miércoles, 7 de diciembre de 2022

PROTAGONISTAS DEL ADVIENTO: MARÍA DE NAZARET

¡Qué sorpresa me llevé el día en que vino el ángel para decirme que iba a ser madre de Jesús!  Una sorpresa y también un poco de susto, porque yo era una muchacha muy sencilla que vivía en el pueblo de Nazaret.

A veces Dios tiene sus propios planes y no coinciden con los nuestros. Y nos pilla por sorpresa ¡como a mí! Pero Dios lo primero que me dijo es: “ALÉGRATE”.

Porque aunque yo no lo entendiera bien y me pillara desprevenida, sabía que Dios quería lo mejor para mí. ¡Y eso me llenaba de alegría!

¡Tú también puedes decirle SÍ al Señor! ¡Hágase! ¡Porque el Señor quiere llenarte de alegría!


PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL Y GRUPAL
  • ¿Qué pasa cuando los planes no salen cómo tú pensabas? ¿Recuerdas algún ejemplo?
  • Dios tiene planes para nosotros que a veces nos cuesta llevar a cabo. ¿Cómo reacciona María ante la propuesta del Señor para ser madre de Jesús?
  • Busca un momento especial en esta semana para rezarle a la Virgen y pedirle que te ayude a decir siempre “SÍ” al Señor como hizo ella.

ORAMOS

María, Madre de Jesús y Madre nuestra,
enséñanos a decir a Dios Padre: ¡hágase!
Cuando las cosas no nos salen bien: ¡hágase!
Cuando mis planes no son los de Dios: ¡hágase!
Cuando me cuesta querer a todos: ¡hágase!
Cuando... (añadimos otras situaciones) ... ¡hágase!

Dios te salve María...

lunes, 5 de diciembre de 2022

ORAMOS: QUIERO CAMBIAR

Señor: Vivo en la rutina, me acostumbro a ser del montón, con fallos, defectos y pecados. Ya ves, quiero seguirte pero no me tomo la fe y la vida cristiana muy en serio.

En el evangelio de ayer, Juan Bautista nos anima a todos a convertirnos, es decir, a transformar lo malo, a embellecer nuestro corazón. Tal vez nuestra conversión no exija grandes cambios: una sonrisa, una palabra dicha a tiempo o un volver a empezar pueden allanar el camino para celebrar bien tu venida en esta navidad.

Sé, Señor, que para cambiar no me basta mi esfuerzo. A menudo olvido que sólo tú puedes cambiar los corazones y transformar nuestras lágrimas en cantos.

Que mi conversión sea profunda, sincera y se traduzca en actos de amor y de generosidad hacia los que más lo necesitan.

Señor, si miro atrás, no puedo menos que darte gracias por todo los que haces por mi. A veces no puedo comprenderte, pero sé que siempre estás a mi lado.

Señor, quiero cambiar mi vida. Ayúdame a cambiar mi vida, a volver si es preciso al buen camino y a ir hacia nuestro Padre que nos quiere y perdona.

…Porque viene Jesús, el Salvador.

viernes, 2 de diciembre de 2022

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

En este segundo Domingo de Adviento, Juan Bautista nos ayuda a prepararnos para recibir al Mesías.

Cuando vamos a una fiesta o a un lugar que nos merece la pena, nos arreglamos de la mejor manera posible. Ante la venida de Jesús, el Bautista nos invita a que convirtamos nuestro adviento en un momento especial para el cuidado, de nosotros y de los otros.

Preparar el camino al Señor, no consiste tanto en caminar por una senda libre de obstáculos, sino abrirnos a que, a pesar de las dificultades, queramos que el Señor Jesús venga a nuestra vida.


Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos».

Acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados y él los bautizaba en el Jordán.

Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizara, les dijo: «¡Camada de víboras!, ¿Quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente? Ya toca el hacha la base de los árboles, y el árbol que no da buen fruto será talado y echado al fuego.

Yo os bautizo con agua para que os convirtáis pero el que viene detrás de mí puede más que yo y no merezco ni llevarle las sandalias. Él os bautizará con Espíritu y fuego».

jueves, 1 de diciembre de 2022

EL BANCO DEL TIEMPO

Imagínate que existe un banco, que cada mañana abona en tu cuenta la cantidad de 86.400 euros. Ese extraño banco, al mismo tiempo, no arrastra tu saldo de un día para otro, cada noche borra de tu cuenta lo que no has gastado. ¿Qué harías?... imagino que retirar todos los días la cantidad que no has gastado ¿no? Pues bien, cada uno de nosotros tenemos ese banco: su nombre es tiempo.

Cada mañana ese banco abona en tu cuenta personal 86.400 segundos. Cada noche ese banco borra de tu cuenta y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayas invertido en algo provechoso. Ese banco no arrastra saldos de un día para otro. Cada día te abre una nueva cuenta. Cada noche elimina los saldos del día. Si no usas tu saldo durante el día, tú eres el que pierdes. No puedes dar marcha atrás. No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana: debes vivir el presente con el saldo de hoy.

