BUENOS DÍAS · ESO-BACHILLERATO


FIN DE CURSO 2023-2024
Gracias profes, por poner lo mejor de sí mismo, tanto personal como profesionalmente en la vida de este,  nuestro cole. Gracias por vuestro esfuerzo, por vuestro tesón y por mantener vivo el Espíritu capuchino. Gracias por ser sembradores de sueños.

“La gratitud es una vacuna, antitoxina y un antiséptico”
John Henry Jowett

Del 17 al 19 de junio de 2024

LUNES-MARTES-MIÉRCOLES

ORACIÓN DE FINAL DE CURSO
Gracias, Señor, por este curso que termina, por todo lo que he vivido y compartido, por todo lo que he avanzado, por todo lo que me ha hecho crecer como persona. 
Gracias, Señor, por mis compañeros, 
por los buenos momentos que he pasado, por los malos ratos en los que, sin pedirlo, he sentido la cercanía y el apoyo de ellos. 
Gracias, Señor, por las personas que me han ayudado,  por todos los que han estado a mi lado. 
Gracias, Señor, por nuestros compañeros y profesores: por aquellos que nos hacen fácil la tarea diaria, por los que nos exigen mayor empeño y dedicación. 
Llega el final de curso. Comenzamos las vacaciones con la intención de seguir siendo signo de amor, de entrega y alegría en medio de mi familia y amigos. 
Gracias por tanta confianza en mí. Gracias por todos los momentos que a lo largo del curso que hemos compartido.
Gracias por tu presencia cercana y amiga. Gracias porque cuentas con nosotros y nos dices, para el próximo curso, que nos reunamos todos juntos y sigamos “aventurándonos en la pasión de Francisco por el mundo” sanando heridas y Cantando la vida. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



VIERNES 14
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024
Para preservar el carisma auténtico de Francisco, de su vida y su enseñanza, Buenaventura "recogió con gran cuidado los documentos concernientes al Pobrecillo y escuchó con atención los recuerdos de quien lo había conocido personalmente". Nació así la "Legenda Mayor", considerada la biografía mas documentada del santo de Asís.

Buenaventura presenta a Francisco como "un hombre que buscó apasionadamente a Cristo" y que "en el amor que lleva a la imitación, se conformó enteramente a Él". El teólogo de Bagnoregio propone "este ideal vivo a todos los seguidores de Francisco". "Este ideal, es válido para todos los cristianos, de ayer, hoy y siempre".

ORACIÓN
Francisco de Asís, queremos seguir tus pasos.
Enséñanos tu forma de vida, para aprender a vivir en Fraternidad.
Ayúdanos a descubrir la gratuidad del Amor de Dios, entrega generosa, don de vida que se regala.
Queremos compartir tu sueño
de construir un mundo justo,
donde exista igualdad
y una fraternidad real,
donde haya pan para todos
y la libertad sea una luz
que ilumine a todas las personas.
Enséñanos tu forma de vida Francisco, para perseverar
en nuestra búsqueda,
para seguir en camino,
para animarnos a la esperanza activa de hacer un Reino de paz
y de bondad para todos.
Francisco de Asís,
que pasaste haciendo el bien,
viviendo la fraternidad
en la atención a los leprosos,
en la búsqueda de los marginados,
en la denuncia de las injusticias,
en la apertura al Dios de la vida, en la enseñanza a tus primeros hermanos,
en el anuncio del Reino para todos.
Enséñanos, tu forma de vida, Francisco, para seguirte,  para hacer el bien en nuestros días, en el camino de cada uno, para vivir en la bondad,
caminando hacia el Reino de tu amado. Amén

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



JUEVES 13
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024
SAN ANTONIO DE PADUA

ORACIÓN 
Alabanzas al Dios altísimo 
Tú eres el santo Señor Dios único, el que haces maravillas. 
Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo, tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra. 
Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses; tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero. 
Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría, tú eres la humildad, tú eres la paciencia, tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre; tú eres la seguridad, tú eres el descanso, tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres la justicia, tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción. 
Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre, tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor; tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.
Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe, tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura, tú eres nuestra vida eterna, grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



MIÉRCOLES 12
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024
San Buenaventura nunca apartó la mirada de su padre espiritual: San Francisco de Asís. Por el contrario, interés en seguir las huellas del pobrecillo de Asís y la fidelidad a su forma de vida hicieron que la Orden de los Frailes Menores se mantuviera unida. Así, San Buenaventura pasó para la Historia como su segundo fundador.

ORACIÓN 
Alabanzas al Dios altísimo 
Tú eres el santo Señor Dios único, el que haces maravillas. 
Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo, tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra. 
Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses; tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero. 
Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría, tú eres la humildad, tú eres la paciencia, tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre; tú eres la seguridad, tú eres el descanso, tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres la justicia, tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción. 
Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre, tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor; tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.
Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe, tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura, tú eres nuestra vida eterna, grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


MARTES 11
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024
ORACIÓN
Enséñame, Señor, tus caminos,
los caminos de la sencillez evangélica;
tus caminos verdaderos, tus caminos desvelados y ofrecidos, seguros, limpios y fraternos, tus caminos del Reino, tus caminos de abandono confiado en tu providencia.
Enséñame tus caminos de gracia, brisa y vida, tus caminos más queridos,
tus caminos a contracorriente de lo que la propaganda ofrece, de vida compartida y desprendida, que se recorren en compañía
y nos dejan a la puerta de tu casa fraterna.
Llévame por tus avenidas de paz y justicia,
por tus rotondas solidarias y humanas,
por tus autopistas de libertad y dignidad,
por tus cañadas de austeridad y pobreza,
por tus sendas de utopía y novedad,
y si es preciso, campo a través siguiendo tus huellas por la calle real de la compasión y la misericordia.
Y que al llegar a la puerta de tu casa fraterna, pueda lavarme y descansar en el umbral,
oír tu voz que me llama, y entrar para comer y beber contigo, y sentirme hijo y hermano en el banquete preparado por ti y tus amigos.
Enséñame, Señor, tus caminos, los caminos de la sencillez evangélica. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 12
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024
San Buenaventura nunca apartó la mirada de su padre espiritual: San Francisco de Asís. Por el contrario, interés en seguir las huellas del pobrecillo de Asís y la fidelidad a su forma de vida hicieron que la Orden de los Frailes Menores se mantuviera unida. Así, San Buenaventura pasó para la Historia como su segundo fundador.

ORACIÓN 
Alabanzas al Dios altísimo 
Tú eres el santo Señor Dios único, el que haces maravillas. 
Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo, tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra. 
Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses; tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero. 
Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría, tú eres la humildad, tú eres la paciencia, tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre; tú eres la seguridad, tú eres el descanso, tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres la justicia, tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción. 
Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre, tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor; tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.
Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe, tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura, tú eres nuestra vida eterna, grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


MARTES 11
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024

ORACIÓN
Enséñame, Señor, tus caminos,
los caminos de la sencillez evangélica;
tus caminos verdaderos, tus caminos desvelados y ofrecidos, seguros, limpios y fraternos, tus caminos del Reino, tus caminos de abandono confiado en tu providencia.
Enséñame tus caminos de gracia, brisa y vida, tus caminos más queridos,
tus caminos a contracorriente de lo que la propaganda ofrece, de vida compartida y desprendida, que se recorren en compañía
y nos dejan a la puerta de tu casa fraterna.
Llévame por tus avenidas de paz y justicia,
por tus rotondas solidarias y humanas,
por tus autopistas de libertad y dignidad,
por tus cañadas de austeridad y pobreza,
por tus sendas de utopía y novedad,
y si es preciso, campo a través siguiendo tus huellas por la calle real de la compasión y la misericordia.
Y que al llegar a la puerta de tu casa fraterna, pueda lavarme y descansar en el umbral,
oír tu voz que me llama, y entrar para comer y beber contigo, y sentirme hijo y hermano en el banquete preparado por ti y tus amigos.
Enséñame, Señor, tus caminos, los caminos de la sencillez evangélica. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.




LUNES 10
DE JUNIO
San Buenaventura 1274 - 2024
Comenzamos en el Colegio las fiestas de San Buenaventura, y queremos recordarlo  como titular de nuestro Colegio. 
El aniversario setecientos cincuenta de la muerte del Doctor Seráfico, acaecida el 15 de julio de 1274, nos ofrece la oportunidad no sólo de recordar y celebrar el servicio que prestó a la Orden y a toda la Iglesia, sino también de volver a proponerlo como un don todavía válido para nuestra época.
1.- Buenaventura fue maestro de teología en la Universidad de París hasta 1257, año en que abandonó el cargo porque fue elegido 
2.- Ministro General de la Orden, cargo al que fue reelegido ininterrumpidamente hasta el final de su vida.
3.- se reveló también como místico, tercer ámbito de su actividad en beneficio de la Orden y de la Iglesia, cuando puso su experiencia de Dios al servicio de los demás, proponiéndoles posibles itinerarios.

ORACIÓN
Enséñame, Señor, tus caminos,
los caminos de la sencillez evangélica;
tus caminos verdaderos, tus caminos desvelados y ofrecidos, seguros, limpios y fraternos, tus caminos del Reino, tus caminos de abandono confiado en tu providencia.
Enséñame tus caminos de gracia, brisa y vida, tus caminos más queridos,
tus caminos a contracorriente de lo que la propaganda ofrece, de vida compartida y desprendida, que se recorren en compañía
y nos dejan a la puerta de tu casa fraterna.
Llévame por tus avenidas de paz y justicia,
por tus rotondas solidarias y humanas,
por tus autopistas de libertad y dignidad,
por tus cañadas de austeridad y pobreza,
por tus sendas de utopía y novedad,
y si es preciso, campo a través siguiendo tus huellas por la calle real de la compasión y la misericordia.
Y que al llegar a la puerta de tu casa fraterna, pueda lavarme y descansar en el umbral,
oír tu voz que me llama, y entrar para comer y beber contigo, y sentirme hijo y hermano en el banquete preparado por ti y tus amigos.
Enséñame, Señor, tus caminos, los caminos de la sencillez evangélica. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


SEMANA DEL CORAZÓN DE JESÚS
DEL 3 AL 7 DE JUNIO
VIERNES 7
DE JUNIO
"FIESTA DEL CORAZÓN DE JESÚS"
En el lenguaje bíblico, el corazón tiene un significado mucho más amplio del que nosotros le atribuimos ordinariamente: indica toda la persona en la unidad de su conciencia, inteligencia, voluntad, libertad. El corazón indica la interioridad de la persona. En esta fiesta, Jesús nos dice: "Te amo", "Tomo tu vida en mi corazón", "Haz esto en memoria mía: cuida de los demás". Con todo el corazón. Es decir, ten los mismos sentimientos de mi corazón y toma las mismas decisiones que yo he tomado".
ORACIÓN
Señor Jesucristo, Hermano, Amigo y Redentor de la humanidad, míranos con amor y ábrenos la fuente eterna de tu misericordia que mana de tu Corazón abierto en la Cruz.

Dóciles a tu llamada, queremos estar contigo y adorarte. Con ardiente plegaria nos consagramos a tu Corazón para que, arraigados y edificados en ti, seamos siempre tuyos, en la vida y en la muerte.

¡Que jamás nos apartemos de ti! Otórganos un corazón semejante al tuyo, manso y humilde, para que escuchemos siempre tu voz y tus mandatos, cumplamos tu voluntad y seamos en medio del mundo alabanza de tu gloria, de modo que la humanidad, contemplando nuestras obras, den gloria al Padre con quien vives, feliz para siempre, en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

INVITACIÓN:
El viernes 14 de junio
, tendrá lugar, desde la iglesia de Santo Domingo de Murcia, la tradicional Peregrinación Diocesana al Corazón de Jesús de Monteagudo, que reunirá, como es habitual, a cientos de personas que acudirán caminando desde el centro de la ciudad de Murcia hasta la mencionada pedanía murciana.
Bajo el lema: Peregrinamos juntos empujando un sueño común
Esta marcha nos invita a la oración y a compartir la fe de una manera intergeneracional.
La cita comenzará a las 19:00 horas en la iglesia de Santo Domingo, desde donde se iniciará la peregrinación. Durante el recorrido, se realizarán meditaciones dirigidas y se hará una parada de descanso en la calle Almirante Loaysa.

Se culminará con la celebración de la Eucaristía en la parroquia Nuestra Señora de la Antigua (Monteagudo) y una cena compartida entre todos los asistentes a las afueras de la iglesia. Al término, sobre las 23:00 h, habrá autobuses disponibles para el regreso a la ciudad.



JUEVES 6
DE JUNIO

ORACIÓN

Señor Jesucristo, Hermano, Amigo y Redentor de la humanidad, míranos con amor y ábrenos la fuente eterna de tu misericordia que mana de tu Corazón abierto en la Cruz.

Dóciles a tu llamada, queremos estar contigo y adorarte. Con ardiente plegaria nos consagramos a tu Corazón para que, arraigados y edificados en ti, seamos siempre tuyos, en la vida y en la muerte.

¡Que jamás nos apartemos de ti! Otórganos un corazón semejante al tuyo, manso y humilde, para que escuchemos siempre tu voz y tus mandatos, cumplamos tu voluntad y seamos en medio del mundo alabanza de tu gloria, de modo que la humanidad, contemplando nuestras obras, den gloria al Padre con quien vives, feliz para siempre, en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


MIÉRCOLES 5
DE JUNIO
El Corazón de nuestro Dios es un corazón atento que siempre nos escucha y nos sostiene. Nuestro corazón sediento de Él, lo busca y lo ansía, quiere contemplar su amor y su bondad. De madrugada o acostados ya en la noche nuestro recuerdo va a Él, porque bajo su mirada nos sentimos felices. Su presencia protectora siempre nos acompaña.

ORACIÓN

Señor Jesucristo, Hermano, Amigo y Redentor de la humanidad, míranos con amor y ábrenos la fuente eterna de tu misericordia que mana de tu Corazón abierto en la Cruz.

Dóciles a tu llamada, queremos estar contigo y adorarte. Con ardiente plegaria nos consagramos a tu Corazón para que, arraigados y edificados en ti, seamos siempre tuyos, en la vida y en la muerte.

¡Que jamás nos apartemos de ti! Otórganos un corazón semejante al tuyo, manso y humilde, para que escuchemos siempre tu voz y tus mandatos, cumplamos tu voluntad y seamos en medio del mundo alabanza de tu gloria, de modo que la humanidad, contemplando nuestras obras, den gloria al Padre con quien vives, feliz para siempre, en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



MARTES 4
DE JUNIO
El mes de junio, tradicionalmente en la Iglesia está dedicado al "CORAZÓN DE JESÚS" Una devoción que nos anima a unirnos más al amor de Jesús.
El progreso del mundo moderno no tiene porqué estar en contra con las devociones, sino que éstas lo humanizan, lo completan, lo amplían más allá de la economía y el paradigma tecnocrático.
El Papa Francisco ve ahora el momento perfecto para que el diálogo con la modernidad no anule nuestras tradiciones populares que constituyen el corazón de un pueblo:

“En la piedad popular, por ser fruto del Evangelio inculturado, subyace una fuerza activamente evangelizadora que no podemos menospreciar: sería desconocer la obra del Espíritu Santo....las devociones populares tienen mucho que enseñarnos y, para quien sabe leerlas, son un lugar teológico al que debemos prestar atención en la nueva evangelización”. Nos dice Francisco de esta piedad tan popular: “El Sagrado Corazón no es una devoción piadosa para sentir un poco de calor por dentro, no es una imagen tierna que despierta cariño, no, no es eso. Es un corazón apasionado, un corazón herido por el amor, desgarrado por nosotros en la cruz”. No es resignación, es pasión. “contemplando el Corazón de Cristo descubrimos la grandeza del proyecto de Dios para la humanidad…"

ORACIÓN

Señor Jesucristo, Hermano, Amigo y Redentor de la humanidad, míranos con amor y ábrenos la fuente eterna de tu misericordia que mana de tu Corazón abierto en la Cruz.

Dóciles a tu llamada, queremos estar contigo y adorarte. Con ardiente plegaria nos consagramos a tu Corazón para que, arraigados y edificados en ti, seamos siempre tuyos, en la vida y en la muerte.

¡Que jamás nos apartemos de ti! Otórganos un corazón semejante al tuyo, manso y humilde, para que escuchemos siempre tu voz y tus mandatos, cumplamos tu voluntad y seamos en medio del mundo alabanza de tu gloria, de modo que la humanidad, contemplando nuestras obras, den gloria al Padre con quien vives, feliz para siempre, en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

LUNES 3
DE JUNIO
Globales 3ª evaluación
TIEMPO DE MARÍA
RECORDAREMOS A MARÍA DE MANERA ESPECIAL DESDE EL 13 AL 31 DE MAyO
VIERNES 31
DE MAYO 
ORACIÓN
María madre de los Buenos Libros 
y mediadora nuestra
Virgen María, tú que lo puedes todo:
intercede por nosotros ante Jesús tu Hijo,
para que nos conceda 
el comienzo de un gran día.
María, Madre de los Buenos Libros,
que tus manos de Madre guíen 
y orienten nuestros pasos 
en el camino de la vida,
condúcenos con tu inmensa ternura 
y misericordia,
haznos que seamos fieles 
en el seguimiento de tu Hijo Jesús, 
que seamos discípulos como tú,
Madre bienaventurada.
Danos fortaleza en nuestros cansancios,
y compañía en nuestros problemas 
y necesidades.
María, Madre de los Buenos Libros,
que con tu ayuda podamos vivir con fe, esperanza y amor. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén


JUEVES 30
DE MAYO 

ORACIÓN
Gracias Madre María.
Gracias por haberte abierto a la gracia,
y a la escucha de la Palabra, desde siempre.
Gracias por haber acogido en tu seno a Jesús,
el Hijo de Dios, el Salvador.
Gracias por haber mantenido tu “Hágase”
a acontecimientos de tu vida.
Gracias por tus ejemplos.
Gracias por tu sencillez,
por tu docilidad,
por tu capacidad de escucha,
por tu humildad,
por tu fidelidad,
por tu gran corazón,
y por todas aquellas virtudes que Dios te ha dado
y que quiere que nosotros
aprendamos de ti.
Gracias por tu mirada de Madre,
Porque siempre cuidas de nosotros,
por tu ternura, tu ayuda y 
por los consejos que nos das.
Gracias por tantas cosas buenas que vemos en ti.
Gracias por ser la Madre del Señor Jesús y nuestra. Amén.
¡Santa María Madre de Jesús y Madre Nuestra,
ruega por nosotros!

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén



MIÉRCOLES 29
DE MAYO 

ORACIÓN

Gracias Madre María.
Gracias por haberte abierto a la gracia,
y a la escucha de la Palabra, desde siempre.
Gracias por haber acogido en tu seno a Jesús,
el Hijo de Dios, el Salvador.
Gracias por haber mantenido tu “Hágase”
a acontecimientos de tu vida.
Gracias por tus ejemplos.
Gracias por tu sencillez,
por tu docilidad,
por tu capacidad de escucha,
por tu humildad,
por tu fidelidad,
por tu gran corazón,
y por todas aquellas virtudes que Dios te ha dado
y que quiere que nosotros
aprendamos de ti.
Gracias por tu mirada de Madre,
Porque siempre cuidas de nosotros,
por tu ternura, tu ayuda y por los consejos que nos das.
Gracias por tantas cosas buenas que vemos en ti.
Gracias por ser la Madre del Señor Jesús y nuestra. Amén.
¡Santa María Madre de Jesús y Madre Nuestra, ruega por nosotros!

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén


MARTES 28
DE MAYO 

ORACIÓN
María madre bienaventurada y mediadora nuestra 
Virgen María, tú que lo puedes todo: intercede por nosotros ante Jesús tu Hijo, 
el Buen Pastor,
para que nos conceda el comienzo de un gran día.
María, Madre del Buen Pastor,
que tus manos de Madre guíen y orienten nuestros pasos en el camino de la vida,
condúcenos con tu inmensa ternura y misericordia,
haznos que seamos fieles en el seguimiento de tu Hijo Jesús, que seamos discípulos como tú, 
Madre bienaventurada.
Danos fortaleza en nuestros cansancios,
y compañía en nuestros problemas y necesidades.
María, Madre del Buen Pastor,
que con tu ayuda podamos vivir con fe, esperanza y amor.  Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén


LUNES 27
DE MAYO 

María, Nuestra Sra. De las Tres Ave Marías, ayúdame a no apartarme nunca de tu Hijo.
Existen advocaciones marianas muy ligadas a algunas órdenes religiosas, como son las relacionadas con los frailes capuchinos que, durante muchos años han estado vinculados con Orihuela, incluso algunas de las cuales de remontan al siglo XVII, como la de la Virgen de la Fe que en la actualidad está en la capilla de la fraternidad de los Frailes en el Colegio de Murcia. Otras, como la Divina Pastora que se encuentra en el Convento de Orito y, más reciente en el tiempo, la de Nuestra Señora de las Tres Avemarías, imagen que en la actualidad se encuentra presidiendo la Iglesia de los capuchinos en Totana.
El 23 de octubre de 1498 apareció impreso en Brescia-Italia, el primer texto completo del Avemaría, tal como se le reza en la actualidad. Fue incluida en una obra dedicada a la Virgen, compuesta por el padre servita Gasparino Borro.
La práctica de esta devoción no puede ser ni más fácil, ni más breve. Fácil es, porque se concreta en rezar Tres Avemarías agradeciendo a la Santísima Trinidad los dones de Poder, Sabiduría y Amor que otorgó a la Virgen María.

