jueves, 26 de mayo de 2022

JUNTOS SOMOS LUZ


A propuesta del papa Francisco, y como una iniciativa más para el desarrollo de un Pacto Educativo Global, las diferentes organizaciones internacionales de enseñanza católica celebramos hoy el Día Mundial de la Educación Católica. Os invitamos a rezar juntos porque queremos llenar el mundo de luz, reflejar que nuestras escuelas hoy, más que nunca, son Luz y Vida.

Hoy celebramos el día de la EDUCACIÓN CATÓLICA por eso:

Te agradecemos, Padre, el don de la creación. Tú nos confías el cuidado de cada ser vivo que habita en nuestra madre tierra. Gracias por el gran misterio de la vida, por poder contemplar su belleza y cuidar su fragilidad.

Te pedimos, Jesús, que aprendamos a ofrecer tu manera de vivir la fraternidad. Que pasemos por la vida escuchando corazones, avivando sueños, ofreciendo manos, alzando la voz ante las injusticias y alentando siempre la esperanza. Que podamos aprender y enseñar, sencillamente, como tú lo harías hoy.

Ven, Espíritu Santo. Alienta nuestra vocación y misión evangelizadora, impulsa nuestra posibilidad de hacer realidad el Pacto Educativo Global al que nos animas cada día. Mándanos tu luz y, dejándonos guiar por ella, seamos también luz para los demás. Amén.

miércoles, 25 de mayo de 2022

AMAR COMO DIOS AMA

La caridad es el amor que viene de Dios, es amar como Dios ama, con su intensidad y con sus características. La caridad es un don de Dios que nos permite amar en medida superior a nuestras posibilidades humanas. ¿Cómo nos ama Dios? Perdonándonos siempre, queriéndonos tal y como somos, respetándome y dándome libertad… La caridad es amar como Dios, no con la perfección que Él lo hace, pero sí con el estilo que Él tiene. A eso nos referimos cuando decimos que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, a que tenemos la capacidad de amar como Dios.

Por eso, María, nuestra madre, tenía lleno su corazón de esa caridad de Dios. María tiene el corazón lleno del amor de Dios. Como María está llena del amor de Dios, puede amar a los demás. La caridad es entrega desinteresada a los demás. Y eso es precisamente lo que encontramos en la vida de la Virgen: un amor auténtico, traducido en donación de sí a Dios y a los demás.

María, Madre del corazón lleno de Dios,
danos tu misma apertura al Padre,
para dejar que Dios entre en nuestro corazón.
Danos tu confianza para fiarnos de Dios
y dejar nuestra vida en sus manos.

María, Madre de los oídos bien abiertos,
abre los oídos de nuestro corazón
a la Palabra de Dios que nos habla
en las necesidades de los que nos rodean
y en las cualidades que Él nos ha regalado
y nos llama, como a ti, a hacer su voluntad.

María, Madre de la entrega a Dios,
enséñanos a darnos con generosidad al Señor,
que está presente en los más pequeños
a los que debemos amar con nuestra ayuda.

martes, 24 de mayo de 2022

MARÍA, LA BUENA MADRE

Durante treinta años, Jesús vivió en su casa, con María, trabajando en la carpintería. Y en ese momento Jesús salió a predicar el Reino de Dios. Y uno de los primeros signos que hizo fue en las bodas de Caná: convierte en agua en vino.

Jesús estaba en una boda de sus amigos. También estaba María y sus discípulos. María es la primera que se da cuenta de que se ha acabado el vino. María acude a Jesús para que haga el milagro.

María, como buena madre, está atenta a todo lo que necesitan los novios. Y María insiste a Jesús para que haga el milagro.

María también está atenta a nuestras necesidades, porque nos quiere como a esos novios del Evangelio, como a sus hijos. E intercede ante Jesús para que nos ayude. Por eso vamos a rezar a María, para que interceda ante Jesús en nuestras necesidades.