Por tanto, un buen consejo es que debes invertir tu tiempo de tal manera, que consigas lo mejor en salud, felicidad y amor. El reloj sigue su marcha. Consigue lo máximo en el día.

Para entender el valor de un año, pregúntale a un estudiante que repitió curso.
Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que alumbró a un bebe prematuro.
Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de una revista.
Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan para encontrarse.
Para entender el valor de un minuto, pregúntale al viajero que perdió el tren.
Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que estuvo a punto de tener un accidente.
Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale al deportista que ganó una medalla de plata en las olimpiadas.


ORAMOS

Me presento ante ti Señor,
para que tú me invadas, me envuelvas, me lleves de la mano.

Cambia las palabras de mi boca,
por caricias, por comprensión, por buenas noticias.

Cambia mis oídos llenos de ruidos y críticas,
por una atención acogedora.

Cambia mis ojos curiosos
por una mirada misericordiosa y contemplativa.

Cambia mis manos activistas,
por unas que acompañen y construyan vida.

Cambia mis pies veloces y estresados
por otros rápidos en busca del hermano.

Cambia mi cabeza llena de agobios,
por una sosegada y solidaria.

Cambia a mi corazón distraído y frívolo,
por uno que te busca, te encuentra y te disfruta.

miércoles, 30 de noviembre de 2022

DESPERTAR DEL SUEÑO DEL CONSUMISMO

Muchas veces deseamos tener todo de forma rápida sin pensar en si lo necesitamos o no. A veces conseguimos, con berrinches, juguetes y comida que terminan en los cajones o en la basura. Así, vamos acumulando demasiadas cosas. Esto no nos hace bien, y menos al medio ambiente. Con nuestro consumismo, nuestro mundo está cada vez más contaminado.

En esta primera semana de Adviento, Jesús nos invita a DESPERTAR. Si seguimos dormidos no podremos escuchar a Dios. Despertemos del sueño del consumismo y escuchemos a Dios en la creación.

El problema de un consumismo excesivo radica en que esa excedencia de productos, servicios y bienes provoca daños, tanto para la salud del planeta como de sus habitantes, entre ellos nosotros, los seres humanos.


CONSUMO RESPONSABLE

Algunas pistas para prepararnos a la venida de Jesús...
  • Consumir alimentos frescos de temporada y que se produzcan en tu localidad. Evita abrir latas.
  • Aprovechar ropa usada, heredar ropa de la familia, amistades, compañeros...
  • Elegir juguetes y juegos. Lo más importante no es el juguete sino el juego.
  • Usar botellas reusables en el cole. Evitar plásticos de un solo uso.
  • Conectar más con la naturaleza. Buscar a Dios en su creación.

ORACIÓN

Señor, Jesús,
al comenzar este tiempo de Adviento,
ponemos en Ti nuestra confianza.
Fortalece nuestra espera para saber descubrirte
ya presente en nosotros.

Descubrirte en la gente buena
que pasa por la vida haciendo el bien.
Despiértanos de nuestros sueños
y levántanos de nuestro egoísmo.

Prepara nuestros corazones
para que se conviertan en la casa amable y humana
en la que Tú puedas nacer.

Te esperamos y salimos a tu encuentro.
Cuando llegues, llenos de alegría
te daremos el mejor de nuestros abrazos.

martes, 29 de noviembre de 2022

PROTAGONISTAS DEL ADVIENTO: MIRIAM

¡Hola soy Miriam!

Vivo en Belén y aquí no hay luz por las calles, así que, siempre que salgo en medio de la noche, lo hago con mi farol en la mano, para que ilumine mi camino.

Así lo hice también la noche en que nació Jesús. En cuanto me enteré de que había una mujer embarazada a punto de dar a luz, en el establo de los animales, corrí con mi farol para acompañarles e iluminar la oscuridad de esa noche.

En realidad, no me habría hecho falta llevar farol para el camino, porque una gran estrella iluminaba el cielo. Una estrella que anunciaba que un rey iba a nacer.

¡Qué alegría al ver a Jesús!

Ese niño nos inundó a todos con su luz. Así que no pude hacer otra cosa que correr entusiasmada a contárselo a todos mis amigos y vecinos. ¡Tenían que ir a conocer a Jesús!

¡Tú también puedes anunciar con alegría a Jesús! Y tener siempre encendido tu farol para iluminar a los que viven en sombras de tristeza y sufrimiento.


PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL Y GRUPAL
  • Mira a tu alrededor... ¿Dónde encuentras tristeza y sufrimiento? En el cole, en tu barrio, en casa...
  • Pronto todo se llenará de luces de Navidad, pero nosotros sabemos que Jesús nos trae la verdadera luz al corazón y lo llena de alegría. ¿Cómo puedes iluminar con tu alegría la llegada de Jesús durante esta semana?

lunes, 28 de noviembre de 2022

ORAMOS: ESTAR DESPIERTOS

Señor, comenzamos el nuevo tiempo de Adviento,
un tiempo caminando hacia la VIDA,
porque viene a visitarnos el que es la Verdad y la Vida.

