres la muerte del hombre y de la mujer
quieres más bien que todos se salven.
Te damos gracias, te bendecimos y te alabamos
por todos aquellos que dan su vida por sus hermanos y hermanas,
para construir un mundo de paz y armonía
respetando las diferencias promoviendo la justicia y la libertad. AMÉN

Gloria al Padre…


MIÉRCOLES 27 DE OCTUBRE
ESPÍRITU DE ASÍS

El 27 de octubre de 1986, hace ya 35 años, tuvo lugar la primera celebración del Espíritu de Asís. En Asis que es la tierra de Francisco y Clara, ese bello rincón de Italia, es el escenario donde se congregaron por primera vez en la historia y por invitación del Papa Juan Pablo II, los líderes de las diversas Iglesias, de las comunidades cristianas y de las grandes religiones del mundo para hacer juntos un día de ayuno y oración por la paz y la reconciliación de los pueblos.

Este acontecimiento, en palabras del propio Papa Juan Pablo II, “marcó el inicio de un nuevo modo de encontrarse entre creyentes de religiones diversas: no en la contraposición recíproca, y mucho menos en el desprecio mutuo, sino en la búsqueda de un diálogo constructivo en el que, sin caer en el relativismo ni en el sincretismo, cada uno se abra a los demás con estima, siendo todos conscientes de que Dios es la fuente de la paz”. Pues, se ha convertido en un signo y camino común, una llamada… que la humanidad está llamada a recorrer. O aprendemos a caminar juntos en paz y armonía, o iremos a la deriva, destruyéndonos a nosotros mismos y a los demás.”

Desde entonces, la familia franciscana celebramos el 27 de octubre de cada año la “Jornada por la paz en el Espíritu de Asis”. Los seguidores de Francisco nos podemos permanecer indiferentes a tanta violencia, guerras, fronteras que se cierran, ni asistir pasivos a tantas iniciativas pacificadoras que por doquier surgen y que también están animadas por el Papa Francisco en muchas de sus intervenciones.

ORACIÓN EN EL ESPÍRITU DE ASÍS
Te damos gracias Señor de bondad
Dios único y verdadero
porque nos has congregado en esta mañana
como parábola de tu amor en la oración, la escucha y la amistad.
Gracias por todas las gracias recibidas.
Gracias por la celebración del ESPÍRITU DE ASIS
Y los testimonios que de ella surgen, son como gérmenes de vida
para un mundo de paz y de fraternidad
Eres el Dios de la vida y no quieres la muerte del hombre y de la mujer
quieres más bien que todos se salven.
Te damos gracias, te bendecimos y te alabamos
por todos aquellos que dan su vida por sus hermanos y hermanas,
para construir un mundo de paz y armonía
respetando las diferencias promoviendo la justicia y la libertad. AMÉN

Gloria al Padre…


JUEVES 28 DE OCTUBRE
La cultura del cuidado como camino de paz

Para educar en la cultura del cuidado:
La educación para el cuidado nace en la familia, núcleo natural y fundamental de la sociedad, donde se aprende a vivir en relación y en respeto mutuo. Cuidado de uno por los otros: ancianos, niños, enfermos…

Siempre en colaboración con la familia, otros sujetos encargados de la educación son la escuela y la universidad y, los agentes de la comunicación social. Dichos sujetos están llamados a transmitir un sistema de valores basado en el reconocimiento de la dignidad de cada persona, de cada comunidad lingüística, étnica y religiosa, de cada pueblo y de los derechos fundamentales que derivan de estos.

Las religiones en general, y los líderes religiosos en particular, pueden desempeñar un papel insustituible en la transmisión a los fieles y a la sociedad de los valores de la solidaridad, el respeto a las diferencias, la acogida y el cuidado de los hermanos y hermanas más frágiles.

No hay paz sin la cultura del cuidado:
La cultura del cuidado, como compromiso común, solidario y participativo para proteger y promover la dignidad y el bien de todos, como una disposición al cuidado, a la atención, a la compasión, a la reconciliación y a la recuperación, a la aceptación y al respeto mutuo, es un camino privilegiado para construir la paz.

En este camino nos acompañan Jesús, el Dios-con-nosotros, y su madre María, que es también nuestra madre, que nos animan a que trabajemos todos juntos para avanzar hacia un nuevo horizonte de amor y paz, de fraternidad y solidaridad, de apoyo mutuo y acogida. No cedamos a la tentación de desinteresarnos de los demás, especialmente de los más débiles; no nos acostumbremos a desviar la mirada, sino comprometámonos cada día concretamente para «formar una comunidad compuesta de hermanos que se acogen recíprocamente y se preocupan los unos de los otros».

ORACIÓN EN EL ESPÍRITU DE ASÍS

Te damos gracias Señor de bondad
Dios único y verdadero
porque nos has congregado en esta mañana
como parábola de tu amor en la oración, la escucha y la amistad.
Gracias por todas las gracias recibidas.
Gracias por la celebración del ESPÍRITU DE ASIS
Y los testimonios que de ella surgen, son como gérmenes de vida
para un mundo de paz y de fraternidad
Eres el Dios de la vida y no quieres la muerte del hombre y de la mujer
quieres más bien que todos se salven.
Te damos gracias, te bendecimos y te alabamos
por todos aquellos que dan su vida por sus hermanos y hermanas,
para construir un mundo de paz y armonía
respetando las diferencias promoviendo la justicia y la libertad. AMÉN

Gloria al Padre…


VIERNES 29 DE OCTUBRE
Evangelio del Domingo

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 12, 28b-34

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?». Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos».
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

REFLEXIÓN
Lo que el evangelio de hoy quiere poner de manifiesto es que el amor a Dios debe también ser amor a los hombres. Muchos se contentan con decir que aman a Dios, pero muchas veces se encuentran razones para no amar al prójimo. Aquí es donde el evangelio se hace novedad maravillosa para todos los seguidores de Jesús y para todos los hombres. Se pueden sacar las consecuencias, al hilo de la carta a los Hebreos, que si Jesús ha ofrecido un sacrificio eterno, si no son necesarios los sacrificios rituales a Dios, es porque Jesús ha hecho posible la religión del amor, pero no solamente a Dios, sino a todos los hombres. Eso es lo que identifica al Dios verdadero de los dioses falsos: quiere ser amado en los hermanos. Es eso lo que el autor de la 1Jn pone de manifiesto en su teología de que Dios es amor y no podemos amar a Dios a quien no vemos si no amamos al hermano a quien vemos. Pero esta teología la puso en marcha el profeta de Galilea, Jesús de Nazaret… y por ello dio la vida.

ORACIÓN EN EL ESPÍRITU DE ASÍS
Te damos gracias Señor de bondad
Dios único y verdadero
porque nos has congregado en esta mañana
como parábola de tu amor en la oración, la escucha y la amistad.
Gracias por todas las gracias recibidas.
Gracias por la celebración del ESPÍRITU DE ASIS
Y los testimonios que de ella surgen, son como gérmenes de vida
para un mundo de paz y de fraternidad
Eres el Dios de la vida y no quieres la muerte del hombre y de la mujer
quieres más bien que todos se salven.
Te damos gracias, te bendecimos y te alabamos
por todos aquellos que dan su vida por sus hermanos y hermanas,
para construir un mundo de paz y armonía
respetando las diferencias promoviendo la justicia y la libertad. AMÉN 

Gloria al Padre…

No hay comentarios:

Publicar un comentario