Esta devoción consiste en rezar tres veces el Avemaría a la  Virgen, Madre de Dios, para pedir su intercesión ante Dios. De ahí viene que sean tres las Avemarías a rezar y no otro número diferente.

1. Por el poder que te concedió el Padre Eterno

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

2. Por la sabiduría que te concedió el Hijo.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

3. Por el Amor que te concedió el Espíritu Santo

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén!



VIERNES 24
DE MAYO

El próximo domingo celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad, este misterio se basa en la idea de que Dios existe en tres personas distintas pero inseparables: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cada una de estas personas desempeña un papel único en la creación, la redención y la santificación. 
No se incluye a una Madre en la Trinidad, pero la Virgen María ocupa un lugar especial en la fe católica como la madre de Jesús.

Oración
¡Madre, ayuda nuestra fe!
Abre nuestro oído a la Palabra,
para que reconozcamos la voz de Dios y su llamada.
Aviva en nosotros el deseo de seguir sus pasos,
saliendo de nuestra tierra y confiando en su promesa.
Ayúdanos a dejarnos tocar por su amor, para que podamos tocarlo en la fe.
Ayúdanos a fiarnos plenamente de Él, a creer en su amor,
sobre todo en los momentos de tribulación y de cruz,
cuando nuestra fe está llamada a crecer y a madurar.
Siembra en nuestra fe la alegría del Resucitado.
Recuérdanos que quien cree no está nunca solo.
Enséñanos a mirar con los ojos de Jesús, para que Él sea luz en nuestro camino.
Y que esta luz de la fe crezca continuamente en nosotros. AMÉN

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén



JUEVES 23
DE MAYO

ORACIÓN A LA VIRGEN DE MI COLEGIO


Virgen María de los Buenos Libros

fiel testigo de nuestro crecer,
que guías con cariño
nuestra vida de estudiantes.
Hoy me acerco de nuevo a Ti.
Vengo a saludarte y pronunciar tu nombre.
Quiero sentir el calor de tu presencia
y de tu mirada toda mi vida,
como Madre que no puede faltar.
Y junto a mi saludo,
Vengo a ofrecerme ante Ti.
Te ofrezco los caminos nuevos de cada día.
Y te pido que me lleves por ellos
hacia el encuentro con Jesús.




Santa María, haz que nosotros seamos

instrumentos generosos de tu Hijo
para sembrar el amor, la paz y el consuelo,
desterrando el odio, la ofensa y la discordia.
Bendice nuestro trabajo y nuestro descanso
y ayúdanos a ser fuertes,
esforzados y serviciales
para que venga a todos los hombres
el Reino de tu Hijo Jesucristo.
Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén



MIÉRCOLES 22
 DE MAYO 
La Bienaventurada Virgen María, Madre del Divino Pastor. El beato Capuchino Diego José de Cádiz fue uno de los que más lucharon por la devoción de la «Divina Pastora», Madre de las misiones populares y Patrona en nuestro Colegio de los deportes. El Papa concedió a los capuchinos de España que pudieran venerar como singular Patrona de sus misiones a la Madre del Buen Pastor.

ORACIÓN
María madre bienaventurada y mediadora nuestra
Virgen María, tú que lo puedes todo:
intercede por nosotros ante Jesús tu Hijo, 
el Buen Pastor,
para que nos conceda el comienzo de un gran día.
María, Madre del Buen Pastor,
que tus manos de Madre guíen y orienten nuestros pasos en el camino de la vida,
condúcenos con tu inmensa ternura y misericordia,
haznos que seamos fieles en el seguimiento de tu Hijo Jesús, que seamos discípulos como tú, 
Madre bienaventurada.
Danos fortaleza en nuestros cansancios,
y compañía en nuestros problemas y necesidades.
María, Madre del Buen Pastor,
que con tu ayuda podamos vivir con fe, esperanza y amor.  Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A MARÍA MADRE DEL BUEN PASTOR
María, Madre de Jesús, Buen Pastor, y Madre nuestra, acudimos a Ti con la confianza de los hijos, traemos amor en el corazón y esta plegaria en los labios:  Tú eres la Madre buena que cuida y se preocupa de sus hijos con amor solícito y personal: MARÍA, DIVINA PASTORA, DANOS TU AMOR 
Tus manos de Madre, guían y orientan nuestros pasos en el difícil camino de la vida: MARÍA, DIVINA PASTORA, DANOS TU MANO 
Tú acoges con infinita ternura a todos tus hijos. Tienes predilección por los que se pierden, por los pequeños y los desvalidos: MARÍA, DIVINA PASTORA, ACÓGENOS BAJO TU MANTO 
Tú ofreces apoyo y ayuda a nuestros cansancios, a nuestras fatigas y dificultades; eres fortaleza en el camino: MARÍA, DIVINA PASTORA, GUÍANOS CON TU CAYADO 
A tu lado, Madre, el camino se hace corto. Tú nos conduces con misericordia y ternura. Queremos sentir siempre, en la limpieza de tu mirada, el amor de tu corazón de Madre,  la fortaleza de tu cayado, para dirigir nuestros pasos hacia tu Hijo Jesús. AMÉN





MARTES 21
 DE MAYO 

La Memoria de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, nos recuerda que la maternidad divina de María se extiende, por voluntad del mismo Jesús, a todas las personas, así como a la Iglesia. Memoria celebrada en torno a la fiesta de Pentecostés
Esta celebración de María, "nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en la Eucaristía, y en la Virgen, Madre del Redentor y de los redimidos". Así como María supo estar bajo la Cruz, sin huir de la fatiga, de la incomprensión y del sufrimiento, así también María, Madre, sabe estar al lado de cada uno de los que su Hijo ha hecho sus hijos. Esto nos lleva a invocarla como "Madre de la Iglesia".


Oración
¡Madre, ayuda nuestra fe!
Abre nuestro oído a la Palabra, 
para que reconozcamos la voz de Dios y su llamada.
Aviva en nosotros el deseo de seguir sus pasos, 
saliendo de nuestra tierra y confiando en su promesa.
Ayúdanos a dejarnos tocar por su amor, para que podamos tocarlo en la fe.
Ayúdanos a fiarnos plenamente de Él, a creer en su amor, 
sobre todo en los momentos de tribulación y de cruz, 
cuando nuestra fe está llamada a crecer y a madurar.
Siembra en nuestra fe la alegría del Resucitado.
Recuérdanos que quien cree no está nunca solo.
Enséñanos a mirar con los ojos de Jesús, para que Él sea luz en nuestro camino.
Y que esta luz de la fe crezca continuamente en nosotros. AMÉN

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén






LUNES 20 DE MAYO
En Pentecostés celebramos la venida del Espíritu Santo que desciende sobre los Apóstoles, como dijo Jesús que haría. Muchos reconocen Pentecostés como el nacimiento de la Iglesia.

Invocación al Espíritu Santo 

Ven, Espíritu Divino
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.





TIEMPO DE PASCUA. TIEMPO DE MARÍA
RECORDAREMOS A MARÍA DE MANERA ESPECIAL DESDE EL 13 AL 24 DE MAyO
VIERNES 17
DE MAYO

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO A MARÍA
"¡Salve, Señora, santa Reina, santa Madre de Dios, 
María virgen hecha Iglesia, 
elegida por el santísimo Padre del cielo, 
consagrada por él con su santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo Defensor, 
en ti estuvo y está toda la plenitud de la gracia y todo bien!

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén



JUEVES 16
DE  MAYO
ORACIÓN 
Virgen María de los Buenos Libros
fiel testigo de nuestro crecer,
que guías con cariño
nuestra vida de estudiantes.
Hoy me acerco de nuevo a Ti.
Vengo a saludarte y pronunciar tu nombre.
Quiero sentir el calor de tu presencia
y de tu mirada toda mi vida,
como Madre que no puede faltar.
Y junto a mi saludo,
Vengo a ofrecerme ante Ti.
Te ofrezco los caminos nuevos de cada día.
Y te pido que me lleves por ellos
hacia el encuentro con Jesús.
Santa María, haz que nosotros seamos
instrumentos generosos de tu Hijo
para sembrar el amor, la paz y el consuelo,
desterrando el odio, la ofensa
y la discordia.
Bendice nuestro trabajo y nuestro descanso
y ayúdanos a ser fuertes,
esforzados y serviciales
para que venga a todos los hombres
el Reino de tu Hijo Jesucristo.
Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén


MIÉRCOLES  15

 DE  MAYO 

ACTO DE CONSAGRACIÓN DE LOS JÓVENES A MARÍA

(EN ROMA POR SAN JUAN PABLO II  2003)

«He ahí a tu Madre» (Jn 19, 27).
Es Jesús, oh Virgen María,
quien desde la cruz
nos quiso encomendar a ti,
no para atenuar,
sino para reafirmar
su papel exclusivo de Salvador del mundo.

Si en el discípulo Juan
te han sido encomendados
todos los hijos de la Iglesia,
mucho más me complace
ver encomendados a ti, oh María,
a los jóvenes del mundo.
A ti, dulce Madre,
cuya protección he experimentado siempre,
esta tarde los encomiendo de nuevo.
Bajo tu manto,
bajo tu protección,
todos buscan refugio.

Tú, Madre de la divina gracia,
haz que resplandezcan con la belleza de Cristo.
Son los jóvenes de este siglo,
que en el alba del nuevo milenio
viven aún los tormentos que derivan del pecado,
del odio, de la violencia,
del terrorismo y de la guerra.
Pero son también los jóvenes a quienes la Iglesia
mira con confianza, con la certeza
de que, con la ayuda de la gracia de Dios,
lograrán creer y vivir
como testigos del Evangelio
en el hoy de la historia.

Oh María,
ayúdales a responder a su vocación.
Guíalos al conocimiento del amor verdadero
y bendice sus afectos.
Sostenlos en el momento del sufrimiento.
Conviértelos en anunciadores intrépidos
del saludo de Cristo
el día de Pascua:  ¡La paz esté con vosotros!
Juntamente con ellos,
también yo me encomiendo
una vez más a ti.

Amén.

(Papa, San Juan Pablo II)

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén



MARTES 14
 DE MAYO  
Hoy es un día festivo para el Colegio, vamos a tener la ofrenda de flores a María, con este sencillo gesto queremos decirle a María: Gracias por su vida, gracias por habernos dado a Jesús, gracias por ser nuestra Madre, Ella, la BIENAVENTURADA, LA LLENA DE GRACIA.
Ayúdanos María a poner a Jesús tu Hijo y nuestro Señor, en el centro de nuestra vida.

ORACIÓN
Gracias Madre María.
Gracias por haberte abierto a la gracia,
y a la escucha de la Palabra, desde siempre.
Gracias por haber acogido en tu seno a Jesús,
el Hijo de Dios, el Salvador.
Gracias por haber mantenido tu “Hágase”
a acontecimientos de tu vida.
Gracias por tus ejemplos.
Gracias por tu sencillez,
por tu docilidad,
por tu capacidad de escucha,
por tu humildad,
por tu fidelidad,
por tu gran corazón,
y por todas aquellas virtudes que Dios te ha dado
y que quiere que nosotros
aprendamos de ti.
Gracias por tu mirada de Madre,
Porque siempre cuidas de nosotros,
por tu ternura, tu ayuda y por los consejos que nos das.
Gracias por tantas cosas buenas que vemos en ti.
Gracias por ser la Madre del Señor Jesús y nuestra. Amén.
¡Santa María Madre de Jesús y Madre Nuestra, ruega por nosotros!

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén


LUNES 13
DE MAYO
“Todas las generaciones me llamarán BIENAVENTURADA”(Lc 1, 48)
Ser bienaventurada significa ser feliz, una persona alegre que vive en Dios y por Dios, y así es María, BIENAVENTURADA, ALEGRE Y LLENA DE DIOS
Una tradición consistente sitúa a la Virgen María viviendo en Éfeso (Turquía), llevada por el Apóstol Juan, por mandato de Jesús mientras estaba en la cruz: "Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo y seguidamente dijo a Juan, ahí tienes a tu madre.». Después de la Ascensión de Jesucristo, su madre, la Virgen María, vivió en Jerusalén hasta pentecostés, y marcho a Éfeso con el apóstol Juan, hasta la edad de 63 años en que partió de este mundo.
Pidámosle a María que nos ayude también a nosotros a acoger el anuncio pascual de la resurrección, para llevarlo a lo concreto de nuestra vida cotidiana. Que la Virgen María nos regale la certeza de la fe, para que cada paso de nuestro camino, iluminado por la luz de la Pascua, sea bendición y alegría para nosotros y para los demás, en especial para los que más sufren.

ORACIÓN
María, ayúdanos a darnos cuenta de las maravillas que
Dios va haciendo en nosotros:
la vida, la familia, la educación, los amigos...
Ayúdanos a admirarnos con sencillez de lo bueno de cada día
y a ser sencillamente agradecidos.
Que no nos pueda el orgullo de ser más que los demás,
sino que sintamos el deber de poner lo que tenemos
al servicio de los demás.
Ojalá aprendamos que ‘amor con amor se paga’,
y hagamos de nuestra vida un acto de servicio a Dios y al prójimo.
¡Santa María BIENAVENTURADA, ruega por nosotros! AMÉN

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén




VIERNES 10 
 DE MAYO  
En la oración de esta mañana, traigamos a la memoria a las personas que nos acompañan cada día: nuestras familias, los compañeros, los profesores y profesoras, las personas que nos cuidan en el colegio o camino a él… Hagámosles presentes en el corazón a través de la memoria. 
Como Colegio católico, somos más haciendo llegar a nuestros barrios, a nuestras ciudades, a nuestras familias la Vida que Jesús Resucitado nos ha regalado en la Pascua.

Escuchamos la experiencia de Pascua y envío de los primeros discípulos. 
Hechos de los Apóstoles 1, 1-11 
En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús hizo y enseñó desde el comienzo hasta el día en que fue llevado al cielo, después de haber dado instrucciones a los apóstoles que había escogido, movido por el Espíritu Santo. Y ascendió al cielo. Se les presentó él mismo después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, apareciéndoseles durante cuarenta días, hablándoles del reino de Dios. Una vez que comían juntos, les ordenó que no se alejaran de Jerusalén: «aguardad que se cumpla la promesa del Padre, de la que me habéis oído hablar, porque Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo dentro de no muchos días».
Los que se habían reunido, le preguntaron, diciendo: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?». Les dijo: «No os toca a vosotros conocer los tiempos y los momentos que el Padre ha establecido con su propia autoridad; en cambio recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que va a venir sobre vosotros y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y “hasta los confines del mundo”». Dicho esto, a la vista de ellos, fue elevado al cielo, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Cuando miraban fijos al cielo, mientras él se iba marchando, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que ha sido tomado de entre vosotros y llevado al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse al cielo». Palabra de Dios Breve momento de silencio Gracias a tantas personas y comunidades cristianas, también nosotros hemos recibido lo que Jesús hizo y enseñó desde el comienzo hasta el día en que fue llevado al cielo, después de haber dado instrucciones a los apóstoles que había escogido, movido por el Espíritu Santo. Al igual que a los apóstoles, también se nos promete que “recibiremos la fuerza del Espíritu Santo que va a venir sobre nosotros y seremos sus testigos hasta los confines del mundo”. 

Oración de acción de gracias 
Gracias Dios Padre/Madre, por estar presente en toda persona, en nuestros colegios, en nuestra sociedad y en nuestro mundo. Gracias porque como personas cristianas estamos llamadas a hacer presente tu Reino. 
Gracias Jesús, porque nos invitas a caminar junto con otros, siempre en comunidad; porque nos animas a caminar en unión hacia cualquier dirección acompañándonos en la adversidad; por impulsarnos a encontrarte y celebrarte en la vida, la Vida con mayúsculas. 
Gracias Espíritu Santo, por acompañarnos en esta llamada que hemos recibido a través de nuestros Hermano Francisco de Asís, que como el, seamos semillas que van creciendo y haciendo presente el carisma capuchino en nuestra realidad actual, para seguir dando Vida y construyendo tu Reino. AMÉN
 JUEVES 9 
 DE MAYO 
Hoy 9 de mayo se cumplen los 40 días desde la Resurrección de Jesús, y como les había dicho ascendería al cielo, por eso la Iglesia celebra hoy la Solemnidad de la ASCENSIÓN. Hoy 9 de mayo también es el DIA MUNDIAL DE LA EDUCACIÓN CATÓLICA, Hace tres años, el Papa Francisco solicitó a las instituciones educativas promover el Día Mundial de la Educación Católica. Coincidiendo con la solemnidad de la Ascensión del Señor (40 días después de la Pascua), recordamos la misión que Jesús encomienda a la Iglesia: "Id y haced discípulos…" (Mt 28)
La idea de un Día Mundial de la Educación Católica fue adoptada en 2002 en el Congreso de la Organización Internacional de la Educación Católica (OIEC) en Brasilia. El Día fue relanzado por la OIEC y otras organizaciones el año 2021 con motivo de su vigésimo aniversario. 
Este año, la celebración tendrá lugar el 9 de mayo. Todos los colegios Católicos estamos invitamos a hacer este día 9 de mayo de 2024 un día festivo, recordar a Jesús Maestro y celebrar la alegría de educar en su nombre y enseñar, todo lo que El nos ha mandado.