Si escuchamos a los mayores, a los abuelos,
que tanto saben de tu Palabra y de hacer tu voluntad,
nos dicen que despertemos, que espabilemos
porque quieres venir a nuestra vida.

Isaías, Noé y Jesús también nos recuerdan:
“estad en vela, estad preparados… viene el Señor”.

Por eso quiero estar siempre muy atento,
voy a poner el despertador para oírte
cuando llames suavemente a la puerta de mi corazón.

Que en esta primera semana de Adviento,
encienda la vela de la oración,
buscando momentos para pedirte,
darte gracias, escuchar tu Palabra,
rezando solo y con mi familia.

Que ponga el despertador del adviento,
que me ponga a orar,
para que la Palabra me abrigue y transforme.

Porque vienes tú, Jesús, mi amigo, en Navidad.

viernes, 25 de noviembre de 2022

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Este domingo comenzamos un nuevo tiempo litúrgico. Acabamos ese período largo llamado el tiempo Ordinario y ahora iniciamos el Adviento. Durante cuatro semanas nos preparamos para acoger a Jesús que viene a nacer en nuestras vidas y en nuestro corazón. En este primer domingo de Adviento le pedimos a Jesús que nos mantengamos despiertos, atentos al Señor que llega, con la vela de la oración encendida.


Jesús les dijo a sus apóstoles: Lo digo para todos, pequeños y mayores... ¡Estad atentos! ¡Velad!

Los Apóstoles veían lo imposible que era estar siempre atentos, sin distraerse. Veían que con frecuencia se descuidaban un poco de sus obligaciones.

Jesús les alertaba y decía: Comprended que si supiera el dueño de la casa a qué hora llega el ladrón, vigilaría y no se dejaría robar. Así que ... ¡Vigilad!

Los Apóstoles vieron que Jesús hablaba bien en serio. Entendieron, que no tenían más remedio que hacer lo que el Maestro mandaba: ¡Vigilar, estar despiertos!

Y Jesús les aclaró: Yo os digo que podéis cumplirlo, y que es la única manera para ser completamente felices.

En el fondo, no es tan mala cosa lo que les pedía. Hace que te mantengas despierto. Y así aprovechas bien cada instante de tu vida. Plenamente convencidos comenzaron a proclamar todos juntos, a una, con Jesús: ¡Mirad! ¡Vigilad! Pues no sabéis cuándo es el momento.

jueves, 24 de noviembre de 2022

YO QUIERO SER DE LOS TUYOS, JESÚS MI REY

 

YO QUIERO SER DE LOS TUYOS, JESÚS MI REY.
Donde quieras tu señorío, deseo que cuentes con mis manos.
Donde necesites tus caminos, sabes que mis pies se aventurarán en ellos.
Donde, tus Palabras, deban de ser escuchadas, te ofreceré mis labios.

YO QUIERO SER DE LOS TUYOS, JESÚS.
De los que trabajan sin descanso, aun a riesgo de perderlo todo.
De los que lo dan todo, sin esperar nada a cambio.
De gritar en medio de un mundo sordo, que tu paz –por ser distinta- es posible.
De brindar, a una tierra resquebrajada, el bálsamo de tu presencia.

YO QUIERO SER DE LOS TUYOS, MI REY
De aquellos que amen, sin recompensa alguna.
De aquellos que perdonen, sin llevar cuentas del pasado.
De aquellos que ayuden, sin pregonarlo a los cuatro vientos.
De aquellos que siembren justicia, sin miedo a ser derrocados.

miércoles, 23 de noviembre de 2022

HAY MUCHAS FORMAS DE SER REY

Seguro que hay muchas formas de ser Rey. A lo largo de la historia ha habido reyes buenos y otros no tan buenos. Pero la forma en la que habitualmente entendemos las personas lo que es reinar, no es lo mismo que Jesús hizo con nosotros.

Jesús fue el rey del amor, el rey del sufrimiento por nosotros, el rey de recibir insultos para que todos nosotros nos pudiéramos salvar. Se hizo un rey acosado y castigado por muchas personas para ser un gran Rey entre nosotros. Pero no un reinado de palacios, y riquezas y cosas así. El reinado de Jesús es el que percibe uno de los criminales que también fue crucificado junto a Jesús. Fue capaz de reconocer en mitad de su enorme sufrimiento que quien estaban crucificando a su lado era un verdadero Rey, un reinado que vive para siempre para que todos vivamos para siempre.

Aprendamos hoy de esta constante actitud de Jesús con todos nosotros, que nosotros también seamos los reyes del amor con todas las personas que nos rodean para que puedan ver a través de nosotros el verdadero Reino de Dios.

PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL Y GRUPAL
  • ¿Cómo es el reinado de Jesús?
  • ¿Cómo es la propuesta del Reino de Dios para todas las personas?
  • Piensa en algo que puedas hacer para que el reino de Dios esté presente entre nosotros.