 
TODOS

Cuando en el mundo hay guerras y necesitamos paz... María, ruega por nosotros.
Cuando estamos solos y cansados... María, ruega por nosotros.
Cuando hay personas que pasan hambre… María, ruega por nosotros.
Cuando veas falta de amor y de diálogo en nuestras familias…. María, ruega por nosotros.
Cuando los cristianos nos olvidemos de Dios y de ti, madre… María, ruega por nosotros.
Cuando nuestro corazón no sea generoso y alegre... María, ruega por nosotros.
Cuando en nuestra familia y en la Iglesia falte la unidad... María, ruega por nosotros.
Cuando nos veas débiles y nos cueste crecer bien educados… María, ruega por nosotros.
Cuando en nuestra clase y en el colegio necesitemos tu apoyo... María, ruega por nosotros.

lunes, 23 de mayo de 2022

MARÍA, MADRE DE AMOR

María, nuestra Madre, es modelo de amor a Dios y modelo de amor al prójimo. Ella es toda bondad, toda dulzura, siempre le conmovió la necesidad del que tenía cerca.

Por eso Madre, hoy queremos que nos mueva por dentro el conocer las dificultades y las necesidades de los demás, que no miremos para otro lado, que no veamos como normal que haya gente más cerca o más lejos de nosotros que sufran y que carezcan de lo más necesario. Queremos que nos arda el corazón al ver que hay gente que sufre, queremos amar como Tú.

Queremos estar siempre dispuestos, al igual que tú, a hacer cosas desde el corazón, a mirar por los demás y hacerlo de buena gana, a hacer cosas tan simples como saludar o dar los buenos días desde el corazón, preguntarle a nuestros amigos cómo se sienten, o llenar el vaso de agua al que se sienta a nuestro lado en la mesa antes que a nosotros. Queremos poner nuestro granito de arena para mejorar el día a día de los que nos rodean. María, madre de amor, enséñanos a amar a Dios y a los demás como tú lo hiciste.



Si trabajas, trabaja con amor.
Si hablas, habla con amor.
Si callas, calla con amor.
Si corriges, corrige con amor.
Si ayudas, ayuda con amor.
Si cantas, canta con amor.
Si descansas, descansa con amor.
Si gritas, grita con amor.
Si perdonas, perdona con amor.
Si te entregas, entrégate con amor.
Si te arrodillas, arrodíllate con amor.
Si abrazas, abraza con amor.
Si compartes, comparte con amor.
Si escuchas, escucha con amor.
Si lees, lee con amor.
Si vives, vive con amor.
Si das, da con amor.
Si creas, crea con amor.
Si te abres, ábrete con amor.
Si acoges, acoge con amor.
Si oras, ora con amor....
Me lo dijiste Tú,
y aquí estoy así, Señor,
con amor.

viernes, 20 de mayo de 2022

EVANGELIO DEL DOMINGO

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.

Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.

La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado". Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo».
(Juan 14, 23-29)


Jesús les está explicando que, Dios Padre, el Espíritu Santo y Él mismo, son una misma cosa: La Santísima Trinidad. tres personas distintas, un solo Dios verdadero.

Es normal que no entendieran nada porque es un Misterio.

Jesús les consuela diciéndoles que más adelante les enviaría al Espíritu Santo y entonces comprenderían muchas cosas que ahora no podían.

Jesús nos dice: No tengas miedo a nada porque siempre estoy contigo, cuidándote y acompañándote.

Pídele al Espíritu Santo que te explique lo que no entiendas, o te parezca difícil. Pídele que te llene con sus dones y te enseñe a Amar.

La paz es un regalo que  yo te hago: cuando confías en mí y te abandonas en mis brazos, como hacen los niños pequeños en brazos de sus padres.

Me haces tan feliz cuando me cuentas tus cosas y escuchas mi voz en tu corazón.

jueves, 19 de mayo de 2022

NUESTRO EJEMPLO DE ESPERANZA

La esperanza es esa disposición para seguir luchando cuando todo parece cuesta abajo. Cuando nubarrones amenazan tormenta. Cuando uno no entiende, o no cree, o no sabe por dónde seguir. 

En estos tiempos que para muchos son difíciles, se hace más necesario que nunca volver los ojos a quien puede ser para nosotros referencia, ejemplo y estímulo. Hay muchos hombres y mujeres que, con sus vidas, demuestran que es posible plantar cara a la tormenta y luchar por lo que creen justo. Pero quizás, entre todos, una mujer, María, es para cada uno de nosotros refugio, maestra y guía en el camino.