Oración en el día de la EDUCACIÓN CATÓLICA
Señor, Jesús, 
haznos una comunidad educativa abierta, 
confiada y pacifica. 
Una comunidad entusiasta, 
que sepa cantar a la vida, 
vibrar ante la belleza, 
estremecerse ante el misterio y anunciar el reino de amor. 
Que llevemos la fiesta en el corazón 
aunque sintamos la presencia del dolor en nuestro camino, 
porque sabemos, Cristo Resucitado, 
que tu has vencido el dolor y la muerte. 
Que no nos acobarden las tensiones 
ni nos ahoguen los conflictos que puedan surgir entre nosotros/as, 
porque contamos, 
en nuestra debilidad, 
con la fuerza creadora y renovadora de tu Espíritu Santo. 
Regala a nuestra comunidad educativa 
una gran dosis de buen humor 
para que sepamos desdramatizar las situaciones difíciles 
y sonreír abiertamente a la vida. 
Haznos expertos/as en deshacer nudos y en romper cadenas, 
en abrir surcos y en arrojar semillas, 
en curar heridas y en mantener viva la esperanza. 
Concédenos ser testigos y profetas de la verdadera alegría. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MÁS INFORMACIÓN:
http://laudato.blogspot.com/2024/05/9-de-mayo-de-2024-dia-mundial-de-la.html

SEXTA SEMANA DE PASCUA 
Del 6 al 10 de mayo
MIÉRCOLES 8
DE MAYO
No hay rincones “sin Dios”. Si los hay, es porque allí no ha llegado aún un creyente. La evangelización nace de la fuerza de la resurrección. No es celo que tenemos; es el celo que Dios tiene de darse a conocer a todos y del que nos hace partícipes. Nuestra tarea está dentro de la tarea dejada a la Iglesia. Lo que hacemos se conjuga en plural: Id, haced, bautizad…

ORACIÓN
Cuando brilla el sol,
Cuando es noche oscura.
Cuando se masca tu presencia,
Cuando abruma tu ausencia.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando cuesta ir,
Cuando cuesta hacer discípulos.
Cuando asalta el miedo,
Cuando da ganas de dar marcha atrás.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no interesa nuestra oferta,
Cuando nos dicen “mañana te escucharé”.
Cuando hacemos “chiringuitos privados”,
Cuando creemos que todo depende de nosotros.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando el cielo está lejos,
Cuando la tierra es desierto.
Cuando llega el pesimismo,
Cuando solo vemos cizaña.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando miramos al cielo y no pisamos tierra.
Cuando pisamos tierra y no miramos al cielo.
Cuando sin ti nos apañamos.
Cuando evangelizamos sin ti.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no nos lo creemos.
Cuando no te sentimos.
Cuando en silencio lloramos desolados.
Cuando buscamos tu presencia.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando olvidamos todo y de ti nos olvidamos.
Cuando estás y nuestras manos no te alcanzan.
YO ESTOY CON VOSOTROS
.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.
MARTES 7
DE MAYO
No hay rincones “sin Dios”. Si los hay, es porque allí no ha llegado aún un creyente. La evangelización nace de la fuerza de la resurrección. No es celo que tenemos; es el celo que Dios tiene de darse a conocer a todos y del que nos hace partícipes. Nuestra tarea está dentro de la tarea dejada a la Iglesia. Lo que hacemos se conjuga en plural: Id, haced, bautizad…

ORACIÓN
Cuando brilla el sol,
Cuando es noche oscura.
Cuando se masca tu presencia,
Cuando abruma tu ausencia.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando cuesta ir,
Cuando cuesta hacer discípulos.
Cuando asalta el miedo,
Cuando da ganas de dar marcha atrás.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no interesa nuestra oferta,
Cuando nos dicen “mañana te escucharé”.
Cuando hacemos “chiringuitos privados”,
Cuando creemos que todo depende de nosotros.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando el cielo está lejos,
Cuando la tierra es desierto.
Cuando llega el pesimismo,
Cuando solo vemos cizaña.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando miramos al cielo y no pisamos tierra.
Cuando pisamos tierra y no miramos al cielo.
Cuando sin ti nos apañamos.
Cuando evangelizamos sin ti.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no nos lo creemos.
Cuando no te sentimos.
Cuando en silencio lloramos desolados.
Cuando buscamos tu presencia.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando olvidamos todo y de ti nos olvidamos.
Cuando estás y nuestras manos no te alcanzan.
YO ESTOY CON VOSOTROS
.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

LUNES 6
DE MAYO
Comenzamos la sexta semana de Pascua, justo en la recta final de la Cincuentena pascual, que acabará con pentecostés. Pero antes de enviar Jesús su espíritu, no dará la ultima indicación: "Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos".
Este mundo nuestro es lugar de Dios y hacemos visible a Dios los que creemos en él, los que estamos en el mundo. Este mundo es “nuestro trocito de mundo” que repercute en todo el conjunto. Jesús se va y nos deja tarea. Como hace siempre, Dios deja tarea, pero no dice cómo realizarla. O sí, lo dice. La metodología de Dios no son métodos, sino la forma de vivir que llevemos. Eso anuncia a Dios.

ORACIÓN
Cuando brilla el sol,
Cuando es noche oscura.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando se masca tu presencia,
Cuando abruma tu ausencia.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando cuesta ir,
Cuando cuesta hacer discípulos.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando asalta el miedo,
Cuando da ganas de dar marcha atrás.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no interesa nuestra oferta,
Cuando nos dicen “mañana te escucharé”.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando hacemos “chiringuitos privados”,
Cuando creemos que todo depende de nosotros.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando el cielo está lejos,
Cuando la tierra es desierto.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando llega el pesimismo,
Cuando solo vemos cizaña.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando miramos al cielo y no pisamos tierra.
Cuando pisamos tierra y no miramos al cielo.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando sin ti nos apañamos.
Cuando evangelizamos sin ti.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no nos lo creemos.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando no te sentimos.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando en silencio lloramos desolados.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando buscamos tu presencia.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando olvidamos todo y de ti nos olvidamos.
YO ESTOY CON VOSOTROS.

Cuando estás y nuestras manos no te alcanzan.
YO ESTOY CON VOSOTROS
.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.





SEMANA V DE PASCUA
Del 29 de abril al 3 de mayo
VIERNES 3
DE MAYO
Hoy celebramos "La invención de la Vera Cruz", una fiesta que tiene lugar el 3 de mayo. Invención, significa del latín, descubrir la verdadera cruz donde Cristo fue crucificado. Santa Elena es la creadora de esta devoción universal en el año 326 durante la peregrinación que realizó en Jerusalén. La leyenda se remonta a una batalla del emperador Constantino con unos bárbaros del río Danubio Un sueño en el que se la apareció la cruz con el lema ‘In hoc signo vincis’, vencerás con esta señal, le hizo construir una gran cruz que colocó al frente de su tropa y que llegó a ganar. A raíz de ello se construyeron iglesias y se convirtió al cristianismo, mientras que su madre viajó a Tierra Santa para encontrar el leño.

Una vez que Santa Elena alcanzó ese lugar encontró tres cruces, y para saber cuál era la verdadera, colocaron una mujer muy enferma en dos de ellas, pero al colocarla en la tercera, sanó milagrosamente. Este hecho ocurrió un 3 de mayo, siendo la fecha que la iglesia eligió para la celebración.
En muchos lugares de España, incluida Caravaca de la Cruz, la cruz es adornada de flores para ser colocada en una plaza, una calle o un patio y las personas se reúnen en torno a ella para compartir unos ratos de convivencia. Son celebraciones datadas del siglo XVII, denominada como cruz de mayo. 

Oración
Señor Jesús, en este día en que recordamos la cruz de tu Pasión, 
ayúdanos a reconocer el inmenso amor que nos tienes.
Tú, Señor, entregaste tu vida por nuestra salvación, y nos has señalado un sendero por recorrer: solo quien entrega, podrá recibir.
Ayúdame a acoger el inmenso don de tu amor,
y a seguirte en el camino de la cruz, que es paso para la resurrección. Amén


Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

EN ESTE ENLACE TIENES MÁ INFORMACIÓN SOBRE LA FIESTA DE HOY:

LUNES 29
DE ABRIL

SABIDURIA Es el don de entender lo que favorece y lo que perjudica al proyecto de Dios. Él fortalece nuestra caridad y nos prepara para una visión plena de Dios. El mismo Jesús nos dijo: “Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros” (Mt 10, 19-20). 

Escucha con atención esta narración. 
AFILAR EL HACHA 
En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable y éste, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensárselo y le dijo que podía empezar al día siguiente. Durante su primer día en la montaña trabajó duramente y cortó muchos árboles. El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción fue escasamente la mitad del primer día. El tercer día se propuso mejorar su producción. Desde el primer momento golpeaba el hacha con toda su furia contra los árboles. Aun así, los resultados fueron nulos. Cuando el leñador jefe se dio cuenta del escaso rendimiento del joven leñador, le preguntó: -¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha? El joven respondió: -Realmente, no he tenido tiempo... He estado demasiado ocupado cortando árboles...

ORACIÓN
En la tierra nueva las casas no tienen llaves ni los muros rompen el mundo. 
Nadie está solo. No se habla mucho del amor, 
pero se ama con los ojos, las manos, y las entrañas. 
Las lágrimas son fértiles, la tristeza se ha ido para no regresar, 
y se ha llevado con ella la pesada carga del odio y los rencores, 
la violencia y el orgullo. 
Es extraña la puerta que abre esa tierra: 
es la sangre derramada de quien se da sin límite, 
es la paciencia infinita de quien espera en la noche, 
es la pasión desmedida de un Dios entregado por sus hijos; 
nosotros, elegidos para habitar esa tierra nueva. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 30
DE ABRIL
ENTENDIMIENTO Es el don divino que nos ilumina para aceptar las verdades reveladas por Dios. Mediante este don, el Espíritu Santo nos permite escrutar las profundidades de Dios, comunicando a nuestro corazón una particular participación en el conocimiento divino, en los secretos del mundo y en la intimidad del mismo Dios. El Señor dijo: “Les daré corazón para conocerme, pues yo soy Yahveh” (Jer 24,7).


ORACIÓN
Esperaré a que crezca el árbol y me dé sombra. 
Pero abonaré la espera con mis hojas secas. 
Esperaré a que brote el manantial y me dé agua. 
Pero despejaré mi cauce de memorias enlodadas. 
Esperaré a que apunte la aurora y me ilumine. 
Pero sacudiré mi noche de postraciones y sudarios. 
Esperaré a que llegue lo que no sé y me sorprenda 
Pero vaciaré mi casa de todo lo enquistado. 
Y al abonar el árbol, despejar el cauce, 
sacudir la noche y vaciar la casa, 
la tierra y el lamento se abrirán a la esperanza. AMÉN
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 2 DE MAYO

El 2 de mayo se celebra el Día Internacional del contra el Bullying o el Acoso Escolar, con el objetivo de concienciar sobre el riesgo del acoso escolar y el bullying en los niños y jóvenes a nivel mundial, así como buscar los mecanismos para evitar este mal, que hoy, se ha convertido en un terrible peligro para la población infantil y juvenil.
Pedimos en la oración de hoy, ser HERMANOS, saber PERDONAR Y saber RESPETAR A TODOS POR IGUAL SEAN COMO SEAN y a acompañar a todos aquellos que sufren aislamiento, soledad porque alguien lo haya decidido por el hecho de pensar que es mejor que nadie, no tenemos derecho a molestar a nadie por el simple hecho de pensar que es un juego o de sentirnos fuertes.

ORACIÓN 
Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: 
donde haya odio, ponga yo amor, donde haya ofensa, ponga yo perdón, 
donde haya discordia, ponga yo unión, 
donde haya error, ponga yo verdad, 
donde haya duda, ponga yo la fe, 
donde haya desesperación, 
ponga yo esperanza, donde haya tinieblas, 
ponga yo luz, donde haya tristeza, 
ponga yo alegría. 
Oh Maestro, que no busque yo tanto ser consolado como consolar, ser comprendido como comprender, ser amado como amar. 
Porque dando se recibe, olvidando se encuentra, perdonando se es perdonado, y muriendo se resucita a la vida eterna. AMEN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



SEMANA 4ª DE PASCUA DEL 22 AL 26 DE ABRIL
“Crecer en la conciencia de que todos vivimos 
en una casa común como miembros de una única familia” (Monseñor Bruno-Marie Duffè)
SEMANA DE LA TIERRA
LUNES 22
DE ABRIL
Hoy, Día Internacional de la Madre Tierra comenzamos la SEMANA DEDICADA A LA TIERRA EN NUESTRA ORACIÓN
Hace cincuenta y cuatro años, el 22 de abril de 1970, tuvo lugar el primer Día de la Tierra. Esa fecha miles de ciudadanos de todo el mundo, salieron a las calles para protestar contra la ignorancia medioambiental y para demandar un mayor compromiso socio-ecológico con nuestro planeta. Desde el año 2009, el 22 de abril fue asumido como el “Día Internacional de la Madre Tierra”, por una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En el 2015 el papa Francisco publicó su encíclica “Laudato si” (Alabado seas), en donde el Papa Francisco reflexiona sobre el cuidado de la creación, centrada en el planeta Tierra como la “casa común” y lugar en el que vive toda la humanidad. 

“La celebración de esta jornada mundial dedicada a nuestra responsabilidad respecto a la tierra, en este tiempo de Pascua, es una ocasión para animarnos en el cuidado de la casa común y formar parte de ella; para que asumamos la fragilidad de nuestra humanidad y nos vincule con todos los demás seres de la Creación, para que escuchemos “tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”.

Esta jornada también “nos invita a preguntarnos con sinceridad, a analizar con urgencia y a analizar la situación actual por la que pasa nuestro planeta”, “es el gran desafío al que tenemos que enfrentarnos, lo cual ha de pasar por considerar los problemas del cuidado del medio ambiente como un camino para tejer nuestras relaciones con una solidaridad renovada, no solo entre naciones sino también entre individuos, ya que Dios ha dado los frutos de la tierra a todos los seres humanos, por lo que su uso implica una responsabilidad personal hacia la humanidad en su conjunto, particularmente hacia los más necesitados y hacia las generaciones futuras”.

ORACIÓN POR NUESTRA TIERRA 
Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. AMÉN
(Papa Francisco, Laudato Si 2015)
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

SEMANA DE LA TIERRA
MARTES 23
DE ABRIL

El planeta también padece los conflictos armados. Las guerras, no en vano, suponen una amenaza directa a la conservación y preservación de nuestro entorno, y es una verdad tan inapelable que incluso hay una efeméride para recordar su importancia (el 6 de noviembre se conmemora el Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados). En tiempos de guerra, la naturaleza sufre la degradación que dejan tras de sí las acciones militares. La tala de árboles o los incendios ponen en peligro la biodiversidad o los ecosistemas naturales, las armas arrojan gases tóxicos y partículas al aire y filtran materiales pesados en el agua y en el suelo, y las bombas provocan profundas marcas en los paisajes.
Por todo ello, el Derecho Internacional Humanitario expone que hay que proteger el medio ambiente natural y limitar los daños que se le causen, no solo porque el medio ambiente sostiene la vida humana, sino también por su valor intrínseco. Así, el Derecho Internacional Humanitario prohíbe el uso del medio ambiente como arma, esto es, prohíbe los ataques deliberados contra el medio ambiente natural, y en particular la destrucción de recursos naturales y el uso de técnicas de modificación ambiental (tales como el empleo de herbicidas para alterar el equilibrio ecológico de una región). 

ORACIÓN POR NUESTRA TIERRA 
Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. AMÉN
(Papa Francisco, Laudato Si 2015)
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

SEMANA DE LA TIERRA
MIÉRCOLES 24
DE ABRIL

Dichosos, los pobres y humildes, indefensos, desdichados y oprimidos de la tierra; los que ponéis a la luz que la «civilización del progreso» y la «sociedad de la abundancia» están llenos de engaños, y declaráis que el ser humano, con todo su poder y con todas sus riquezas, no se basta a sí mismo; los que vivís aceptando que nada es verdaderamente vuestro -por muchas cosas que tengáis- salvo el amor; que devuelve la armonía al mundo. Os digo que ya poseéis el gozo del Reino de Dios.
Dichosos, porque sabéis disfrutar de la Naturaleza, y de todas sus ofrendas sin ejercer violencia ni generar destrucción; los que no os aprovecháis de la noche para pisar la hierba o matar los pájaros; los que no usáis la fuerza para ahogar el rumor del mar, ni para romper el éxtasis de la belleza; los que trabajáis siguiendo el ritmo de la vida. En verdad os digo que poseeréis la tierra. 
Dichosos, los que lloráis y sufrís por la miseria de tantos, por los campos asolados, por las especies olvidadas...Los que reconocéis que formáis parte-aunque una parte muy pequeña-del universo y lográis que toda su sinfonía se encienda y resuene en vuestro ser diminuto. Vuestras lágrimas beberán la luz de las estrellas, y vuestro sufrimiento expondrá al sol de Dios vuestro corazón. 
Dichosos, los que tenéis hambre y sed de un orden más justo...y no os conformáis con no participar, de cualquier modo, en la degradación del hombre y su morada, sino que buscáis con esfuerzo la superación de todo egoísmo, de toda injusticia, de toda violencia, hasta hacer de la tierra lugar de la vida, herencia fraterna. Os digo que participáis del gozo del Creador. 
Dichosos, cuando prestáis ayuda a todo ser que alienta y procuráis su dominio con sabiduría y amor, cuando cultiváis con humildad la bondad de las cosas, cuando recuperáis la rama herida y devolvéis al aire al pájaro caído: los que no lleváis vuestro trabajo como un yugo, sino como encuentro de vuestra libertad con la libertad del universo. Dios mismo os prestará ayuda. 
Dichosos, los que tenéis los ojos limpios y ponéis sin temor el corazón a la intemperie; los que os entregáis con las fuentes, camináis con los ríos y miráis en la noche más allá de las estrellas; los que juntáis las manos para recoger la lluvia, los que no teméis del viento que ahogue vuestra voz. Porque en el reflejo de cada criatura encontraréis el reflejo del buen Dios. 
Dichosos, los que, como niños, dais de comer a las palomas en las plazas del mundo; los que desmanteláis los mísiles que amenazan a los pueblos; los que no os apuntáis a las guerras aunque os llamen cobardes; los que os ponéis delante de los tanques enarbolando una bandera blanca; los que con vuestra lucha y vuestro amor desbaratáis las semillas de toda violencia. Porque estáis animados por el Espíritu de Dios. 
Dichosos, los que sois perseguidos por ser fieles a la tierra; los que, por respetar su armonía, sufrís el látigo de la incomprensión; los que no os resignáis a vivir en una tierra extraña, donde mueren sin sentido el águila y el hombre, la risa y el paisaje; los que, en cada rincón de este planeta, descubrís la belleza y descalzáis vuestros pies, pues cada rincón es sagrado; los que decís que es posible una tierra hermana. Dios mismo será vuestra tierra. 
Dichosos, seréis, si aprendéis a vivir sin matar, a crecer sin destruir, a caminar sin dejar desiertos detrás de vuestros pasos. Estad alegres y contentos, aunque tengáis que sufrir por ello. Vosotros hacéis posible la Tierra Nueva. 

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


SEMANA DE LA TIERRA
JUEVES 25
DE ABRIL
Hay un proverbio africano que dice: “Si quieres ir rápido, ve solo; si quieres llegar lejos, ve acompañado“. Nosotros, los humanos, creamos colectivamente nuestra realidad, tanto por nuestras acciones como por nuestra falta de acción. Por tal razón, sólo encontraremos la forma de salir de esta crisis ecológica, si vamos juntos. Parece como si las crisis, inevitablemente, sean el medio para un proceso de aprendizaje de la humanidad. Podemos esperar hasta que los problemas empeoren, con la esperanza de realizar los cambios apropiados cuando la crisis toque fondo. O podemos actuar ahora, aprovechando la oportunidad que se nos ofrece para profundizar en nuestra empatía y cooperar mejor con los demás y con la vida misma. 

ORACIÓN
Para hacer pueblo y tierra todos valemos, sabemos y podemos. 
Si tienes cinco, pon cinco si tienes dos, pon dos si tienes uno, pon uno si eres ciego, sostén al que es cojo si eres cojo, sostén al que es ciego si eres cojo y ciego, aún puedes cantar y no es poco en tiempos de desencanto 
Sé valiente y humilde para descubrir y reconocer tu don acéptalo y acéptate a ti mismo con él. 
Si Dios te dio corazón que tu corazón no falte en la hora de la fraternidad. 
Si Dios te dio alegría que tu alegría no falta en la fiesta de los pobres. 
Si Dios te hizo reflexivo que tu reflexión no falte a la hora de medir los pasos para conseguir un mañana mejor. ¡¡Anímate!! ¡¡Juntos hacemos tierra!! AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


SEMANA DE LA TIERRA
VIERNES 26
DE ABRIL

La conversión ecológica
La respuesta del Papa Francisco es contundente: “debemos decidir transformar nuestros corazones, nuestros estilos de vida y las políticas públicas que gobiernan nuestra sociedad”.
Para transformar los “corazones” el Papa recuerda un factor esencial “la conversión ecológica”, que san Juan Pablo II —recuerda Francisco en el mensaje— nos instó a realizar: “la renovación de nuestra relación con la creación, de modo que no la consideremos ya como un objeto del que aprovecharnos, sino por el contrario, la custodiemos como un don sagrado del Creador”.

En cuanto a la transformación de los “estilos de vida”, el Papa invita a admirar gratamente al Creador y su creación y desde allí: “arrepintámonos de nuestros pecados ecológicos’’.
“Con la ayuda de la gracia de Dios, adoptemos estilos de vida —recomienda Francisco— que impliquen menos desperdicio y menos consumos innecesarios, sobre todo allí donde los procesos de producción son tóxicos e insostenibles”

Oración por la tierra
Dios omnipotente,
que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas,
Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza.
Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie.
Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos.
Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra.  Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a
 contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por
 la justicia, el amor y la paz.







