miércoles, 27 de octubre de 2021

ESPÍRITU DE ASÍS 2021

Hace 35 años, el 27 de octubre de 1986, se realizó la invocación de la paz para toda la humanidad, jornada nacida de la intuición del papa Juan Pablo II. La histórica Jornada de oración, ayuno y peregrinación que reunió por primera vez a líderes y representantes religiosos del mundo, con el anhelo de “contribuir a suscitar un movimiento mundial de oración por la paz que, pasando por encima de las fronteras y naciones y alcanzando a los creyentes de todas las religiones, llegue a abrazar al mundo entero”, es lo que se llamó “El Espíritu de Asís”.

Desde entonces, la familia franciscana celebra cada año la “Jornada por la paz en el Espíritu de Asís”. Es una llamada de atención a no permanecer indiferentes a tanta violencia e injusticia social, y a defender la paz como el único camino posible para seguir adelante.

Oremos en este día no sólo por la paz en nuestro mundo, sino también para que nosotros mismos podamos ser instrumentos de aquella paz de la cual el mundo tiene necesidad. Ayúdanos Señor a superar todo aquello que nos divide, y en el Espíritu de Asís ayúdanos a promover la paz, que es el regalo de despedida de Jesús para todos nosotros.

martes, 26 de octubre de 2021

ESPÍRITU DE ASÍS: CREDO DE LA PAZ

Jesús nos invita a reunirnos en su nombre, en su presencia, dejando de lado, por un momento las pocas cosas que nos dividen para unirnos entorno al deseo común de obtener la paz.

 

CREDO DE LA PAZ

Creo en la paz, Padre bueno,
que se construye
en el respeto al otro.
En la no agresión,
en la resolución de conflictos
y no en la confrontación.

Creo en la paz
que enseñó Jesús.
Que es fraternidad de hermanos,
compasión con el otro,
solidaridad efectiva,
compromiso real con el que sufre.

Creo en la paz
que es entrega generosa
y que se construye con sacrificio
y aporte personal y grupal.

Creo en la paz activa, buen Padre,
esa que transmitieron
Gandhi y Luther King,
luchando por los derechos de todos,
desde la no violencia
y la valentía profética del evangelio.

Creo en la paz
que sabe perdonar y empezar de nuevo.
Creo en la paz
que nace de un corazón nuevo.

Pero sobre todo, Padre,
creo en la paz que nace
del pequeño aporte de cada uno,
cuando siendo instrumentos de tu paz,
y siguiendo los pasos de Francisco,
hacemos viva la justicia, la igualdad,
la libertad, y la solidaridad
en los actos de cada día. 

lunes, 25 de octubre de 2021

SEMANA DEL ESPÍRITU DE ASÍS

LA PAZ SIGNIFICA INTENTAR RESOLVER LOS PROBLEMAS SIN VIOLENCIA. Es un estado en que las necesidades se encuentran satisfechas, existe justicia social, sin abusos de poder y en que las relaciones se basan en el respeto, el encuentro, el cuidado, el diálogo y la cooperación.

Nosotros, desde nuestra perspectiva franciscana, estamos llamados a construir la paz en un compromiso constante y con una responsabilidad que es de todos y todas. Queremos trabajar por una paz positiva, que no es solamente ausencia de guerra, sino tambien justicia y libertad para todos.

Esa forma de construir es vivir la Oración de la Paz, que vamos a escuchar y rezar con este video.

 

VERSION CON DIBUJOS DE LA VIDA DE SAN FRANCISCO

viernes, 22 de octubre de 2021

EVANGELIO DEL DOMINGO: JESÚS CURA NUESTRAS CEGUERAS

Fueron a Jericó. Y al salir de Jericó con sus discípulos y mucha gente, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al oír que pasaba Jesús el nazareno comenzó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!». La gente le reprendía para que se callase, pero él gritaba con más fuerza: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «¡Llamadlo!». Y llamaron al ciego diciéndole: «¡Ánimo! Levántate, que te llama». Él, tirando su manto, saltó y se acercó a Jesús. Jesús le dijo: «¿Qué quieres que te haga?». El ciego respondió: «Maestro, que vuelva a ver». Jesús le dijo: «Anda, tu fe te ha curado». Inmediatamente recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino. (Mc 10,46-52 )

Jesús recobró a Bartimeo para el camino del Reino. La meta del ciego no era caer por tantos precipicios escarpados que, con frecuencia, víctima de la oscuridad podía tener casi asegurados. Bartimeo está reservado para alcanzar el amor del Padre, gracias a la ayuda del Hijo y a la guía del Espíritu Santo.