María, mujer de esperanza, te fiaste de Dios sin sucumbir al temor, a los prejuicios, a lo sorprendente. Te fiaste de Dios, aunque hacerlo te pusiera en situaciones complicadas. Dijiste «sí», poniendo tu vida en sus manos, sin hacer caso a las habladurías, a las posibles incomprensiones. Y esa palabra valiente se convierte, también hoy, para mí, en llamada...

A tener valentía a la hora de vivir la fe.
A tener coraje para tomar en serio el evangelio.
A tener audacia para buscar formas de hacerlo real en este mundo, hoy, aquí y ahora.

Tú esperaste, en ese adviento primero inesperado, al niño cargado de promesas. Y esperaste, viéndole crecer, a ver qué sería de su vida. Le esperaste cuando se echó a los caminos. A veces ibas detrás, y te fuiste haciendo discípula, también tú. Esperaste, atravesada por el dolor, al pie de la cruz. Y luego, con los que se encerraban, temerosos, también allí estuviste, siendo para ellos madre y amiga. Y con ellos confiaste, hasta que se hizo la luz el día de la resurrección.

Por eso nos invitas, también a nosotros, a fiarnos y a esperar activamente el Reino de Dios en este mundo, que juntos habremos de ir construyendo, entre todos, viviendo hermanados y anunciando la paz y el bien adonde quiera que vayamos.

miércoles, 18 de mayo de 2022

SAN FELIX DE CANTALICIO

San Félix de Cantalicio nació en Italia por el 1515. Fue un fraile capuchino sencillo y santo que no se avergonzaba de confesar que no sabía leer y escribir porque desde muy joven había tenido que dedicarse a los trabajos del campo. Pero, al mismo tiempo y con la misma sencillez, confesaba: “Toda mi ciencia está encerrada en un librito de seis letras: cinco rojas, las llagas de Cristo, y una blanca, la Virgen Inmaculada”.

Fray Félix elige un modo de vida exigente. Sus andanzas por las calles, pidiendo la limosna y repartiendo sus palabras y consejos, estaban fundadas en la oración. En las largas horas que dedicaba a rezar, contemplaba y se dejaba impregnar del amor desmesurado y gratuito de Dios para luego ser transmisor de amor y misericordia para los demás.

Un rasgo de su vida es su amor y devoción a la Santísima Virgen, a la que consideraba Señora y Madre. De los brazos de la Virgen recibirá fray Félix, una noche de Navidad, al Niño Jesús que, acogido por él con gran ternura, parece jugar con su barba, como habitualmente le representan los artistas.

Y, por último, hemos de destacar su alegría. Su caminar por las calles romanas era un testimonio permanente de alegría porque tenía una contagiosa felicidad y un buen humor delicioso que se transmitían a los demás. El apodo que le daban las gentes de Roma, “Fray Deo Gratias” (Gracias a Dios), se debe a la respuesta que él daba siempre, con la mejor de las sonrisas, cuando recibía tanto una limosna como una ofensa.

 

ORACIÓN ESCRITA POR SAN FELIX

Oh Jesús, Jesús, hijito de María,
quien te poseyese cuánto bien tendría.
A quien abraza bien la cruz
Jesucristo le socorre
y el paraíso obtiene
la gloria eternal.
En esta tierra nuestra ha nacido una rosa,
una bella Virgen, que es Madre de Dios.
Cruz de Cristo en mi frente,
palabras de Cristo en mi boca,
amor de Cristo en mi corazón:
me encomiendo a Jesucristo y a su dulce Madre María.

martes, 17 de mayo de 2022

MARÍA, ERES NUESTRA ESPERANZA

¡María, tu eres mujer de esperanza!

¡Eres nuestra esperanza, María, porque guías, alegras, consuelas, intercedes y amas a todos tus hijos con un inmenso amor de Madre!

¡Te sentimos tan cerca cada día que a tu lado no perdemos nunca la esperanza!

¡Gracias, María, por extender tus manos para acoger nuestras peticiones y llevarlas al Padre!