LUNES 15
DE ABRIL
El grano de mostaza creció y se convirtió en árbol Decía Jesús: «¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas». Y añadió: «¿A qué compararé el reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta». Lucas 13, 18-21

Oramos juntos 
En los momentos difíciles de nuestra vida, 
míranos con misericordia, Señor. 
Cuando estamos ciegos y ofuscados, 
llénanos con tu luz. 
Cuando tropezamos y caemos, 
tómanos con tus manos de Buen Pastor. 
Cuando nos extraviamos, 
recuérdanos que Tú eres el camino. 
Cuando ascendemos las montañas de la vida, 
danos la fuerza de tu aliento. 
Cuando caminamos sedientos, 
llévanos a manantiales de agua abundante. 
Cuando olvidamos tu llamada, 
susurra nuevas promesas a nuestros oídos. 
Cuando desfallecemos de cansancio, 
ofrécenos tu Pan de Vida. 
Cuando se entrecruzan falacias y mentiras haz resonar tu Palabra que es verdad. Señor, al inicio de nuestro trabajo, te pedimos que nos ilumines para que seamos fieles a tu Palabra. 
Señor, que crezcamos hasta dar fruto; que ofrezcamos a todos la alegría de un trabajo compartido y hecho con amor. 
Ayúdanos a ser levadura en medio de la masa del mundo. 
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 16
DE ABRIL
Los creyentes vivían unidos y tenían todo en común. Vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno. Acudían al Templo todos los días con perseverancia. Y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo. El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar. Hechos de los apóstoles 2,44-47

Oramos juntos 
Si puedo hacer, hoy, alguna cosa, 
si puedo realizar algún servicio, 
si puedo decir algo bien dicho, 
dime cómo hacerlo, Señor. 
Si puedo animar a quien está abatido, 
si puedo dar fuerzas a mi prójimo, 
si puedo alegrarlo con mi canto, 
dime cómo hacerlo, Señor. 
Si puedo ayudar a quien sufre, 
si puedo aliviar alguna carga, 
si puedo irradiar más alegría, 
dime cómo hacerlo, Señor. 
Si puedo levantar a quien cayó, 
si puedo convocar a la esperanza, 
si puedo compartir vida y sendero, 
dime cómo hacerlo, Señor. 
Padre de la vida y del amor que nos has unido en tu nombre para que santifiquemos la vida y el trabajo. Enséñanos a vivir siendo testigos de tu perdón y solidaridad. Danos fortaleza para que nunca devolvamos mal por mal. Concédenos tu amor para que vivamos en fraternidad. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 17
DE ABRIL
«El Reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas». Lc 4,18-19

Oramos juntos 
Señor del tiempo y los milenios, 
Tú posees la paz y nos la brindas. 
Derrámala abundante sobre todos; 
inunda con la paz toda la tierra. 
Paz que brota de la justicia y es dignidad. 
Paz que nace en lo profundo de cada persona y ahoga los odios y las guerras. 
Paz necesaria como el pan compartido. 
Tu paz, Señor, tu paz, que no la nuestra; 
la paz que anida en la naturaleza, la paz de los espacios infinitos, 
la paz del corazón y la armonía. 
No queremos la paz del satisfecho, 
ni la del autosuficiente y ambicioso, 
ni de la del indiferente, 
ni la del pendenciero o el violento. 
Danos tu paz, Señor, 
y que ella sea maestra de la nuestra. 
Paz en el amor, en la justicia, paz de todos, con todos, y ¡contigo!
Al inicio de nuestros trabajos, te damos las gracias Señor. Que todos nuestros esfuerzos contribuyan a hacer crecer tu Reino. Que tu Palabra sea semilla que echa raíces en nuestra tierra. Que esta jornada que ahora comienza nos traiga paz y serenidad, esperanza y alegría. Danos la fuerza suficiente para caminar por tus sendas. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 18
DE ABRIL
En aquel tiempo, dijo Jesús: «Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estrago y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. 
Juan 10,11-18

Oramos juntos
Así dice el Señor: Mirad mi elegido a quien sostengo; el educador a quien prefiero. Sobre él he puesto mi Espíritu para que sea como luz que brilla en medio de la noche por donde fueron dispersados tantos niños y jóvenes. No gritará por las calles que educar es un asunto sin sentido. No andará por ahí proclamando que todo está perdido y que los chicos y chicas de hoy no tienen solución. Hará de la pedagogía una herramienta para construir un futuro nuevo y mejor. No quebrará la caña cascada, ni romperá las frágiles esperanzas de esos niños y jóvenes que están a punto de derrumbarse, porque no tienen una mano amiga que les ayude a crecer. Mirará con afecto los corazones jóvenes. Inventará mil cosas nuevas para devolver las ganas de vivir a esos pequeños y adolescentes, que teniendo pocos años, ya conocen el dolor de la vida. Yo, el Señor, le he tomado de la mano, le he elegido y le he hecho buen pastor para un pueblo de jóvenes.
Padre, te damos gracias porque nos llamas cada día a construir un mundo nuevo. Gracias porque nos invitas a mirar con esperanza el futuro. Que tu mano nos sostenga en la vocación a la que hemos sido llamados. Pon en nosotros la ternura, la fortaleza y la misericordia del Buen Pastor. Te lo pedimos por Jesús, Hijo tuyo y Señor nuestro. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

VIERNES 19
DE ABRIL
Me preguntaba estos días qué sentido tienen los cincuenta días del tiempo pascual para mí. No es más que dar sentido auténtico a mi propia vida: los problemas, el agotamiento cotidiano, la enfermedad, las dificultades económicas, la tristeza, la soledad, la insatisfacción, el desprecio de unos, las contrariedades del día a día o cualquier sufrimiento que surgen a lo largo del camino son pequeños pasos que insertos en este tiempo pascual me llevan al encuentro del resucitado. Pero para ello, todas estas dificultades y contrariedades diarias han de convertirse en el retal con el que tejer mi existencia como cristiano, el hilo con el que coser mi vivir en Cristo. En este tiempo es necesario descubrir y vivenciar de manera auténtica el sufrimiento, la decepción, la contrariedad o los desengaños diarios, la tristeza o la desilusión, el aparente silencio de Dios, el desierto que a veces es la vida, la incomunicación, el cansancio del corazón…; y es imprescindible comprender que es necesario aceptar todo esto como parte de mi caminar, de mi purificación, como camino para alcanzar la añorada paz y la complacencia en el amor de Dios. Y, esperar, al final del camino la luz del Espíritu en Pentecostés. 

El mundo exige que los cristianos vivamos de manera auténtica la Pascua; que demos testimonio radical de lo que somos, dejar claro que ¡Jesucristo ha resucitado! para curar esas heridas que son el materialismo, la envidia, la injusticia, la mentira, la soberbia, el consumismo, la avidez por el dinero o el poder, la falta de respeto por la religión… todas las lacras que fragmentan la vida de nuestro entorno, una vida que necesita de manera urgente recibir un mensaje de esperanza, de amor, de paz, de justicia y de salvación. Y ese mensaje sólo puede surgir de la fe, amparada por el empuje que nos confiere el Espíritu del Cristo resucitado al que tan unidos debemos estar en este tiempo pascual. 

oración 
¡Señor, Tú que has resucitado y nos das la luz de la vida, ayúdame a avanzar en este tiempo de Pascua! 
¡Hay demasiadas cosas por hacer y pocas horas para hacerlo! 
¡Ayúdame, Señor, con la fuerza de tu Espíritu, a buscar los frutos de la Resurrección! 
¡Te agradezco, Señor, por la fe que me une más a Ti! 
¡Te doy gracias, Señor, por dejar tu impronta en mi corazón! 
¡Te doy gracias, Señor, por aceptarme cerca de ti! 
¡Quiero dar frutos, Señor! 
¡Convierte, Señor con la fuerza de tu Espíritu, mi esterilidad en fecundidad! 
¡Dame la fuerza para vencer los miedos ni desesperar! 
¡Para no dispersarme de lo esencial! 
¡Para no caminar en solitario! 
¡La hora del Espíritu está cercana, Señor, y se acerca la hora de la verdad! 
¡Del envío! 
¡Te adoro en Espíritu y Verdad, Señor! 
¡Creo y espero, Señor! 
¡Quiero hacer nueva mi vida, Señor, después de tu resurrección! 
¡Tú me envías a proclamar tu resurrección, la paz, la verdad y la alegría! 
¡Aquí me tienes, Señor, para hacer siempre tu voluntad! AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.




LUNES 8
DE ABRIL

Oración de Pascua


«Resucitó el Señor, Aleluya !

Resucitó el Señor.

Tú eres el fuego del amor que incendia nuestros corazones.

SEÑOR, que resuciten mis manos para que sean delicadas y sepan dar.

SEÑOR, que resuciten mis ojos para que sepan ver al necesitado

y para que los demás se sientan felices por mi modo de mirarles.

SEÑOR, que resuciten mis oídos para que sepan oír tu voz

y no queden sordos a las voces que llaman y piden comprensión.

SEÑOR, que resucite mi boca para que dé testimonio de Ti

y consiga despertar sonrisas.

SEÑOR, que resucite mi corazón para que sea templo vivo de tu Espíritu

y sepa dar calor y refugio, que sea generoso en perdonar y comprender

y aprenda a compartir dolor y alegría con un gran amor.

DIOS mío, dispón de mí con todo lo que soy y con todo lo que tengo.

Que mi vida tenga el sabor y el perfume de Jesús Resucitado.

Amén..»

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 9
DE ABRIL


Oración de acción de gracia pascual


“Es justo que aclamemos tu nombre, Padre santo,


y te bendigamos de corazón,

es lo que nos corresponde hacer

en esta fiesta de resurrección y vida.

Aunque todavía vivimos en una penumbra de fe,

te damos gracias porque vislumbramos ya

un amplio horizonte de esperanza.

Hoy celebramos la pascua,

el paso por nuestra historia de Jesús

y cantamos gozosos el aleluya.

Creemos que él sigue viviendo en Ti,

de igual forma que Tú, su Padre y fuente de vida,

viviste siempre en él.

Jesús nos ha descubierto que esta fiesta también puede ser nuestra propia pascua de liberación

si pasamos de nuestros egoísmos

y nos decidimos a vivir plenamente para los hermanos.

Gracias, Padre Dios.

Por todo ello te bendecimos

y cantamos en tu honor este himno de alegría.”

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


MIÉRCOLES 10
DE ABRIL

Danos tu corazón
Que el Señor nos acompañe al comenzar este día.
Que vaya delante de nosotros para iluminar el camino.
Que camine a nuestro lado para ser siempre nuestro amigo.
Que vaya detrás de nosotros para protegernos de cualquier daño.
Que sus brazos cariñosos estén debajo de nosotros para sostenernos
cuando el camino sea duro y estemos cansados.
Que esté con nosotros para cuidar a todos los que amamos.
Que viva en nuestro corazón para darnos su alegría y su paz.

Padre bueno:
Danos un corazón de POBRE; capaz de amar, para abrirse y entregarse.
Danos un corazón PACIENTE; capaz de amar, viviendo esperanzados.
Danos un corazón PACIFICO; capaz de amar, sembrando la paz en el mundo.
Danos un corazón JUSTO; capaz de amar la justicia.
Danos un corazón MISERICORDIOSO; capaz de amar, comprendiendo y perdonando.
Danos un corazón SENSIBLE; capaz de amar, llorando sin desalientos.
Danos un corazón PURO; capaz de amar, descubriendo a Dios en el ser humano.
Danos un corazón FUERTE; capaz de amar, siendo fiel hasta la muerte.
Danos tu corazón.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 11
DE ABRIL

ORACIÓN
Jesús resucitado, que sienta la PAZ que me muestras y derramas en cada instante de mi vida. Esa PAZ que no puede dar el mundo. Que no se cierren mis “puertas” por el miedo. Que me aferre al Espíritu que me regalas, para vivir intensamente el compromiso de sentirme mirado por ti, amado por ti, llamado por ti, enviado por ti… Señor mío y Dios mío, perdona mis debilidades, mis dudas, mis temores, porque aun siendo a veces como Tomás, deseo buscarte, estar contigo, escucharte, servirte… Porque aunque me encierre en mis silencios o en mis ruidos, en mis comodidades o en mis ocupaciones… Tú sabes cómo entrar en mi vida, cómo hacerla distinta, cómo insuflar aire en mis vacíos y oxigenar mi alma con tu PRESENCIA fortalecedora, pacificadora, revitalizadora…
Que la fuerza de tu Resurrección me alcance, impulse mi Fe, mi permanencia en Ti, y aliente mi compromiso por servirte, viviendo al servicio de mi prójimo, de mis hermanos y hermanas, de los más frágiles y vulnerables… y pasar como tú, haciendo el bien. Tu Amor será mi fuerza para dar testimonio de ti, con mi estilo de ser, obrar y vivir. Así podré mostrar que tu resurrección me ha alcanzado y transformado… Y podré decir como Pedro: “¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva.” 1Pe 1,3

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


VIERNES 12
DE ABRIL
DOMINGO III DE PASCUA
“ASÍ ESTABA ESCRITO: EL MESÍAS PADECERÁ Y RESUCITARÁ DE ENTRE LOS MUERTOS AL TERCER DÍA”

Oración de los Discípulos del Resucitado

Señor Jesús, desde hoy, me llamas a ser discípulo tuyo. 
Me llamas a no tener miedo. 
Cuando aprenda a compartir mis bienes con los necesitados, 
sé Señor que vives en mí resucitado. 
Si soy capaz de consolar a quien sufre a mi lado, 
sé Señor que vives en mí resucitado; 
si respeto a los que tengo más cerca, 
sé Señor que vives en mí resucitado; 
si soy capaz de desprenderme de mis máscaras y de mis egoísmos, 
sé Señor que vives en mí resucitado; 
si me comporto ejemplarmente en mi vida familiar, 
espiritual, profesional y social, 
sé Señor que vives en mí resucitado. 
Si soy capaz de no caer una y otra vez en la misma piedra de mis pecados, 
sé Señor que vives en mí resucitado; 
si tengo la generosidad de entregarme a Tí de corazón, 
sé Señor que vives en mí resucitado; 
si estoy dispuesto a dar mi tiempo por los demás, 
sé Señor que vives en mí resucitado. 
Si soy capaz de mirar la realidad con Tus ojos y no según mis necesidades, 
sé Señor que vives en mí resucitado; 
si aprendo a escucharte cuando me hablas, 
a ponerme en la disposición interior del silencio y estar atento a lo que me quieres decir, 
sé Señor que vives en mí resucitado. 
Te pido, Señor, que el aleluya pascual resuene profundamente en mi corazón, 
de modo que no sea una mera palabra sino la expresión de mi misma vida: 
mi deseo de alabarte y actuar como un verdadero «resucitado»
AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.






QUINTA SEMANA DE CUARESMA
DEL 15 AL 22 DE MARZO
LUNES 18
DE MARZO
34 día de Cuaresma
Entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos griegos; estos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban: «Señor, queremos ver a Jesús». Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó: «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto.
El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna.
El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo honrará. Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?:
"Padre, líbrame de esta hora". Pero si por esto he venido, para esta hora: Padre, glorifica tu nombre».
Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo». La gente que estaba allí y lo oyó, decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel. Jesús tomó la palabra y dijo: «Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el príncipe de este mundo va a ser echado fuera.

Comentario del evangelio
A veces, nos enfocamos tanto en nuestras propias cosas que olvidamos mirar a nuestro alrededor y ser amables con los demás. ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Recuerdas un momento en el que estabas tan ocupado con tus cosas que olvidaste prestar atención a las personas a tu alrededor?

Hoy, Jesús nos habla sobre ser como un pequeño grano de trigo. ¿Sabes lo que nos quiere decir con esto? ¡Nos está enseñando algo muy importante! Nos dice que es valioso pensar en los demás y no solo en nosotros mismos. Cuando ayudamos y compartimos con los demás, Jesús está con nosotros. ¿Cómo podemos estar más atentos a los demás?

Actuar
¿Qué podemos hacer para ser como el grano de trigo para dar fruto?

ORACIÓN
Quiero seguirte, Señor,
quiero perder la vida, el poder, el prestigio,
la imagen, las mil cosas que acaparo.
Quiero renacer a la sencillez,
a la escucha atenta a la vida del otro,
a que me importe tanto lo suyo como lo mío,
a que me duela todo dolor de mis hermanos,
a mostrarme pequeño y frágil, como soy,
a compartir mis dudas,
mis miedos y fracasos,
a triunfar todos juntos,
a lograr en común,
a regalarme hasta el último rincón de mi ser.
Ayúdame, Señor, a dar mi vida,
mi tiempo, mis cosas y mi yo.
En tus manos me pongo,
haz de mí lo que quieras…
Contigo a mi lado…
ya no necesito ganar.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.




MARTES 19
DE MARZO
35 día de Cuaresma
MIÉRCOLES 20
DE MARZO

36 día de Cuaresma


ORACIÓN
Enséñame a vivir
con mis luces y sombras,
mis momentos dulces y coléricos,
mis risas y mis lágrimas,
mi pasado y mi presente.

Concédeme acoger como tú acoges,
amar como tú amas.
Apártame de la Perfección a la que aspiro,
ábreme a la Santidad que tú me das.

Líbrame de los remordimientos de Judas,
entrando en sí mismo para no volver a salir,
espantado y desesperado por su pecado.

Concédeme el arrepentimiento de Pedro,
reencontrándose en el silencio de su mirada,
llena de ternura y piedad.
Y si tengo que llorar,
que no sea sobre mí mism@
sino sobre tu amor ofendido.

Dame el coraje de salir de mí mism@,
Dime que todo es posible para el que cree.
Dime que todavía puedo curarme
en la luz de tu mirada y tu palabra.


Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 21
DE MARZO
37º día de Cuaresma

Oración
Jesús, quiero dejarte vivir en mi corazón, 
para que puedas hacer de mí la mejor de las personas que yo pueda ser. 
Una vez dijiste que tus amigos son la luz del mundo. 
Quiero ser luz, 
luz para iluminar a todos los que me rodean con la luz de mi solidaridad, 
para hacer que los que están tristes vivan en una fiesta, 
para hacer que los que viven la oscuridad del rechazo, 
disfruten la luz y calor de la compañía, 
para hacer que los que lo ven todo negro lo vean todo de color esperanza. 
Quiero ser luz, 
Jesús, para no temer a nada porque sé que tú vas conmigo porque sé que contigo todo se hace nuevo Hazme instrumento de tu luz, 
Hazme saber que estoy hecho para la luz.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

VIERNES 22
DE MARZO 
38º día de Cuaresma
ORACIÓN
¿Seré yo, Maestro, quien afirme o quien niegue? ¿Seré quien te venda por treinta monedas o seguiré a tu lado con las manos vacías? ¿Pasaré alegremente del «hossannah» al «crucifícalo», o mi voz cantará tu evangelio? ¿Seré de los que tiran la piedra o de los que tocan la herida? ¿Seré levita, indiferente al herido del camino, o samaritano conmovido por su dolor? ¿Seré espectador o testigo? ¿Me lavaré las manos para no implicarme, o me las ensuciaré en el contacto con el mundo? ¿Seré quien se rasga las vestiduras y señala culpables, o un buscador humilde de la verdad?

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.





VIERNES 15
DE ENERO
31 día de Cuaresma
La Cuaresma es un camino de sanación. Es el momento donde se va dejando atrás la oscuridad para aproximarnos a la luz. Vivir el tiempo cuaresmal es hacer una parada sincera y clara, para ir colocando las cosas en orden en nuestra existencia. Es donde hacemos un inventario de nuestro interior y miramos cómo va realmente lo que somos y lo que tenemos.


Ahora bien, la sanación lleva su tiempo, porque así como las heridas no se forman de la noche a la mañana, lo mismo sucede con la sanación y liberación, conllevan un ir dejando atrás todo lo negativo para ir encontrando lo que realmente nos hará felices y nos llena de sentido. Y pese a que el proceso duele, desespera, provoca deseos de abandono y de seguir metido en el fango, quien persevera y continúa, irá madurando en la fe, en la visión de Dios y, sobre todo, aprenderá a darle un signo positivo y redentor al sufrimiento cotidiano a la luz del sufrimiento y la entrega de Jesús en la cruz.
Aprovechemos la Cuaresma, para sanar nuestros huecos y vacíos; para enfrentar nuestros miedos y superar las dudas personales que nos impiden avanzar. 

Curemos lo que nos aleja de Dios, lo que nos divide con la familia; eso que no quita el deseo y la aspiración de lograr muchas cosas dignas y optimistas. Encontrémonos con nosotros mismos para agradecer a Jesús por haber decidido limpiar nuestras heridas con sus heridas; por haber sanado nuestro corazón con su corazón. Demos gracias a Cristo por su inmenso amor, porque justamente con su amor en una cruz, le devuelve al corazón humano la oportunidad de purificar aquello en nosotros que, por miedo, escondemos…

Comenzamos la QUINTA semana de Cuaresma. 
Si el grano de trigo no muere no da fruto. Si nuestra vida no está llena de entrega y acciones por los demás perdemos nuestra esencia y olvidamos nuestra llamada a una vida plena.




EL ELEMENTO DEL BOTIQUÍN PARA ESTA SEMANA SON: los guantes (ponerse los guantes y empezar a actuar)
ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 






CUARTA SEMANA DE CUARESMA
Del 8 al 14 de marzo de 2024
LUNES 11
DE MARZO
27º día de Cuaresma

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo:
Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios. Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios».