Jesús volverá a enseñar a Bartimeo el camino. En la mejor compañía retoma la ruta de la existencia con más alegría y con la claridad del Corazón de Jesús, que transparenta ternura y misericordia.

Ojalá tengamos la humildad de presentarle nuestras cegueras a Jesús, para que Él las sane y nos haga, de verdad, seguidores, bienaventurados de su Luz. Recuerda: “Levántate, el Maestro te llama”. Él siempre está atento a nuestras cegueras.

Dibu: Patxi Velasco FANO
Texto: Fernando Cordero ss.cc.

jueves, 21 de octubre de 2021

CUENTO: EL ESPANTAPÁJAROS

Un labrador muy tacaño decidió un día construir un espantapájaros para alejar a los animales de su huerto. Una vez terminado, le colocó unas ropas rotas y feas y lo hincó en la tierra.

Una tarde un gorrión voló sobre el huerto buscando trigo. Le dijo al espantapájaros: “Déjame coger trigo para mis hijos”.Éste le respondió: “No puedes coger trigo del huerto, pero puedes coger los dientes de mi boca que son granos de trigo”. Y el gorrión los cogió.

Una mañana entró un conejo en el huerto. “Tengo hambre, quiero una zanahoria”. El espantapájaros le dijo: “No puedes llevarte una del huerto, pero puedes coger mi nariz, que es una enorme zanahoria”. 

Poco a poco fue dando todo lo que tenía: a un gallo le dio los ojos; a un vagabundo la ropa. Por último, llegó un niño que buscaba comida para su madre. “Pobre niño – pensó – te doy mi cabeza que es una hermosa calabaza”.Al final, se quedó solo con los palos en forma de cruz. Lo había dado todo. Pero en medio de esos palos, nació un corazón que hizo crecer un hermoso árbol lleno de frutos que los animales podían coger.

Y es que el propio Dios había visto la generosidad del espantapájaros y le premió abundantemente. Pues bien, al igual que el espantapájaros, los misioneros también lo dan todo por los pobres.

ORACIÓN DEL DOMUND 2021
Señor, contigo he visto y oído
que las cosas pueden ser diferentes;
que el desánimo y el cansancio no tienen la última palabra,
porque Tú no abandonas a nadie al borde del camino.

Contigo he visto y oído
que Tú vives y quieres que yo también viva,
que eres bondad y misericordia,
y que me envías a compartir este anuncio
–el anuncio más hermoso–
dejando brotar la alegría
con la que inundas mi corazón.

Señor, yo quiero ser
amor en movimiento, como Tú.
Te lo ruego: pon en marcha
al misionero de esperanza que llevo dentro,
para que cuente lo que he visto y oído
a todos mis hermanos del mundo. Amén.

miércoles, 20 de octubre de 2021

DOMUND 2021: SEGUIMOS AQUÍ

El mundo y nuestras vidas han cambiado, pero hay una cosa segura: los misioneros siguen entregando su vida, siguen junto a su gente pase lo que pase.

 

ORACIÓN DEL DOMUND 2021
Señor, contigo he visto y oído
que las cosas pueden ser diferentes;
que el desánimo y el cansancio no tienen la última palabra,
porque Tú no abandonas a nadie al borde del camino.

Contigo he visto y oído
que Tú vives y quieres que yo también viva,
que eres bondad y misericordia,
y que me envías a compartir este anuncio
–el anuncio más hermoso–
dejando brotar la alegría
con la que inundas mi corazón.

Señor, yo quiero ser
amor en movimiento, como Tú.
Te lo ruego: pon en marcha
al misionero de esperanza que llevo dentro,
para que cuente lo que he visto y oído
a todos mis hermanos del mundo. Amén.

martes, 19 de octubre de 2021

CUENTA LO QUE HAS VISTO Y OÍDO

Jesús, tan dócil y obediente, se perderá a propósito, y lo encontrarán en el templo, preguntando y hablando de Dios con los Doctores de la Ley como experto en la materia. Jesús, al que hemos visto tan callado en los años de Nazaret, aparecerá por fin hablando como Maestro sin igual.

Del mismo modo que Jesús, desde pequeño, contó lo que había visto y oído del Padre, así quienes conocieron a Jesús y creyeron en Él contaron lo que habían visto y oído de Él. Luego vendrían discípulos que, sin haber conocido a Jesús personalmente, lo experimentarían por la fe; también esos tenían algo que contar: el paso de Jesús por sus vidas, cambiándolo todo. La fe se trasmite así, como una noticia que hay que contar, que no se puede guardar, porque ¡hemos vivido algo extraordinario! Y eso mismo es la corriente misionera: no poderse callar, no aguantarse las ganas de contarlo, pues ¡hemos experimentado a Dios entrando en nuestras vidas! ¿Te imaginas a un misionero que no tuviera nada que contar de lo que Dios ha hecho en su vida? ¿Cómo iba a contagiar a otros para que creyeran en Jesús?