¡De ti, María, todo lo esperamos! ¡En ti, María, ponemos nuestros anhelos y esperanzas!

¡A tu lado, María, aunque nos abandonen, vengan los problemas, los caminos se cierren, nos abandonen, nuestro corazón sea herido… nada tememos porque tu sola presencia, como la de tu Hijo, nos sostienen y consuelan!

¡Queremos seguir siempre tu ejemplo, María, y tener siempre una esperanza firme!

¡Tú nos mostraste junto a la Cruz que toda espera es esperanza, que la fe es esperanza, que no hay nada que no pueda ser vencido con el amor del Padre Dios!

¡Te pedimos, María, que intercedas ante Jesús, tu Hijo amado, que tenga siempre misericordia de nosotros, y nos sostenga y acompañe en todos los momentos de nuestra vida!

¡Intercede por nosotros, María, para que nuestra vida se llene de esperanza!

Amén.

lunes, 16 de mayo de 2022

MARÍA, MUJER DE ESPERANZA

La esperanza es la actitud del que confía en Dios como un niño cree en el amor y bondad de su madre porque lo cuida y lo trata con cariño, y por lo tanto se confía al cuidado maternal de ella.

María, nuestra Buena Madre, fue una mujer de esperanza y confianza en Dios, porque ante toda prueba o dificultad, su fe permanecía firme, su fe era una roca, sólida, estable, porque su fe estaba fundamentada y sostenida por su amor a Dios. Las dificultades para María eran una oportunidad para demostrarle a Dios que le amaba y que creía en Él.

Un ejemplo de esto fue la huida a Egipto. En ese momento María actuó con fe y esperanza, creyendo que Dios en medio de esos planes “ilógicos” le seguía manifestando su amor. Marcharon llevándose a Jesús recién nacido a Egipto, ¿a quien conocían en Egipto? ¿Cómo y con quien iban a vivir? Eran preguntas que no tenían tanta importancia en la vida de María como lo tenía la confianza en Dios.

El ejemplo de esperanza que nos ofreció María durante toda su vida nos debe llevar a cambiar, a tener confianza en las pruebas que se nos van presentando en nuestra vida cotidiana, cuando los planes se vienen abajo, cuando tenemos problemas, enfermedades, discusiones con nuestros amigos, nuestros hermanos o nuestros padres. Ahí, en esos momentos, es cuando la confianza se hace viva, cuando la fe entra en juego, y cuando nosotros actuamos por amor a Dios y a los que nos rodean, no por lógica humana. Por eso Madre hoy queremos tener ESPERANZA como Tú.


DAME, TUS SENTIMIENTOS, MARIA.
Para que mi fe, sea más fuerte que mis pensamientos.
Para que mis dudas, no se impongan a la fe.
Para que mi fuerza, no se resista a la invitación de Dios.
DAME, TUS SENTIMIENTOS, MARIA.
Para que no me conforme con los mínimos.
Para que no me embargue el pesimismo.
Para que, lejos de decir "no" siempre diga "sí".
DAME, TUS SENTIMIENTOS, MARIA.
Para que, la alegría, me anime en el seguimiento a Jesús.
Para que, la esperanza, me ayude a seguir hacia adelante.
Para que, la gratitud, sea consecuencia de dejarme llevar por Dios.

viernes, 13 de mayo de 2022

EVANGELIO DEL DOMINGO: EL MANDAMIENTO NUEVO

"Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros. Que como yo os he amado, así también os améis unos a otros. En esto reconocerán todos que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros". (Jn. 34-35)

Vivamos con alegría ese mandato de Jesús, esa meta, ese reto. Amar como Él, con su estilo, con sus ganas, con su entrega, con su alegría. Que nuestra vida sea sombra de la alegría, del amor del Señor. Que nos parezcamos a Él, que dibujemos con nuestro ejemplo su manera de transmitir el perdón, la paz, en definitiva, la alegría del corazón.

Jesús, en cada uno de nosotros, nos mueve a amar. Es la única tarea que tenemos por delante. Ojalá no la dejemos pendiente: imitar a Jesús en su amor a Dios y a los hermanos.

Dibu: Patxi Velasco FANO
Texto: Fernando Cordero sscc