Comentario del evangelio
En nuestra vida hay muchas personar que nos quieren y que seguro que hacen un montón de cosas por ti. ¿Sabes quiénes son las personas que más te quieren? ¿Qué hacen por ti esas personas? Seguro que has Pensado en tus familiares y amigos. Pero hay una persona que nos ama por encima de todas. Dios nos ama sin medida de una manera gratuita. Tanto es así que mando a su hijo al mundo para salvarnos. Pero ¿De qué nos salva Jesús? Seguro que nosotros en nuestra vida queremos a mucha gente ¿A quién quieres tanto como Dios nos quiere? ¿Qué hacemos por esas personas?



Cómo Actuar
Muchas veces nos cuesta decirles a esas personas que las queremos como nos cuesta aceptar que Dios de verdad nos quiere. ¿Qué te parece si esta semana les dices a esas personas que Dios les ama con locura?



Oración
Dios es la Luz
que ilumina nuestras oscuridades,
Él conoce aquello que nos preocupa
y nos ocupa,
Él sabe bien los duelos que vivimos
cada uno,
Él está al tanto de todo el que sufre,
llora y no puede más.
Dios sabe bien del dolor,
de la enfermedad y de la soledad,
conoce hasta el último rincón
de nuestros miedos,
nos envuelve cuando nos duele
el corazón,
nos acompaña cuando nos rasga
la nostalgia. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


MARTES 12
DE MARZO
28º día de Cuaresma

Lo que Dios nos exige a cada uno de nosotros como cristianos es que tengamos auténtica fe. La Biblia relata muchos ejemplos de personas que vieron los maravillosos actos de Dios y fueron bendecidas por Él a consecuencia de su fe. Moisés tenía fe en Dios y, guiado por Él, pudo superar el sinfín de obstáculos y limitaciones de Faraón y comandar con éxito el éxodo de los israelitas desde Egipto. Abraham tenía fe en Dios, estaba dispuesto a ofrecerle en sacrificio a su único hijo, Isaac, y finalmente Dios lo bendijo permitiendo que su descendencia se multiplicara y formara grandes naciones. Job tenía fe en Dios y supo mantenerse firme dando testimonio de Él en el transcurso de dos pruebas; Dios lo bendijo más aún, se le apareció y le habló desde una tempestad. En Mateo, la mujer cananita tenía fe en el Señor Jesús y creía que Él podía expulsar el espíritu maligno de su hija; se lo pidió y Él sanó la enfermedad de su hija. Como cristianos, es imprescindible que entendamos la verdad de lo que significa la auténtica fe para que, sean cuales sean las penurias que experimentemos en la vida —fracasos en los negocios, reveses, desgracias familiares—, podamos ampararnos en la fe y seguir a Dios sin vacilar, dando así rotundo testimonio de Él y recibiendo finalmente Su aprobación.

MIÉRCOLES 13
DE MARZO
29º día de Cuaresma
Un ejemplo para comenzar. Desde que me hice cristiana, siempre he participado activamente en reuniones, he compartido el evangelio con otras personas y he ofrecido apoyo a hermanos y hermanas que estaban pasando por debilidades. Jamás una dificultad me ha impedido hacer estas cosas. Estoy más que dispuesta a dejar de lado mis comodidades humanas para servir al Señor con entusiasmo, por lo que me considero una persona amante y devota del Señor y que tiene fe en Él. Sin embargo, cuando mis familia y yo enfermamos y nuestro estado no mejoraba ni siquiera tras haber orado durante un tiempo, me desanimé, me sentí decepcionada por Dios y llegué a quejarme de que no nos protegía ni a mí familia ni a mí. La cruda realidad me reveló que yo carecía por completo de auténtica fe y que únicamente la basaba en la armonía familiar y en que estuviéramos libres de enfermedades físicas o catástrofes. No obstante, mi verdadera estatura se reveló en el momento en que sucedió algo indeseado. Fue entonces cuando comprendí que mi fe en Dios era tan pobre que daba pena, que no era nada de lo que realmente pudiera alardear. Al observar a los hermanos y hermanas de mi entorno, la mayoría estaban igual. Algunos, por lo general, dejan de asistir a los servicios religiosos cuando sus horarios les coinciden con asuntos domésticos o profesionales, con el fin de que no se vean afectados sus propios intereses. Puede que otros oren al Señor para pedirle una salida la primera vez que se bloquean buscando empleo o en otros aspectos, pero si el problema sigue sin resolverse, le guardan rencor al Señor y hasta se desaniman y desmotivan. Pasan a confiar en los amigos de su entorno que parecen tener poder y autoridad o es posible que actúen en función de sus propios esquemas. También hay hermanos y hermanas que participan con entusiasmo en todos los aspectos del trabajo de la iglesia cuando reciben bendiciones del Señor, pero cuando sucede algo terrible en casa o afrontan un fracaso en los negocios, viven en la incomprensión y las quejas hacia el Señor o incluso se alejan de Él. Por eso nuestra fe en Dios a veces no tiene nada de auténtica. Entonces, ¿Qué es la auténtica fe y cómo se expresa?

ORACIÓN
Hijo mío, que estás en la tierra,
haz que tu vida sea
el mejor reflejo de mi nombre.
Adéntrate en mi reino
en cada paso que des,
en cada decisión que tomes,
en cada caricia y cada gesto.
Constrúyelo tú por mí, y conmigo.
Esa es mi voluntad
en la tierra y en el cielo.
Toma el pan de cada día,
consciente de que es un privilegio
y un milagro.
Perdono tus errores,
tus caídas, tus abandonos,
pero haz tú lo mismo
con la fragilidad de tus hermanos.
Lucha para seguir
el camino correcto en la vida,
que yo estaré a tu lado
y no tengas miedo
que el mal no ha de tener en tu vida
la última palabra. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.




JUEVES 14
DE MARZO
30º día de Cuaresma

Nuestra esperanza, Señor, es tu recuerdo constante. ¿Cómo olvidar lo que has hecho por nosotros? ¿Cómo no recordar tu paso por nuestra vida? En los momentos de oscuridad, tu eres nuestra luz. En los momentos de sequía, tu eres el agua fresca. En los momentos de tristeza, tu eres nuestro consuelo. En los momentos de duda, tu sostienes nuestra fe. Tú, Señor, siempre estás con nosotros, por eso estamos alegres. Gracias, Señor, por ser nuestro compañero de viaje, por acompañar nuestra vida hasta llegar, definitivamente, a ti. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.






VIERNES 8
DE MARZO
24º día de Cuaresma


La Cuaresma es un camino de sanación. Es el momento donde se va dejando atrás la oscuridad para aproximarnos a la luz. Vivir el tiempo cuaresmal es hacer una parada sincera y clara, para ir colocando las cosas en orden en nuestra existencia. Es donde hacemos un inventario de nuestro interior y miramos cómo va realmente lo que somos y lo que tenemos.


Ahora bien, la sanación lleva su tiempo, porque así como las heridas no se forman de la noche a la mañana, lo mismo sucede con la sanación y liberación, conllevan un ir dejando atrás todo lo negativo para ir encontrando lo que realmente nos hará felices y nos llena de sentido. Y pese a que el proceso duele, desespera, provoca deseos de abandono y de seguir metido en el fango, quien persevera y continúa, irá madurando en la fe, en la visión de Dios y, sobre todo, aprenderá a darle un signo positivo y redentor al sufrimiento cotidiano a la luz del sufrimiento y la entrega de Jesús en la cruz.
Aprovechemos la Cuaresma, para sanar nuestros huecos y vacíos; para enfrentar nuestros miedos y superar las dudas personales que nos impiden avanzar. 

Curemos lo que nos aleja de Dios, lo que nos divide con la familia; eso que no quita el deseo y la aspiración de lograr muchas cosas dignas y optimistas. Encontrémonos con nosotros mismos para agradecer a Jesús por haber decidido limpiar nuestras heridas con sus heridas; por haber sanado nuestro corazón con su corazón. Demos gracias a Cristo por su inmenso amor, porque justamente con su amor en una cruz, le devuelve al corazón humano la oportunidad de purificar aquello en nosotros que, por miedo, escondemos…

Comenzamos la CUARTA semana de Cuaresma. 
También nosotros, como los israelitas del éxodo, miramos otros ídolos y otros dioses en vez de buscar al Dios bueno y misericordioso que nos ama. Para una vida vacía y sin Dios lo mejor es la fe.


ELEMENTOS DEL BOTIQUÍN: 
vitaminas, sobre todo hierro 
(FE es el símbolo
químico del hierro)




CUENTO: LA PARÁBOLA DE LOS TRES ÁRBOLES

EXPERIMENTO: MIRARSE LOS OJOS






3ª SEMANA DE CUARESMA
“Un amor que lo cura Todo”
LUNES 4
DE MARZO
20º día de Cuaresma

1º, 2º, 3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH
ORACIÓN ANTES DE HACER UN EXAMEN
¡Señor, antes de hacer el examen
dame paz, ven conmigo!
Concédeme la simplicidad y la alegría
de cosechar el fruto de las semillas que
planté en las horas de silencio y estudio.

Que el examen sea la ofrenda del esfuerzo
de estudiar cada día en medio de
mis alegrías, soledades y preocupaciones.

¡Que no haya orgullo cuando sepa mucho
ni miedo a recordar lo que aprendí!
No te pido milagros, solo la lucidez
que dinamice y de fuerzas a mi corazón.

Quédate Señor a mi lado, tú que
más de una vez fuiste puesto a prueba.
¡Concede que quienes han de examinarme,
sean razonables y justos con todos los que
vamos a examinarnos, que tengan paciencia y paz!

¡Señor, mi Dios, escúchame y ayúdame!
¡San Francisco, intercede por mi!
¡Ven espíritu Santo, ilumíname
y líbrame de todo miedo! Amen.

Gloria al Padre…

MARTES 5
DE MARZO
21º día de Cuaresma

1º, 2º, 3º Y 4º ESO
La indignación de Jesús.
Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo...
así comenzaba el Evangelio del tercer domingo de Cuaresma, ¿Qué nos dice a nosotros en este camino de sanación que comenzábamos hace 21 días.?

Acompañado de sus discípulos, Jesús sube por primera vez a Jerusalén para celebrar las fiestas de Pascua. Al asomarse al recinto que rodea el Templo, se encuentra con un espectáculo inesperado. Vendedores de bueyes, ovejas y palomas ofreciendo a los peregrinos los animales que necesitan para sacrificarlos en honor a Dios. Cambistas instalados en sus mesas traficando con el cambio de monedas paganas por la única moneda oficial aceptada por los sacerdotes.

Jesús se llena de indignación. El narrador describe su reacción de manera muy gráfica: con un látigo saca del recinto sagrado a los animales, vuelca las mesas de los cambistas echando por tierra sus monedas, grita: «No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre».

Jesús se siente como un extraño en aquel lugar. Lo que ven sus ojos nada tiene que ver con el verdadero culto a su Padre. La religión del Templo se ha convertido en un negocio donde los sacerdotes buscan buenos ingresos, y donde los peregrinos tratan de "comprar" a Dios con sus ofrendas. Jesús recuerda seguramente unas palabras del profeta Oseas que repetirá más de una vez a lo largo de su vida: «Así dice Dios: Yo quiero amor y no sacrificios».

Aquel Templo no es la casa de un Dios Padre en la que todos se acogen mutuamente como hermanos y hermanas. Jesús no puede ver allí esa "familia de Dios" que quiere ir formando con sus seguidores. Aquello no es sino un mercado donde cada uno busca su negocio.

No pensemos que Jesús está condenando una religión primitiva, poco evolucionada. Su crítica es más profunda. Dios no puede ser el protector y encubridor de una religión tejida de intereses y egoísmos. Dios es un Padre al que solo se puede dar culto trabajando por una comunidad humana más solidaria y fraterna.

Casi sin darnos cuenta, todos nos podemos convertir hoy en "vendedores y cambistas" que no saben vivir sino buscando solo su propio interés. Estamos convirtiendo el mundo en un gran mercado donde todo se compra y se vende, y corremos el riesgo de vivir incluso la relación con el Misterio de Dios de manera mercantil.

Tenemos que hacer de nuestros entornos cristianos un espacio donde todos nos podamos sentir en la «casa del Padre». Una casa acogedora y cálida donde a nadie se le cierran las puertas, donde a nadie se excluye ni discrimina. Una casa donde aprendemos a escuchar el sufrimiento de los más desvalidos de Dios y no solo nuestro propio interés. Una casa donde podemos invocar a Dios como Padre porque nos sentimos sus hijos y buscamos vivir como hermanos.

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 


GLOBALES 1º Y 2º BACH

MIÉRCOLES 6
DE MARZO
22º día de Cuaresma

1º, 2º, 3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH
ORACIÓN ANTES DE HACER UN EXAMEN
¡Señor, antes de hacer el examen
dame paz, ven conmigo!
Concédeme la simplicidad y la alegría
de cosechar el fruto de las semillas que
planté en las horas de silencio y estudio.

Que el examen sea la ofrenda del esfuerzo
de estudiar cada día en medio de
mis alegrías, soledades y preocupaciones.

¡Que no haya orgullo cuando sepa mucho
ni miedo a recordar lo que aprendí!
No te pido milagros, solo la lucidez
que dinamice y de fuerzas a mi corazón.

Quédate Señor a mi lado, tú que
más de una vez fuiste puesto a prueba.
¡Concede que quienes han de examinarme,
sean razonables y justos con todos los que
vamos a examinarnos, que tengan paciencia y paz!

¡Señor, mi Dios, escúchame y ayúdame!
¡San Francisco, intercede por mi!
¡Ven espíritu Santo, ilumíname
y líbrame de todo miedo! Amen.

Gloria al Padre…

JUEVES 7
DE MARZO
23º día de Cuaresma

1º, 2º, 3º Y 4º ESO - 1º BACH

Es necesario hacer una profunda reflexión sobre el Día de la mujer. Aunque propiamente la celebración es mañana día 8, hoy, como comunidad educativa queremos rezar y reflexionar en la oración de buenos días y en la Tutoría la importancia de este día. Conmemorar, y no celebrar, el Día Internacional de la Mujer nos hace darle un nuevo significado a esta fecha.

A lo largo de la historia, el mundo se ha configurado para el género masculino y no para la convivencia equitativa de ambos géneros. Desde su infancia, niños y niñas reciben información sobre sus roles en la familia y la escuela.

Finalmente se integran a la sociedad sin más opciones que aceptar lo que hay: empleos menos remunerados para ellas, estereotipos que se deben llenar, violencia que se debe soportar. Esta reflexión sobre el Día de la Mujer debe llevarnos a mirar lo que estamos haciendo con los niños de hoy.

El verdadero empoderamiento femenino es el empoderamiento de las niñas, y también el de los niños. Empoderarlas a ellas en su capacidad de elegir, de aventurarse y ser ellas mismas. Empoderarlos a ellos en su capacidad de sentir, conectar con sus emociones y desarrollar su capacidad de amar. No solo es responsabilidad de los padres, sino de toda la sociedad.

Todos debemos hacer una reflexión sobre el Día de la Mujer como la posibilidad de que hombres y mujeres podamos vivir más libres del “deber ser” impuesto por los estereotipos.

No es que hombres y mujeres seamos iguales. Necesitamos un mundo que acepte nuestras diferencias y nos permita explorar todas las posibilidades para crecer. Necesitamos un mundo más seguro y abierto para todos. La buena noticia es que todos podemos construir ese mundo equitativo si dejamos de felicitar tan superficialmente y hacemos una verdadera reflexión sobre el Día de la Mujer.

La violencia que sufren las mujeres y las niñas por parte de otros, hace que sean especialmente vulnerables. En la jerarquía de género, el poder, el control y el dinero son atributos propios de los varones. Así, muchos de los trabajos que realizan las mujeres son inferiormente remunerados, en algunos casos hasta el 20% menos que los hombres, y la precariedad es una de sus características laborales. La pobreza cada vez está más en la mujer.

Nos dice el Evangelio: Jesús ha resucitado en la madrugada del domingo. En la noche del Sábado Santo conmemoramos la victoria de Jesús sobre la muerte. El “Resucitado” decidió que las primeras testigos de su victoria fueran sus discípulas amadas. Los discípulos las dieron “por locas”, ya que los discípulos de Jesús no estaban exentos de la lógica de la supremacía del hombre sobre la mujer, pero Jesús reivindica la palabra y la acción de las mujeres. Las coloca como las primeras custodias de la resurrección. 

En este día que celebramos el DÍA DE LA MUJER queremos desde nuestra oración, pedir para que acaben todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas en nuestro vocabulario, acciones y gestos. Visibilizar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado. Asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles. Luchar por que las mujeres logren igualdad de derechos en los recursos económicos, así como acceso a la propiedad y al control de la tierra y otros tipos de bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes.

ORACIÓN
Dios Padre y Madre de la humanidad: creaste al ser humano a tu imagen y semejanza, para que nadie fuera humillado ni atropellado. Nos diste la capacidad de trabajar, de amar, de compartir, de compadecernos… Todo para que nadie pasara necesidad ni fuera inferior o superior a nadie. Vivimos en el momento de mayores riquezas y, sin embargo, es la época de mayor desigualdad en la historia.
Perdónanos, Padre, y enséñanos el camino para construir tu Reino de justicia e igualdad. Enséñanos la compasión, la pasión por la verdad y el bien común. Danos valentía para defender los derechos de las personas que no tienen oportunidad o que son ofendidos en su dignidad. Danos un corazón sensible para luchar por la justicia y la paz. Que no olvidemos que cuanto hagamos con nuestros hermanos y hermanas, contigo lo hacemos. AMÉN

Gloria al Padre…


GLOBALES 2º BACH



VIERNES 1
DE MARZO
17º día de Cuaresma



1º, 2º, 3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH
ORACIÓN ANTES DE HACER UN EXAMEN
¡Señor, antes de hacer el examen
dame paz, ven conmigo!
Concédeme la simplicidad y la alegría
de cosechar el fruto de las semillas que
planté en las horas de silencio y estudio.

Que el examen sea la ofrenda del esfuerzo
de estudiar cada día en medio de
mis alegrías, soledades y preocupaciones.

¡Que no haya orgullo cuando sepa mucho
ni miedo a recordar lo que aprendí!
No te pido milagros, solo la lucidez
que dinamice y de fuerzas a mi corazón.

Quédate Señor a mi lado, tú que
más de una vez fuiste puesto a prueba.
¡Concede que quienes han de examinarme,
sean razonables y justos con todos los que
vamos a examinarnos, que tengan paciencia y paz!

¡Señor, mi Dios, escúchame y ayúdame!
¡San Francisco, intercede por mi!
¡Ven espíritu Santo, ilumíname
y líbrame de todo miedo! Amen.

Gloria al Padre…







2ª semana de CUARESMA
LUNES 26
DE FEBRERO
13º día de Cuaresma
Jesús se transfiguró en presencia de Elías y Moisés y frente a sus apóstoles Pedro, Juan y Santiago. Esta escena del Evangelio siempre causa un estado de profunda reflexión. Según el diccionario de los sinónimos encontramos que transfiguración es: cambio, mutación, transformación, variación, alteración, metamorfosis.

Se dice que la transfiguración es el estado glorioso en que Jesús mostro a sus apóstoles quién es en realidad. Para los cristianos ella representa la segunda etapa del camino cuaresmal. Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte elevado (Mt 17, 1). Estando en ese monte estos hombres quedaron impactados, con los ojos abiertos y hasta atolondrados al ser testigo de una escena como esas que vemos en las películas por medio de efectos especiales. Con la diferencia de que en este caso, esto no era una película, en ese momento estaba presente el mismísimo Dios que mostraba a estos hombres su verdadero rostro. Su esencia real. Dios .

¿Puedes imaginar lo que sentirían aquellos hombres? Ver en persona a un famoso mago en acción, como David Copperfield y la manera en que transforma la realidad, es muy impactante y todo a base de trucos, pero ¿Cómo sería presenciar algo que es verdad, que es la verdad?
Es para cambiar radicalmente de vida, como transformarse de corazón y pensamiento. Como mutar la piel de hoy y nacer en una nueva; como para pasar de ser un pecador a ser un santo.