ORACIÓN DEL DOMUND 2021
Señor, contigo he visto y oído
que las cosas pueden ser diferentes;
que el desánimo y el cansancio no tienen la última palabra,
porque Tú no abandonas a nadie al borde del camino.

Contigo he visto y oído
que Tú vives y quieres que yo también viva,
que eres bondad y misericordia,
y que me envías a compartir este anuncio
–el anuncio más hermoso–
dejando brotar la alegría
con la que inundas mi corazón.

Señor, yo quiero ser
amor en movimiento, como Tú.
Te lo ruego: pon en marcha
al misionero de esperanza que llevo dentro,
para que cuente lo que he visto y oído
a todos mis hermanos del mundo. Amén.

lunes, 18 de octubre de 2021

SEMANA DEL DOMUND

Nos pasamos la vida esperando hitos o intervenciones en las que veamos claramente la presencia de Dios, y no vemos que cada día, en nuestras actitudes y las de nuestros hermanos podemos reconocer a Dios.

Los misioneros nos enseñan precisamente eso, vivir siguiendo el estilo de vida de Jesús es la mejor forma de transmitir el amor del Padre por cada uno de nosotros.

Cada vez que somos capaces de amar al otro, Jesús está en medio. Así pues, todos estamos llamados a ser imagen de Jesús en el mundo. 

Y ese es el principio que guía a los misioneros. Personas que dedican su vida a Jesús y a contar lo que han visto y oído y que proviene del Padre.

Vamos ver un trocito del vídeo del Domund 2021. En él, testigos de primera mano nos contarán como han visto y oído a Jesús a través de las vidas de los misioneros. 

 

ORACIÓN DEL DOMUND 2021
Señor, contigo he visto y oído
que las cosas pueden ser diferentes;
que el desánimo y el cansancio no tienen la última palabra,
porque Tú no abandonas a nadie al borde del camino.

Contigo he visto y oído
que Tú vives y quieres que yo también viva,
que eres bondad y misericordia,
y que me envías a compartir este anuncio
–el anuncio más hermoso–
dejando brotar la alegría
con la que inundas mi corazón.

Señor, yo quiero ser
amor en movimiento, como Tú.
Te lo ruego: pon en marcha
al misionero de esperanza que llevo dentro,
para que cuente lo que he visto y oído
a todos mis hermanos del mundo. Amén.

viernes, 15 de octubre de 2021

EVANGELIO DEL DOMINGO: SERVIDORES

Jesús los llamó y les dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las tiranizan y que los grandes las oprimen con su poderío. Entre vosotros no debe ser así, sino que si alguno de vosotros quiere ser grande que sea vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero que sea el servidor de todos; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos». Marcos 10, 35-45.

Jesús vuelve a insistirnos hoy en que los más importantes para Dios no son los que tienen más poder ni los que se creen superiores, sino los que sirven a los demás.

Y es que en la Iglesia no valen para nada las competiciones ni las envidias. No se trata de ser el mejor para ganar. No se trata de ser el que manda más. Se trata de servir a los demás: de ser ayuda y no un obstáculo, de ser apoyo y no un tropiezo, de ser solución y no un problema.

Se trata de ayudar a que otros niños, jóvenes o adultos, se encuentren con Jesús y descubran la alegría de sentirse amados por Dios.

jueves, 14 de octubre de 2021

REFLEXIÓN: ENCIENDE UNA LUZ

Nuestro planeta por si mismo carece de luz, necesita del sol para que podamos tener iluminación y ver todo lo que nos rodea. 

Nosotros, desde lo que somos y hacemos, también podemos iluminar a nuestro querido planeta. 

¿Cómo? muy sencillo, compartiendo valores que nos acerquen a los demás, siendo justos con los otros, valorando más el ser que el hacer, dando a todos las mismas oportunidades de crecer, sin mirar a los demás por razón de raza o clase social, entregándonos a causas nobles.. 

Hoy también podemos dar luz a nuestro mundo ofreciendo de lo nuestro para que otros tengan vida, ofreciendo una palabra amable a quien encontremos a nuestro paso, teniendo presentes a aquellas personas más desfavorecidas y llevando el mensaje de Paz y Bien de san Francisco.

¿Quieres unirte a nosotros y dar luz al mundo?