Cuando Jesús tiene este cambio frente a los apóstoles, se quedan tan completos al tener esa experiencia de felicidad que Pedro propone al Señor hacer tres tiendas de campaña para quedarse ahí siempre junto a El, “Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí» sin embargo esto no puede hacer así ya que Jesús les ha llevado ahí para prepararlos y para indicarles que es necesario alejarse del ruido, de la actividad en que cada hombre vive sumergido para conectarse a Dios y escucharlo. En ese monte, ellos escuchan también una voz desde el cielo que les dice “Escuchadle”. ¿Cómo podremos escuchar cuando no nos alejamos, cuando no bajamos el volumen de lo que pasa en nuestra vida para escuchar lo que Dios quiere de mí? Este acto de hacer silencio representa entrar en la oración para luego bajar al mundo “a volver hacia abajo, a la llanura, donde nos encontramos con muchos hermanos abrumados por fatigas, injusticias, pobreza material y espiritual. A estos hermanos nuestros que están en dificultad, estamos llamados a brindarles los frutos de la experiencia que hemos vivido con Dios, compartiendo con ellos los tesoros de la gracia recibida” ha dicho el Papa Francisco. «La cuaresma es una invitación, la gran invitación que la Iglesia y que Dios nos hacen para entrar y quedarnos durante cuarenta días en nuestra habitación interior. Para meditar la vida, nuestra vida: su calidad, su entrega, su limpieza, su sentido, su temperatura. Son cuarenta días en los podemos acompañar a Jesús, desayunar, comer, cenar y retirarnos de la vida con El con el objeto de comprender la vida, el sentido de ser cristiano y así dar la respuesta que se quiera dar como seguidor de la cruz. 

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 



MARTES 27
DE FEBRERO
14º Día de Cuaresma
Si nos paramos a pensarlo, siempre se ha utilizado la montaña como un lugar de encuentro de Dios con los seres humanos, un lugar donde nos podemos sentir mucho más cerca, y es este lugar donde ÉL decide dar la primera pista de lo que está cerca de pasar, EXPERIMENTAR el verdadero amor de Dios, el amor total manifestado dando la vida hasta la muerte. Es más fácil pensar que Dios viene a castigar a los malos, pensar que mira con buenos ojos a los que le hacen caso y se enfada con los que no. Es decir, es más fácil pensar que Dios es como nosotros, reacciona como nosotros, razona como nosotros. Pero está muy por encima de nuestras ideas y sentimientos. O mejor dicho, Dios está mucho más “dentro”.

Padre bueno,
nos ponemos en tus manos en esta Cuaresma,
para que hagas de nosotros lo que tú quieras
porque tú sabes lo que más nos conviene y necesitamos;
sea lo que sea, te damos las gracias
por este tiempo cargado de oportunidades,
de posibilidades de liberación, de misericordia y de perdón,
por este tiempo de llamadas de atención y de proyectos.
Queremos aceptar todo lo que venga de ti
con tal de que se cumpla en cada uno de nosotros,
en nuestras comunidades cristianas y en todas tus criaturas, tu voluntad.
No deseamos nada más, Padre.
Te confiamos nuestro corazón y nuestras manos.

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 

MIÉRCOLES 28
DE FEBRERO
15º Día de Cuaresma

1º, 2º, 3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH
ORACIÓN ANTES DE HACER UN EXAMEN


¡Señor, antes de hacer el examen
dame paz, ven conmigo!
Concédeme la simplicidad y la alegría
de cosechar el fruto de las semillas que
planté en las horas de silencio y estudio.

Que el examen sea la ofrenda del esfuerzo
de estudiar cada día en medio de
mis alegrías, soledades y preocupaciones.

¡Que no haya orgullo cuando sepa mucho
ni miedo a recordar lo que aprendí!
No te pido milagros, solo la lucidez
que dinamice y de fuerzas a mi corazón.

Quédate Señor a mi lado, tú que
más de una vez fuiste puesto a prueba.
¡Concede que quienes han de examinarme,
sean razonables y justos con todos los que
vamos a examinarnos, que tengan paciencia y paz!

¡Señor, mi Dios, escúchame y ayúdame!
¡San Francisco, intercede por mi!
¡Ven espíritu Santo, ilumíname
y líbrame de todo miedo! Amen.

Gloria al Padre…



JUEVES 29
DE FEBRERO
16º Día de Cuaresma

1º  y 2º ESO           

HAY CRUCES
Hay cruces casi «inevitables»... ciertas edades, ciertos climas, ciertos trabajos, ciertos caracteres,
ciertas convivencias, ciertas palabras, ciertos silencios, ciertos momentos, ciertos...
Y uno debe asumirlas.
Señor, sé que no puedo hacer nada
para añadir o quitar un solo segundo a mi vida;
sé que hay borrascas y anticiclones
aunque yo prefiera siempre justo lo contrario;
sé que el carácter de algunas personas a veces me supera;
sé que hay convivencias que no entiendo;
sé que hay palabras que borraría para siempre del diccionario;
sé que hay silencios que duelen
y momentos por los que me gustaría no tener que pasar nunca...
Dame la fuerza necesaria
para hacer de la experiencia de la Cuaresma
una oportunidad para conocerme más a mi mismo y adherirme más a ti;
dame la fuerza necesaria
para abrazar las cruces casi “inevitables”, asumirlas y crecer con ellas. 

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.
Y RECUERDA: PUDES VISITAR LA MUESTRA DE VOLUNTARIADO Y PASAR A VISITAR NUESTRO STAND DE GUSO Y SER TAMBIÉN VOLUNTARIO/A



3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH
ORACIÓN ANTES DE HACER UN EXAMEN

¡Señor, antes de hacer el examen
dame paz, ven conmigo!
Concédeme la simplicidad y la alegría
de cosechar el fruto de las semillas que
planté en las horas de silencio y estudio.

Que el examen sea la ofrenda del esfuerzo
de estudiar cada día en medio de
mis alegrías, soledades y preocupaciones.

¡Que no haya orgullo cuando sepa mucho
ni miedo a recordar lo que aprendí!
No te pido milagros, solo la lucidez
que dinamice y de fuerzas a mi corazón.

Quédate Señor a mi lado, tú que
más de una vez fuiste puesto a prueba.
¡Concede que quienes han de examinarme,
sean razonables y justos con todos los que
vamos a examinarnos, que tengan paciencia y paz!

¡Señor, mi Dios, escúchame y ayúdame!
¡San Francisco, intercede por mi!
¡Ven espíritu Santo, ilumíname
y líbrame de todo miedo! Amen.

Gloria al Padre…





Un amor 
que lo cura Todo
TRANSFIGURARSE
Del viernes 23 al jueves 29 de febrero de 2024




VIERNES 23
DE FEBRERO
10º día de Cuaresma
La Cuaresma es un camino de sanación. Es el momento donde se va dejando atrás la oscuridad para aproximarnos a la luz. Vivir el tiempo cuaresmal es hacer una parada sincera y clara, para ir colocando las cosas en orden en nuestra existencia. Es donde hacemos un inventario de nuestro interior y miramos cómo va realmente lo que somos y lo que tenemos.

Ahora bien, la sanación lleva su tiempo, porque así como las heridas no se forman de la noche a la mañana, lo mismo sucede con la sanación y liberación, conllevan un ir dejando atrás todo lo negativo para ir encontrando lo que realmente nos hará felices y nos llena de sentido. Y pese a que el proceso duele, desespera, provoca deseos de abandono y de seguir metido en el fango, quien persevera y continúa, irá madurando en la fe, en la visión de Dios y, sobre todo, aprenderá a darle un signo positivo y redentor al sufrimiento cotidiano a la luz del sufrimiento y la entrega de Jesús en la cruz.

Aprovechemos la Cuaresma, para sanar nuestros huecos y vacíos; para enfrentar nuestros miedos y superar las dudas personales que nos impiden avanzar. Curemos lo que nos aleja de Dios, lo que nos divide con la familia; eso que no quita el deseo y la aspiración de lograr muchas cosas dignas y optimistas. Encontrémonos con nosotros mismos para agradecer a Jesús por haber decidido limpiar nuestras heridas con sus heridas; por haber sanado nuestro corazón con su corazón. Demos gracias a Cristo por su inmenso amor, porque justamente con su amor en una cruz, le devuelve al corazón humano la oportunidad de purificar aquello en nosotros que, por miedo, escondemos…

Comenzamos la segunda se mana de Cuaresma, en la última luna llena del invierno, esperando que llegue la luna llena de primavera. Después de la Transfiguración en el monte, los discípulos querían quedarse en el Tabor y no ir a Jerusalén, el lugar del compromiso y de la entrega por amor. El miedo al compromiso se cura con la medicina de la entrega y el amor a los demás.

El estetoscopio y el termómetro nos ayudaran esta semana para examinar nuestro corazón, pararnos y escuchar a que ritmo late nuestra vida y comprobar que la temperatura está estable, la fiebre nos avisa que algo ocurre, que estamos enfermando, acude al botiquín y comienza con valentía a sanar.

Opcional:
MIRA A TU ALREDEDOR Y PIDE UN DESEO.... (5:45 min)

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 



CUENTO: UNA ROCA ENORME


EXPERIMENTO: PIDE UN DESEO











PRIMERA SEMANA DE CUARESMA
“Un amor que lo cura Todo”
Del 19 al 22 de febrero de 2024

LUNES 19
DE FEBRERO

6º DÍA DE CUARESMA

En el desierto aparecen las tentaciones del consumismo, el poder y el prestigio, tres enfermedades muy comunes en nuestro tiempo. Con las medicinas de la Palabra de Dios y la oración podemos vencerlas.



PALABRA DE DIOS
Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.
Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo:

—Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.
Jesús le contestó:
—Está escrito: «No sólo de pan vive el hombre».
Después, llevándolo a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo, y le dijo:

—Te daré el poder y la gloria de todo eso, 
porque a mí me lo han dado y yo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo.
Jesús le contestó:
—Está escrito: «Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo darás culto».
Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo:
—Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti», y también: «Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece en las piedras».
Jesús le contestó:
—Está mandado: «No tentarás al Señor tu Dios».
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.



Para hacer vida el Evangelio
A veces también nosotros nos sentimos como en el desierto, cuando tenemos que elegir si hacemos una cosa bien o mal. 
Jesús también ha pasado por esas tentaciones y, para no dejarse engañar por el diablo, confía en la Palabra de Dios, confía en que Dios hace posible la conversión de nuestro corazón.

Esta semana pide ayuda a Jesús cada vez que necesites sanar las heridas de tu corazón.

RECUERDA:
nnnnnn

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 


MARTES 20
DE FEBRERO

7º DÍA DE CUARESMA


Tenemos un corazón “maltrecho” y con diversos males que hay que curar. Cada día de la cuaresma vemos de qué necesitamos ser curados. El manual de instrucciones nos propondrá maneras y formas de sanar.
Tenemos cuarenta días para eliminar de nosotros los virus de los que nos hemos ido contagiando y que han hecho que nuestro corazón esté enfermo y no podamos ser felices, ni nosotros ni los que nos rodean.

El amor se convertirá en una defensa del corazón, que protegiéndolo también le lleva a proteger a los demás. Un corazón que se reconoce frágil y que busca sanarse constantemente, pasa por el mundo haciendo el bien a todos. El problema radica en que un corazón roto que no busca sanarse o dejarse sanar, es un corazón que se enferma y que hace daño a los demás.

Nuestro corazón sufre y se «rompe» fácilmente. Una palabra, un desprecio, una mentira… pueden destrozarlo, sin mencionar la multitud de enfermedades, y enfermedades que ni siquiera conocíamos, es cuando aparecen enfermedades modernas como:


1. Enfermedades de pesadez de bolsillo y de espíritu.
Las primeras se caracterizan por un deseo de tener cada vez más (más dinero, mayor nómina, más vacaciones, mejor casa, mejor coche,...). Las segundas por un deseo de ser cada vez menos (menos persona, menos ciudadano, menos cristiano,...).


2. Enfermedades de carcajada fácil o sonrisa falsa. Tomarse la vida y la familia y los amigos y los compañeros de estudio como un chiste (mofarse de todo y de todos).




3. Enfermedades de ombligo feliz. Primero yo, a continuación yo, después yo, seguidamente yo,...

4. Enfermedades de sobrepeso de egocentrismo. Similar a la anterior: mi
voluntad y solo la mía es la que cuenta.

5. Enfermedades de limosna y cestillo. Todos los domingos echo en el cesto, doy limosna por Cuaresma, marco la X en la declaración de la renta,... Mas no soporto que se entrometan en mi vida mendigando mi tiempo, mi compañía, mi amistad.


La Palabra de Dios, la oración, el ayuno y la caridad, o de otra manera: rezar, renunciar y compartir, son las recetas que nos ayudarán a sanar nuestro corazón.

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 




MIÉRCOLES 21
DE FEBRERO

8º DÍA DE CUARESMA

CUIDADO CON LA TENTACIÓN DE NO QUERER CRECER
Proverbios 3, 7
«No te creas demasiado sabio; honra al Señor y apártate del mal».

UNA HISTORIA PARA SANAR
CRECER
Había una vez un pequeño brote que crecía en el bosque. Este brote se sentía cómodo en su pequeño rincón y no veía la necesidad de extender sus raíces más allá. Un día, un sabio árbol cercano le habló sobre la importancia del crecimiento espiritual.

—Querido brote, tus raíces no solo te dan nutrición, sino que también te conectan con la vastedad del bosque y con la red invisible que une a todos los seres vivos —le explicó el sabio árbol.

El brote dudó al principio, pero decidió aventurarse a explorar más allá de su espacio conocido. A medida que sus raíces se extendían, descubría la riqueza del suelo que lo rodeaba y la interconexión con otros árboles, plantas y criaturas del bosque.

Con el tiempo, el brote creció en un árbol fuerte y majestuoso. Su copa proporcionaba sombra y refugio, y sus ramas se entrelazaban con las de otros árboles, formando una maravillosa sinfonía de vida.

REFLEXIÓN
Esta historia nos enseña que, al igual que el brote, nuestro crecimiento espiritual nos conecta con algo más grande. Al extender nuestras raíces en la búsqueda de significado y comprensión, encontramos una red de apoyo y contribuimos a la belleza y armonía del mundo que nos rodea. El crecimiento espiritual no solo nos beneficia individualmente, sino que también enriquece la comunidad a la que pertenecemos.

La renuncia durante la Cuaresma no se trata solo de privarse de algo, sino de liberarse de las ataduras que nos impiden crecer espiritualmente. Al renunciar a ciertos placeres temporales, abrimos espacio para algo más grande y duradero: la presencia de Dios en nuestras vidas.


Aprovechar la Cuaresma para fortalecer vuestra conexión con lo divino y para descubrir la alegría en el servicio a los demás. Encontrareis que, al final del camino cuaresmal, sentimos que sanamos y que somos más conscientes del mundo que nos rodea. Que esta Cuaresma sea un viaje significativo, un tiempo para sanar y renovar la belleza de nuestra fe. Que cada oración, cada renuncia y cada compartir sea una oportunidad para crecer.






Y RECUERDA:

ORACIÓN
Dios Padre y Hermano,
Te pedimos, que nos guíes en este viaje de crecimiento espiritual. Concedenos sabiduría para discernir las lecciones que se presentan ante nosotros y fortaleza para superar los desafíos que puedan surgir en el camino.

Que nuestro crecimiento espiritual no solo sea un acto individual, sino también una contribución a la armonía y la bondad en nuestro entorno. Permítenos ser como árboles plantados junto a corrientes de agua, cuyas hojas no se marchitan, y cuyo crecimiento alimenta la vida que nos rodea.

Que cada día sea una oportunidad para explorar más profundamente tu amor, comprensión y gracia. Que podamos crecer en bondad, compasión y humildad, reflejando la imagen de tu amor en nuestras vidas. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


JUEVES 22
DE FEBRERO

9º DÍA DE CUARESMA
En el evangelio del Domingo se nos narraba cómo Jesús fue arrastrado al Desierto, lugar de silencio e introspección, para ser tentado y puesto a prueba. Nosotros también vamos a reflexionar sobre una de las tentaciones a las que somos empujados por la sociedad actual: la indiferencia y la falta de sensibilidad. Para eso os invito a centrarnos, en algo tan sencillo como nuestra capacidad de abrazar y ser abrazado, de dejarnos conmover por la vida. 

El poder sanador del abrazo y el contacto está siendo objeto de estudio de prestigiosas universidades en los últimos tiempos. El “Instituto de Investigación sobre el contacto” de la Escuela Universitaria de Medicina de Miami ha llevado a cabo más de 100 estudios sobre los efectos del contacto en la recuperación de la salud. Las cifras de los estudios alientan a considerar el abrazo, las caricias y el contacto como una auténtica medicina. Las cifras hablan de un mejor y más rápido crecimiento en bebés prematuros, aumento de la analgesia en pacientes con dolor, mejoría de los niveles de glucosa en niños con diabetes, mejoría del sistema inmune en pacientes con cáncer, entre otros efectos constatados. En el “Libro de los abrazos” Eduardo Galeano dice que hay abrazos que se guardan toda la vida, abrazos inolvidables, sentidos y también de los otros, fríos, metálicos, abrazos que no debieron ser. 

¿Abrazamos? ¿A quienes abrazamos? ¿Con que frecuencia abrazamos? ¿Cómo abrazamos? Estas preguntas importan y tener el valor de formularlas, cada quien en el altar de su silencio, aguardando con total honestidad las respuestas, es el camino para evolucionar. Observar, observarse, ver y comprender las señales que la vida nos envía a través de nuestras relaciones, es el camino para realizarse como persona. Uno abraza a otros como abraza la vida. Uno abraza la vida como se abraza. Hay infinidad de formas de abrazar: El Abrazo físico –. Suelen ser cortos, fuertes y muchas veces son fríos ya que no se ponen en juego partes más profundas del ser. El Abrazo emocional – Es como su nombre indica altamente emotivo. Nunca olvidaremos el abrazo de una persona amiga, abrazo fuerte y contenido, un abrazo de despedida, de pareja, de reencuentro, de cariño. Un abrazo es una forma de compartir alegrías, consuelo en el dolor. Un buen abrazo permite refugiarnos en los brazos de otros.
Abrazo del alma – Abrazar desde el alma no es una técnica es un modo de ser y de vivir. Lo fundamental es la intención, y la mejor intención es siempre la más pura, la más amorosa, la que no busca una recompensa, no espera nada a cambio y te hace sentir especial, importante, comprendido. Permite curar nuestras heridas más íntimas, reparar nuestras emociones, nuestra confianza en nosotros mismos y en los demás. Nos devuelve la esperanza en el futuro y nos impulsa a seguir luchando por nuestros sueños. Abrazar es estar abierto. Abrazar es dejarse abrazar y dejarse abrasar por la emoción. Es vincularse desde dentro y dejarse conmover. Es dejarse tocar, no con la piel sino con el corazón y los sueños, no en la piel sino en el corazón y el alma. 

COMPROMISO Te propongo un compromiso: observa a tu alrededor, tanto en el colegio como en casa o en el barrio, qué personas necesitan de un abrazo especial porque les vemos cansados, frustrados, tristes, desesperanzados. Ofréceles un abrazo desde el alma, transmitiendo en él toda la energía y el cariño que puedas. Un abrazo transformador que llegue hasta la raíz y logre conmover a la persona. Actúa, toma la iniciativa. La Cuaresma necesita de valientes que no tengan miedo a expresar sus sentimientos y a curar y sanar allá donde vayan. 

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 





16 DE FEBRERO
VIERNES DE CUARESMA

Comenzamos en la Iglesia el tiempo de Cuaresma, un tiempo que nos prepara para el acontecimiento salvífico de la Pascua de Jesús.

En una entrevista hecha al Papa Francisco dijo: “Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor y cercanía a los corazones de la gente. Dijo que veía a la Iglesia como un hospital de campaña, que la misión de la Iglesia es curar las heridas del corazón, abrir puertas, liberar, decir que Dios es bueno, perdona todo, es padre, Dios es afectuoso y nos espera siempre».

Los que queremos vivir el carisma franciscano debemos ser sanadores de heridas, curadores de estigmas y costureros de corazones rotos. Sanar heridas significa asumir la parte de responsabilidad que tenemos en la construcción de una fraternidad con sus propios estigmas, pero capaz de solidarizarse con los estigmatizados de nuestro mundo.

Por eso, recordando el hecho salvífico de la resurrección, hemos pensado que el lema de este tiempo de cuaresma sea “UN AMOR QUE LO CURA TODO”.

Tenemos un corazón “maltrecho, herido” con diversos males que hay que curar. Cada domingo de Cuaresma veremos de qué necesitamos ser curados y ayudaremos a curar con nuestro Botiquín de cuaresma.
En estos cuarenta días nos tenemos que curar, eliminar de nosotros los virus de los que nos hemos ido contagiando y que han hecho que nuestro corazón esté enfermo y no podamos ser felices, ni nosotros ni los que nos rodean.

Comenzar la Cuaresma, nos tiene que ayudar a caer en la cuenta de que necesitamos estar más en contacto con nosotros mismos, con Dios y con los demás. Porque se trata de mirar dentro de nosotros para ver debilidades e imperfecciones, esto va también de reconocer las fortalezas y talentos que tengo yo y las que me pueden aportar los demás… y Dios.

El corazón de las personas también sufre y se «rompe» fácilmente. Una palabra, un desprecio, una mentira… pueden destrozarlo, sin mencionar la multitud de enfermedades, por decirlo así, que pueden atacarle como el odio, la ira, el chisme, la envidia.

Ante todo, esto, el amor se convierte en una defensa, que protegiéndolo también le lleva a proteger a los demás. Un corazón que se reconoce frágil y que busca sanarse constantemente, pasa por el mundo haciendo el bien a todos. 
El problema radica en que un corazón roto que no busca sanarse o dejarse sanar, es un corazón que se enferma y que hace daño a los demás.
Porque Cuaresma es el momento para curar, para que a través de las recetas que Jesús nos da lleguemos a ser un poco más buenos y felices y así poder hacer más felices a los que tenemos a nuestro lado: a nuestros amigos, a nuestros papás, a nuestros profes…
¡FELIZ Y SANADORA CUARESMA!

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. AMÉN
TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. 











MIÉRCOLES DE CENIZA 
JUEVES después DE CENIZA y VIERNES después DE CENIZA
Para nuestra cuaresma que comienza:
  • Tiempo de conversión y sanación. Lo importante es el corazón. Si en este tiempo no llegamos a él, no hemos hecho nada.
  • Tiempo de desierto y silencio. Lo esencial se pone delante, dejemos lo accesorio.
  • Tiempo de entrenamiento para la vida. Nos acercamos a los misterios de la muerte y resurrección de Cristo, que como dice nuestro lema de Cuaresma. Él es ÚNICO QUE LO CURA TODO.
MIÉRCOLES DE CENIZA 
14 DE FEBRERO
Miércoles de Ceniza

El miércoles de ceniza es el día que se inicia la cuaresma, los cuarenta días de preparación hasta la Pascua. Es un día especial en el que los cristianos estamos invitados al ayuno, la abstinencia y la oración. La celebración de este día tiene como signo principal la imposición de la ceniza, se utiliza la ceniza porque es un signo de conversión y penitencia.



Los cuarenta días de la cuaresma van desde este Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Ramos.

Con este día iniciamos el tiempo de Cuaresma, tiempo de preparación hacia la Pascua, tiempo de gracia y salvación. Un tiempo en el que el protagonista va a ser el amor de nuestro Dios, UN AMOR QUE LO CURA TODO

La liturgia nos recuerda que «somos polvo y en polvo nos convertiremos» haciendo uso de la cita del libro del Génesis: "Con sudor de tu frente comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella te sacaron; pues eres polvo y al polvo volverás".

En hebreo, el idioma en el que se escribió el Antiguo Testamento, las palabras «humanidad» y «polvo», «ceniza» o «tierra», tienen la misma raíz.
Cuando la Biblia cuenta que Dios creó a la humanidad modelando un poco de tierra (Gn 2, 7) está indicando nuestra fragilidad y pequeñez.

Si tomamos conciencia de nuestra fragilidad y necesidad de Dios, nuestra relación con las cosas, con los demás y con nosotros mismos será más auténtica y evitaremos muchas de las tentaciones del mundo actual que nos llevan a ponernos a nosotros mismos por encima de todo.

Sobre este polvo que somos, Dios sopla e infunde su Espíritu, llenándonos de salvación y Vida Eterna. Por lo tanto en un proceso de conversión, en primer lugar nos reconocemos pequeños, después confesamos nuestras faltas y pedimos perdón. Y Dios realiza su obra en nosotros.


El miércoles de ceniza se fija 40 días antes desde el Domingo de Ramos. El Domingo de Ramos es una fiesta móvil, ya que es el inicio de la Semana Santa, que se celebra de acuerdo a la primera luna llena de la primavera. Por lo tanto el miércoles de ceniza no es siempre el mismo día.



La ceniza simboliza la fragilidad del ser humano, aceptar la ceniza es reconocer que necesitamos a Dios. La ceniza que se emplea en la celebración del miércoles suele estar hecha a partir de las palmas que se emplearon el Domingo de Ramos el año anterior.

El utilizar un símbolo como la ceniza, o recordar nuestras fragilidades no debe centrarnos es aspectos negativos. Estamos llamados a vivir una cuaresma en positivo: Abstinencia y ayuno, pero no para privarnos, sino para amar y compartir. Cuaresma vitalista y alegre. Buscando la paz y las personas. Cuaresma con humor.

Un momento para reflexionar en este comienzo de la cuaresma, que nos preparará par la celebración de la IMPOSICIÓN DE LA CENIZA QUE TENDREMOS A LO LARGO DE ESTE DÍA:
Unas preguntas que nos ayuden a interiorizar el significado del miércoles de ceniza y a reflexionar personalmente :¿Con qué actitudes y aspectos de tu vida necesitas reconciliarte en esta cuaresma? ¿Qué hay que cambiar en tu corazón?
¿Cómo puedo mejorar mi oración, mi ayuno o mi limosna para que me sirvan de progreso interior y ayuden a los que están a mi alrededor?

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. AMÉN

JUEVES DESPUÉS DE CENIZA 
15 DE FEBRERO

Hoy la Iglesia celebra el JUEVES DESPUÉS DE CENIZA, recordándonos el camino que comenzamos ayer miércoles. Hay que tener presente que el miércoles de ceniza no es lo más importante de la Cuaresma. Es sólo la puerta de entrada. La realidad es que la ceniza convoca a mucha gente que después no se acordará nunca más de la Cuaresma. Tiene algo de folklore y de “magia” y está arraigada en el pueblo. Sabemos que es el Señor quien nos convoca y no la ceniza para iniciar un camino de conversión. No es el día más importante de Cuaresma. Comenzamos a caminar hacia la Pascua. La Pascua es lo importante.

Recibir la ceniza ayer miércoles: nos tiene que poner la mirada en la conversión personal desde el corazón:
- La Ceniza es la marca de quienes rechazan vivir en dispersión, llevados por la corriente, por la gente, por la publicidad…
- La Ceniza, es la marca de los que quieren remover las brasas y el rescoldo mejor de su ternura, de su silencio, de su profundidad, de sus ganas de vivir de otra manera…
- La Ceniza, es la marca de los que piensan y reflexionan y descubren la caducidad de las cosas; la propia caducidad… y deciden construir su vida sobre la roca que es Cristo, su evangelio.

Recibir la ceniza en la frente, es recibir el deseo de convertir en cenizas aquello que paraliza nuestro crecimiento, obstaculiza la renovación de nuestro entorno o empobrece la misión que llevamos adelante. Haber recibido la ceniza nos dispone a vivir la Cuaresma a fondo.


TRES COSAS QUE NO DEBEMOS OLVIDAR EN ESTE TIEMPO DE CUARESMA:



Ora. Reza. Siente en lo más profundo de ti. Haz silencio. Calla tus impulsos de estar siempre distraído. Escucha. Dentro de ti late el corazón que quiere entregarse al 100%. Date cuenta que eres muy amado. Que Dios te sueña mucho más grande de lo que tú crees. Siente cómo, en lo más profundo de ti, Dios ha sembrado la semilla. ¿Vas ha dejarla crecer o la ahogarás? PRACTICA LA ORACIÓN

Renuncia, deshazte de algo superfluo, ahorra, prívate de algún capricho, deja de quejarte. Se puede vivir con más sencillez, sin tantas cosas. Tú eres el centro de tu vida, no tus cosas, no tus títulos, no tu ropa, no lo que crees tener. Deja de exhibir tus triunfos, tu prestigio, tu elegancia, tu inteligencia. Vive tal cual eres, sin más adornos. Ponte al nivel de la gente sencilla. PRACTICA EL AYUNO.

Comparte. Da algo a alguien que no te lo pueda devolver o corresponder. Entrega algo de dinero a quien lo necesita o a una ONG, a alguna institución. Pero más importante aún: entrega tu tiempo, haz algo por alguien, y hazlo ya, sin calcular demasiado. PRACTICA LA CARIDAD

Este es el plan para tener un corazón sano. Sabes que lo puedes hacer. Sabes, en lo más profundo de tu corazón, que lo deseas. En el fondo eso es lo que esperas de ti mismo: llegar un día a dar lo mejor de ti. Ese día ha llegado, es hoy. Tienes esta cuaresma para intentarlo. 

ORACIÓN
¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. TE ADORAMOS CRISTO Y TE BENDECIMOS QUE POR TU CRUZ SANASTE AL MUNDO. AMÉN








ORACIÓN DE BUENOS DÍAS
12 y 13 de febrero de 2024
LUNES 12
DE FEBRERO

Buenos días, comenzamos nueva semana y nueva oportunidad para seguir creciendo. Nos dicen que, “La verdadera educación no impacta únicamente en el conocimiento del alumno, sino también en su corazón, sus valores y sus ganas de transformar su entorno en un lugar mejor”.

En un mundo acelerado y lleno de incertidumbre, en el que vivimos, es importante la existencia de un espacio educativo extraordinario que vaya más allá de lo convencional, que se distinga por su enfoque en el desarrollo integral de los estudiantes, priorizando su bienestar emocional y social.

Cada alumno y alumna sois valorados como individuos únicos y especiales, y cada día se os regala y se nos regala una experiencia educativa que nos impulse a crecer en todos los aspectos de nuestras vidas, pero sobre todo a tener altos ideales que den sentido a estas experiencias.

Es fundamental cultivar una comunidad unida y afectuosa que se convierta en una segunda familia para todos los que la conformamos. La interacción y los vínculos afectivos son lo que dan sentido a nuestro colegio, es importante que se creen relaciones auténticas y duraderas, donde todos nos conozcamos, maestros/as profesores/as y alumnos y alumnas apoyándose mutuamente en el camino del aprendizaje, el crecimiento espiritual y personal.

En un Colegio como el nuestro, la fraternidad, la solidaridad y el respeto hacia los demás son fundamentales para llevar a cabo una de las metas más importantes, hacer un poco mejorar el mundo en que vivimos.

ORACIÓN
Padre nuestro que estás en el colegio,
en los niños, en los padres, en los profesores y profesoras,
en nuestros compañeros y compañeras,
y en todo el personal que trabaja.
Santificado sea tu nombre
que todos tengan la gracia
de conocer que Tú eras Padre;
Venga a nosotros tu Reino,
la alegría de ser mejores día a día, 
de ser más hermanos y hermanas que ayer.
Hágase tu voluntad,
así en el colegio como en la vida.
Que cada hora, cada tarea, cada jornada escolar sean un paso adelante,
como cristianos y como familia Capuchina,
y seamos cada día más tuyos.
Danos, Señor, la fuerza que necesitamos
para mantenernos en el camino que tú nos muestras.
No nos dejas caer en todo aquello que nos aleja de ti
y líbranos por siempre jamás, de perder la alegría.
Amén

MARTES 13
DE FEBERERO

El año litúrgico celebra y renueva la vida de Jesús distribuida a lo largo de todo un año. El corazón del año litúrgico es el Triduo Pascual, ya que recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Los ritmos del día y la semana forjan paso a paso una vida. El año repite ese mismo ciclo, con mayor extensión y profundidad. Cada año la naturaleza renace en primavera y alcanza su madurez en verano, pero, como naturaleza caída, declina en otoño y muere en invierno. Son estas, también, las etapas de la vida humana en la tierra: nacimiento y juventud, madurez, ancianidad y muerte.

Cada ciclo litúrgico contiene esos mismos pasos. El nacimiento a la vida nueva viene anunciado por el Adviento y la Navidad; la muerte a la antigua vida, por la Cuaresma. Pero el ciclo litúrgico revive en el Triduo Pascual, que celebra la pasión, muerte y resurrección de Jesús, quien rompe las cadenas del pecado y de la muerte y nos introduce en una vida nueva.

La vivencia del año litúrgico nos permite crecer en el encuentro con el Cristo vivo que caminó entre nosotros. Con Él, año tras año, redescubrimos y recorremos, una vez más, paso a paso, la historia de la salvación.

Mañana, con el miércoles de ceniza llega la Cuaresma, una oportunidad de conversión que nos llevará hasta el Jueves Santo. Muchas veces decimos que la Cuaresma dura cuarenta días porque parece que recoge los cuarenta años en el desierto o el tiempo que pasó Jesús en el desierto en tiempo de oración, de penitencia, de pedir ayuda del Padre. Sin embargo, la Cuaresma dura algo más. Es un tiempo adecuado para frenar lo de fuera y mirar hacia dentro.

Andamos con el corazón un poco agitado y herido. Por eso la Cuaresma es tiempo de volver a esa casa interior que es nuestro corazón para ponerlo en marcha, en funcionamiento. Un corazón que a veces se olvida de Dios. Si no lo miramos, se va acumulando suciedad, por eso en Cuaresma necesitamos ordenar nuestro corazón.

ORACIÓN
Padre nuestro que estás en el colegio,
en los niños, en los padres, en los profesores y profesoras,
en nuestros compañeros y compañeras,
y en todo el personal que trabaja.
Santificado sea tu nombre
que todos tengan la gracia
de conocer que Tú eras Padre;
Venga a nosotros tu Reino,
la alegría de ser mejores día a día, 
de ser más hermanos y hermanas que ayer.
Hágase tu voluntad,
así en el colegio como en la vida.
Que cada hora, cada tarea, cada jornada escolar sean un paso adelante,
como cristianos y como familia Capuchina,
y seamos cada día más tuyos.
Danos, Señor, la fuerza que necesitamos
para comenzar el camino de cuaresma al que tú nos invitas.

No nos dejas caer en todo aquello que nos aleja de ti
y líbranos por siempre jamás, de perder la alegría.
Amén







SEMANA DE MANOS UNIDAS
65 Campaña CONTRA EL HAMBRE 2024 
- El Efecto Ser Humano – 
«La única especie capaz de cambiar el planeta»

LUNES 5
DE FEBRERO
Manos Unidas, la ONG de desarrollo
de la Iglesia Católica Española.

Durante esta semana reflexionaremos y rezaremos en los buenos días por la ONG DE LA IGLESIA CATÓLICA DE ESPAÑA, MANOS UNIDAS. 
Manos Unidas trabaja en estrecha colaboración con 58 países del Sur, tanto la sede de los Servicios Centrales como la de las 72 delegaciones repartidas en todas las diócesis españolas.
Manos Unidas NO tiene ni oficinas, ni delegaciones ni directivos fuera del territorio español.

¿Qué hace Manos Unidas? Trabajan para apoyar a los pueblos del Sur en su desarrollo y en la sensibilización de la población española. Uno de los principales objetivos es la lucha contra el hambre, la deficiente nutrición, la miseria, la enfermedad, el subdesarrollo y la falta de educación.

La principal misión es la lucha contra el hambre, el subdesarrollo y la falta de instrucción y a la vez trabajar para erradicar las causas estructurales que las producen: la injusticia, el desigual reparto de los bienes y las oportunidades entre las personas y los pueblos, la ignorancia, los prejuicios, la insolidaridad, la indiferencia y la crisis de valores humanos y cristianos.

Manos Unidas, se esfuerza en que cada persona pueda ser agente responsable de su mejora material, moral y espiritual y goce de una vida digna.
Todo esto teniendo como eje central de su trabajo, fundamento en el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, que cada persona, hombre y mujer, en virtud de su dignidad, sean capaces de ser, por ellos mismo, agentes responsables de su mejora material, de su progreso moral y de su desarrollo espiritual, y gocen de una vida digna.

La dignidad de la persona, El destino universal de los bienes, El bien común, La solidaridad y La subsidiariedad, son los valores que fomenta MANOS UNIDAS, para crear instrumentos en los que se realiza la gestión de la organización, tales, como: El voluntariado, La austeridad, La cultura de la paz, La cooperación y la coordinación con otras organizaciones del Sur, La calidad y la profesionalidad y La transparencia económica y laboral.

ORACIÓN
Padre Dios, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. porque somos la única especie capaz de cambiar el planeta. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 6
DE FEBRERO
65 CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE
(ULTIMO DÍA PARA RECOGER EL DINERO DEL BOCADILLO SOLIDARIO)
En Manos Unidas llevamos 65 años trabajando para construir un mundo más justo, donde se erradique la pobreza, el hambre, la miseria y donde se respeten los derechos humanos. También trabajamos apoyando los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Como Organización de la Iglesia en España para la cooperación al desarrollo queremos atender a la opción preferencial por los pobres que hace la Iglesia. Por eso, nos dejamos iluminar por la Doctrina Social de la Iglesia, que en palabras del Papa Francisco nos dice que «[…] corresponde enfocarse especialmente en las necesidades de los pobres, débiles y vulnerables, en un debate a menudo dominado por intereses más poderosos. Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana».

Por todo ello, como entendemos que hay una injusticia que encuentra su origen en el propio cambio climático, y exige una justa reparación para que millones de seres humanos puedan vivir dignamente:

DENUNCIAMOS que el cambio climático sigue siendo el mayor reto al que se enfrenta hoy la humanidad y que genera una gran injusticia climática causada:

En Manos Unidas creemos que la lucha contra el cambio climático debe centrarse en los más vulnerables. La justicia climática, el consumo responsable, la deuda o la conversión ecológica son principios que han de presidir la lucha contra el cambio climático para garantizar un futuro digno a toda la humanidad. Porque los peores impactos de la crisis climática están afectando de un modo especial a los más débiles del planeta, que suelen tener rostro de mujer, migrante, niño y niña. Para ello, resulta inaplazable un compromiso personal con los “descartados climáticos”. Hemos de tomar decisiones valientes que, de meros observadores pasivos, nos conviertan en responsables proactivos en la lucha justa contra el cambio climático. Animamos a toda la sociedad a unirse a nuestro trabajo por la justicia climática. Como dice el Papa, “hay demasiados rostros humanos que sufren esta crisis climática. Se necesita una acción urgente, valiente y responsable”.

ORACIÓN
Padre Dios, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. porque somos la única especie capaz de cambiar el planeta. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 7
DE FEBRERO
EL EFECTO SER HUMANO
La única especie capaz de cambiar el planeta

Dentro del quinquenio 2023-2027, «El reto de la dignidad: Liberar a la humanidad de la pobreza, del hambre y de la desigualdad desde los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 1)», este segundo año 2024 Manos Unidas, la organización de la Iglesia católica en España para la lucha contra la pobreza, se propone el reto de alcanzar «un planeta sostenible, sin pobreza, hambre, ni desigualdad»; es decir, una casa común en la que podamos vivir con dignidad todos los seres humanos. A lo largo de este año no pretendemos hablar del cambio climático en general, sino poner de manifiesto una injusticia: cómo la desigualdad medioambiental está afectando a millones de personas, sobre todo del Sur global, mermando sus derechos más básicos.

Para Manos Unidas, la verdadera lucha contra el cambio climático debe partir de la convicción, tantas veces evidenciada por el papa Francisco, de que existe una auténtica “deuda ecológica” entre los países del Norte y los del Sur. La experiencia y testimonios de las comunidades locales, en las que apoyamos proyectos, nos ayudan a establecer esa relación entre la pobreza y el hambre que padecen con la inequidad climática planetaria, fomentada por la falta de respuesta de la Comunidad Internacional. Urge una conversión ecológica: una transformación personal y comunitaria, derivada de la convicción de que no somos los dueños de la creación, sino solo sus custodios, lo que supone “una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático (LS, 111). Por eso, en 2024, desde Manos Unidas, apelamos al compromiso personal con los “descartados climáticos”, y reclamamos una implicación de la política global en la lucha contra el cambio climático que, para ser justa, debe centrarse en los más vulnerables.

ORACIÓN
Padre Dios, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. porque somos la única especie capaz de cambiar el planeta. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 8
DE FEBRERO
BOCADILLO SOLIDARIO
Si hay una actividad que se pueda identificar, sin duda, con la acción de sensibilización de Manos Unidas son los llamados "BOCADILLOS SOLIDARIOS". Cada año sobre estas fechas organizamos desde el Colegio un desayuno para el recreo muy especial, un bocadillo de aceite y sal, poniéndole un precio simbólico para que podamos participar voluntariamente. El motivo de esta acción es tener un día de concienciación y unión simbólica con los más de 828 millones de personas que sufren hambre en el mundo. Lo recaudado en este día se destinan a los proyectos de desarrollo de Manos Unidas.

Un grupo de voluntarios personal docente y no docente, alumnos y alumnas de bachillerato, ayudarán para preparar 1.200 bocadillos, que serán repartidos en los distintos recreos. Nuestro COMPARTIR, es vida, se hace vida. Nuestro COMPARTIR, como cada año va en doble sentido: no poder comer todo lo que quiero y no poder elegir lo que como.

Cifras del hambre
Actualmente hay 828 millones de personas hambrientas, cifra que ha aumentado desde el año de la pandemia, según la FAO. En torno a 2.300 millones de personas en el mundo padecían inseguridad alimentaria moderada o grave en 2021, y el 11,7% de la población mundial se enfrentaba a niveles graves de inseguridad alimentaria.

Según el Banco Mundial, la mitad de la población, casi 4.000 millones de personas, vive por debajo del umbral de la pobreza, 5,5 dólares al día.

Y mientras las cifras del hambre siguen subiendo, cada día se pierden o desperdician toneladas de alimentos. A nivel global, cerca del 14 % de los alimentos producidos se pierden entre la cosecha y la venta minorista por la falta de demanda en los mercados o por la imposibilidad de vender localmente, por la incapacidad para conservar o transformar en el mismo ámbito rural los alimentos producidos y por pérdidas en el transporte. Sólo en España, cada año se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimentos.

Manos Unidas lucha contra esta gran injusticia que es el hambre desde hace 63 años. En 2021 se emprendieron 474 nuevos proyectos en 51 países, que beneficiaron a más de un millón y medio de personas.

ORACIÓN
Padre Dios, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza. Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita. porque somos la única especie capaz de cambiar el planeta. Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

VIERNES 9
DE FEBRERO
VI Domingo del tiempo ordinario (Ciclo B)

Evangelio según san Marcos 1, 40-45
En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme».
Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero: queda limpio».
La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente:
«No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio».
Pero cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a él de todas partes.

REFLEXIÓN
Este domingo trae una pausa al Tiempo Ordinario y nos empuja a la Cuaresma que comenzará el próximo miércoles. Que sea para los creyentes, como fue el encuentro de Cristo con el leproso, tiempo de crecimiento personal en la fe y de compromiso por implicarnos aún más en la Iglesia de la que recibimos la fe, y con la que queremos seguir contagiándola.

Una de esas grandes personalidades cuyo crecimiento en la fe nos ha dejado en la historia un modo de seguir a Jesús, es el capuchino y Beato español Fray Leopoldo de Alpandeire cuya memoria hacemos hoy. Nace en Málaga en el año 1864. Concretamente en la Solemnidad de San Juan Bautista. Bautizado con el nombre de Francisco Tomás. En su hogar no puede ser más trabajador ni humilde. Él ayudó siempre en esas tareas de casa. Quienes le conocían reparaban en su búsqueda de momentos de silencio y reflexión. También era muy sobrio y mostraba gran cercanía por los pobres con los que compartía muchos momentos. Un día siente la llamada de Dios, conoce a los capuchinos y se sienta atraído por ellos. Fiel al espíritu de San Francisco de Asís, ingresa en la fraternidad de Sevilla. Desde ese momento se llama Leopoldo. Posteriormente pasa a Granada. En todo momento hace las funciones de lego asistiendo al servicio de la Iglesia, limpiando el Convento hasta que hay una tarea especialmente encomendada a él y por la que se caracterizará: ser limosnero. Va de puerta en puerta y conoce la vida de las personas. Ante todo ve las divisiones que hay entre hermanos durante la Guerra Civil, lo cual le hace orar más a Dios por la situación que se presentaba. Un día Fray Leopoldo tiene una caída y desde ese momento es cuando los años le pasan factura con una salud cada vez más frágil y quebradiza, hasta su muerte ocurrida el día 9 de febrero del año 1956.

Oración
Oh Dios que dijiste: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber", vuelve los ojos de tu misericordia a las virtudes que practicó el Beato Leopoldo de Alpandeire, y haz que también nosotros vivamos humildes cada día.
Concédenos por su intercesión caminar en humildad y sencillez. como él lo hizo a imagen de san Francisco de Asís. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.













MARTES 30
DE ENERO
Día Escolar de la No-violencia y la Paz

El 30 de enero se celebra desde 1964 el Día Escolar de la No-violencia y la Paz (DENYP). La fecha es un homenaje a Mahatma Gandhi, líder pacifista que defendió y promovió la no violencia y la resistencia pacífica, que fue asesinado el 30 de enero de 1948.

El objetivo de este día es la educación en y para la tolerancia, la solidaridad, la concordia, el respeto a los Derechos Humanos, la no-violencia y la paz. Para Gandhi, la paz no era solo una postura acomodaticia para evitar conflictos. Planteaba que la paz era el único camino que debían recorrer los seres humanos, para evitar la violencia y la injusticia en el mundo.

Actualmente son muchos los conflictos de diversa índole que se están suscitando en el mundo. Los niños y jóvenes están siendo expuestos constantemente a información con textos, datos, imágenes, entre otros, que reflejan una realidad y contenidos cada vez más violentos.

Aunado a ello, comportamientos como el bullying en las escuelas, el ciberacoso y el escarnio digital contribuyen a generar inseguridad emocional y baja autoestima. Con la celebración de este día se pretende inculcar y afianzar valores en niños y jóvenes en edad escolar, con el objetivo de formar hombres y mujeres que prefieran hablar en lugar de golpear, conciliar en vez de gritar y unirse en oposición a competir fieramente unos contra otros. Esto es lo que se conoce como cultura de paz.

Palabras y valores que sanan y que propone el Día Escolar de la Paz y la No Violencia: Respeto, Amor, Justicia, Libertad, Paz, igualdad, Tolerancia, Lealtad, Responsabilidad, Honestidad

El papa Francisco nos dice que “en cada época, la paz es tanto un don de lo alto como el fruto de un compromiso compartido.” Agradecemos vuestro trabajo diario, constante, comprometido y anónimo en favor de la paz y la no violencia. Seguro que, entre todos, continuaremos abriendo caminos de diálogo y compromiso donde pactemos por un mundo más justo y fraterno.



ORACIÓN
Todos estamos llamados a ser instrumentos de paz, y por eso oramos con Francisco de Asís, diciendo:
Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: que allí donde haya odio, ponga yo amor, donde haya ofensa, ponga perdón, donde haya discordia, ponga unión, donde haya error, ponga verdad, donde haya duda, ponga fe, donde haya desesperación, ponga yo esperanza, donde haya tinieblas, ponga vuestra luz, donde haya tristeza, ponga yo alegría. Oh Maestro, que no me empeñe tanto en ser consolado como en consolar, en ser comprendido como en comprender, en ser amado como en amar. Porque dando se recibe, olvidando se encuentra, perdonando se es perdonado, y muriendo se resucita a la vida eterna. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 31
DE ENERO

Celebrar la semana de la NO VIOLENCIA Y LA PAZ pretende prevenir y erradicar la violencia desde las aulas, en la oración, en las distintas actividades. Cada vez nos movemos en unos parámetros más violentos y tenemos más que nunca que socializarnos, desde los hogares con la ayuda de la familia y desde los Centros, involucrando a los alumnos en actividades motivadoras que nos ayuden a prevenir y eliminar la violencia. Una lacra que está presente día a día en nuestro caminar.

Es de justicia, educar a los alumnos en valores para que sean más justos y solidarios. No olvidemos que nos encontramos en un momento difícil, a nivel social, nacional e internacional de conflictos y pérdida de valores. Alumnos que se sienten desmotivados; alumnos que hacen daño a sus compañeros sin ninguna justificación. Todos somos diferentes y aprendemos a ritmos distintos, pero todos debemos entender lo que conlleva la palabra “Educación”. Cuando nuestros alumnos vayan adquiriendo hábitos saludables al hacer actividades preparadas para tal fin, irán entendiendo la difícil tarea de “Educar en valores”. No olvidemos que estamos preparando a personas democráticas con las herramientas necesarias en el aula, pero sabiendo que nos enfrentamos a muchas contrariedades en la calle y en los lugares donde vivimos, maltrato, vandalismo, agresiones físicas, acosos, xenofobia, racismo, que tendremos que ir resolviendo para que nuestro mundo cada vez sea más justo y tolerante.

A los gobernantes y a cuantos tienen responsabilidades políticas y sociales, a los pastores y a los animadores de las comunidades eclesiales, como también a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, hago un llamamiento para que sigamos avanzando juntos con valentía y creatividad por estos tres caminos: el diálogo entre las generaciones, la educación y el trabajo. Que sean cada vez más numerosos quienes, sin hacer ruido, con humildad y perseverancia, se conviertan cada día en artesanos de paz. Y que siempre los preceda y acompañe la bendición del Dios de la paz.
Papa Francisco
ORACIÓN
Todos estamos llamados a ser instrumentos de paz, y por eso oramos con Francisco de Asís, diciendo:
Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: que allí donde haya odio, ponga yo amor, donde haya ofensa, ponga perdón, donde haya discordia, ponga unión, donde haya error, ponga verdad, donde haya duda, ponga fe, donde haya desesperación, ponga yo esperanza, donde haya tinieblas, ponga vuestra luz, donde haya tristeza, ponga yo alegría. Oh Maestro, que no me empeñe tanto en ser consolado como en consolar, en ser comprendido como en comprender, en ser amado como en amar. Porque dando se recibe, olvidando se encuentra, perdonando se es perdonado, y muriendo se resucita a la vida eterna.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 1
DE FEBRERO

La guerra no puede tener la última palabra, 
la debe tener la oración.

Francisco de Asís, vivió en un mundo peligroso, donde la guerra y la violencia eran el pan de cada día. Aquel mundo era mucho más peligroso que el mundo en el que vivimos actualmente. Él mismo participó, antes de su conversión, en varias guerras y fue prisionero de guerra. En aquel tiempo los caminos eran peligrosos. Se cruzaban las montañas en caravanas. La gente andaba armada. Francisco y sus hermanos entraron en aquel hervidero de pasiones, rivalidades y odios con una sorprendente simplicidad para vivir y anunciar la paz. En este contexto bélico Francisco y sus hermanos tomaron una decisión descabellada: recorrer el mundo desarmados y sin provisiones, llevando solamente la confianza en Dios y en la bondad de los demás. 
Francisco siente que el silencio es necesario para encontramos a nosotros mismos y para descubrirnos de manera auténtica; el silencio, nos ayuda a mirar el pasado con justicia, el presente con realismo y el futuro con esperanza. El silencio nos permite contemplar a Dios, en quien ponemos toda la confianza, a los hermanos y a la naturaleza con una nueva mirada.

MOMENTO DE SILENCIO EN ESTA SEMANA DE LA NO VIOLENCIA Y LA PAZ
Como hemos oído y viendo durante esta semana en la celebración de la jornada escolar de la paz y la no violencia, nuestro Colegio se llena de canciones, murales, actividades de todo tipo, y en todo ello los buenos deseos, la esperanza en un mundo mejor, el fin de las guerras, las declaradas y las que tienen lugar en multitud de lugares del mundo y hasta dentro de nosotros mismos. Desde nuestra identidad capuchina, cristiana, se nos pide algo más. También el tema de la paz se aborda desde el silencio, desde la escucha y desde la oración.

Por eso en esta mañana, en el RECREO, crearemos un espacio de silencio en torno al Cristo de San Damián. No importa que a nuestro alrededor haya ruido, dentro de ese espacio y dentro de nosotros se creará el silencio por todas las víctimas que no pueden alzar la voz y mueren en manos de la violencia, del poder y del sinsentido.

Te invitamos a acercarte unos minutos, callar y orar por ellos, para sanar sus heridas, para hacernos uno con los que se dedican a sanar heridas y pedir que la Paz sea una realidad en el mundo en el que vivimos


CREDO DE LA PAZ

Creo en la paz siempre joven.
Creo en la paz de las personas nuevas.
En la paz, grabada en el corazón.
En la paz en la paz sin tiempo.

Creo en la paz que destruye las armas.
En la paz de bombas de risa.
En la paz de la verdad.

Creo en la paz del ser frente al tener.
En la paz sin barrotes.

Creo en la paz de los que se abrazan y besan.
En la paz de los que perdonan y olvidan.
En la paz con letras mayúsculas.

Creo en la paz de campos de girasoles.
En la paz de ríos limpios.
En la paz que no se compra en los mercados.

Creo en la paz de la justicia.
En la paz de la solidaridad.
En la paz de la misericordia.
Creo en la paz del Creador de la Paz. AMÉN



VIERNES 2
DE FEBRERO

El secreto de Francisco, es considerar al otro superior a uno mismo, colmarlo de estima y de respeto, facilitarle el espacio que necesita para nacer, existir y crecer. Así es como seremos instrumentos de paz: brindándonos al servicio del crecimiento del otro, de los otros.
Como el Maestro. ¿Por qué acudían tantas personas, y no siempre las más recomendables, a Jesús en el Evangelio? ¿Por qué se sentían aplastadas por la personalidad o perfección de Jesús? ¡Todo lo contrario! Porque cuando se acercaban a Él, «manso y humilde de corazón», se sentían tan respetadas, que se llenaban de vida y se volvían capaces de llevar una vida y de ofrecer una paz y un
perdón que antes les eran imposibles. ¡Ese fue el secreto de Jesús, el Dios que se hace humilde para que podamos seguir sus huellas!
Nos dice San Francisco: «La paz que proclamáis con la boca, debéis tenerla en vuestros corazones, de tal suerte que para nadie seáis motivo de ira ni de escándalo, antes bien por vuestra paz y mansedumbre invitéis a todos a la paz y a la benignidad. Para esto hemos sido llamados, para curar a los heridos, vendar las heridas y atraer a los descarriados. Una forma muy bella de terminar esta semana en la que hemos celebrado EL DÍA DE LA NO VIOLENCIA Y LA PAZ, como herederos del carisma franciscano estamos llamados a ver en el otro un hermano, una hermana y contemplar en la creación al mismo Dios, solo desde ahí, seremos constructores de PAZ

A continuación visualizamos este gesto de Francisco con el lobo de Gubbio


FRANCISCO Y EL LOBO DE GUBBIO, UN ENCUENTRO DE PAZ (NOVIEMBRE DE 1224)
Francisco ya lo sabía y, adelantándose a su tiempo y mucho más al nuestro, donde había armas el puso compasión. Y compadecido de la pobre gente de Gubbio, pero también del pobre lobo, salió a buscarlo, desatendiendo los consejos de toda la ciudad. Francisco lo vio, “Hizo la señal de la cruz sobre el lobo”, es decir, se acordó de Jesús en la Cruz, que murió indefenso y perdonando a todos. Francisco, Se armó únicamente de confianza en Dios, de confianza en sí, de confianza en el lobo y la paz volvió a Gubbio, donde las gentes y el lobo vivieron juntos muy felices durante muchos años. Vamos a escuchar la historia:


PADRE NUESTRO DE PAZ

Padre nuestro, de todos: ni mío ni tuyo,
sino de todos y para todos por igual: paz.

Que estas en el cielo y en la tierra, allí donde crece la paz,
y, con entrañas de madre, estás en quien hace presente la paz,
y quieres estar en quien todavía vive dominado por el odio o el rencor.

Santificado sea tu nombre
y el nombre de todos aquellos que aman la paz,
que calladamente trabajan por la paz,
que son constructores de paz
haciendo nuestro mundo más santo y habitable.

Venga a nosotros tu Reino
que es un reino de justicia para todos, cuyo fruto es la paz.
Hágase tu voluntad de paz en la tierra a todas las personas de bien
y paz en el corazón a todas las personas de mal.

Danos hoy -y siempre- nuestro pan de cada día,
y fuerza para ganarlo y salud para disfrutarlo
y fe para compartirlo en paz, con paz.

Perdona nuestras ofensas
para que nos sintamos perdonados y aprendamos a perdonar,
y perdonemos nosotros también
contagiando la paz de nuestro corazón a un mundo
cada vez más lleno de amor.

No nos dejes caer en la tentación de imponer nuestra paz
o de desesperar ante el lento crecimiento de la semilla de la paz.

Y líbranos del mal de un corazón sin paz. AMÉN
Iglesia de la PAZ DE SAN FRANCISCO (GUBBIO), se construyó en recuerdo del encuentro con el LOBO en noviembre de 1224. Camino de LA VERNA A ASÍS, Francisco con las llagas y enfermo se hospedó en GUBBIO durante algún tiempo. En la Iglesia Hay una pequeña tumba donde cuenta la leyenda que reposan los restos del LOBO






LA COMUNIDAD EDUCATIVA DEL COLEGIO SAN BUENAVENTURA NOS UNIMOS CON LA ORACIÓN DE LOS BUENOS DÍAS A LA SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS 2024

Buenos días Del 22 al 26 de enero de 2024
EN ESTA SEMANA TODOS SOMOS CONVOCADOS A #COMPARTIR Y #ORAR
«Oremos con intensidad, para que nuestra Iglesia 
sea de verdad casa de acogida».

LUNES 22
DE ENERO
SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

Comenzamos esta semana la Oración uniéndonos al deseo de toda la familia de Jesús en "La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos" que se celebra cada año del 18 al 25 de enero, concluyendo con la Fiesta de la Conversión de san Pablo. En estos ocho días los cristianos de todo el mundo y de todas las confesiones cristianas (ORTODOXOS, ORIENTALES, PROTESTANTES Y CATÓLICOS) somos invitados a continuar con la oración de Jesús en la Última Cena: «Padre, que todos sean uno para que el mundo crea». Trabajar y orar por la comunión plena es una dimensión esencial de nuestra misión como seguidores de Jesús. Por eso en esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos estamos llamados a reflexionar y orar sobre la importancia del ecumenismo en la vida de la Iglesia. Recordamos que, El ecumenismo es el movimiento que comenzó hace 100 años, y busca la unidad de los cristianos de las distintas confesiones religiosas cristianas «históricas», separadas desde los grandes cismas. El ecumenismo es diferente del diálogo interreligioso; que consiste en el diálogo entre las diferentes religiones (religiones abrahámicas —judaísmo, cristianismo e islam— como otras).

El tema de reflexión para la esta Semana de Oración, propuesto este año por los cristianos de Burkina Faso, es la parábola del buen samaritano, en la que Jesús explica en qué consiste amar al prójimo.

Jesús también hoy «como Buen Samaritano, se acerca a todo hombre y mujer que sufre en su cuerpo o en su espíritu, y sana sus heridas”. En esta interpretación de la parábola, se señala que la posada a la que Jesús, el buen samaritano, lleva a la persona herida es la Iglesia.

“la Iglesia tiene que ser posada donde todos puedan refugiarse, lugar de acogida para los hombres y mujeres que buscan, comunidad que sana”, para que esto sea posible, “nuestras comunidades han de ser abiertas, alegres, vivas. Han de tener, sobre todo, una inmensa capacidad de acogida, para que todos se encuentren en ella como en su casa. Pensemos en el posadero, que no pregunta quién es la víctima, ni cuál es su estado o condición. Simplemente lo acoge y, desde el amor, lo ayuda a sanar”. “la acogida y la hospitalidad son un signo distintivo de la Iglesia de Cristo. Evidentemente, esta acogida hemos de vivirla entre los que nos llamamos cristianos, que por el bautismo somos miembros de la Iglesia, aunque entre nosotros aún no vivamos la plenitud de la comunión en la fe. Todos formamos parte del cuerpo de Cristo”.

«oremos con intensidad durante esta semana, para que nuestra Iglesia sea de verdad casa de acogida, hospital que sana, posada que recibe a todos, como aquella del buen samaritano”



MARTES 23
DE ENERO
DÍA 6 - ORACIÓN 
UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

La meditación para este día: 
Lo montó en su propia cabalgadura, 
lo condujo a una posada próxima 
y cuidó de él. (Lc 10,34)
Señor, convierte nuestras Iglesias 
en «posadas» para acoger 
a los necesitados
Reflexión
Un samaritano se hizo cargo del hombre que había caído en manos de los ladrones. El samaritano superó sus prejuicios y partidismos. Vio a alguien necesitado y lo llevó a una posada. «Al día siguiente dio dos denarios al posadero y le dijo: “Cuida bien a este hombre. Si gastas más, te lo pagaré a mi vuelta”» (Lc 10,35).

En cualquier sociedad humana, la hospitalidad y la solidaridad son esenciales. Requieren la acogida forasteros, extranjeros, migrantes y personas sin hogar. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a la inseguridad, la sospecha y la violencia, tendemos a desconfiar de nuestros prójimos. La hospitalidad es un testimonio importante del evangelio, particular- mente en contextos de pluralismo religioso y cultural. Acoger al «otro», y ser acogido a su vez, está en el centro del diálogo ecuménico. Los cristianos tienen el desafío de convertir sus Iglesias en posadas donde sus prójimos puedan encontrar a Cristo. Tal hospitalidad es un signo del amor que nuestras Iglesias tienen entre sí y por todos.

Cuando nosotros, como seguidores de Cristo, vamos más allá de nuestras tradiciones confesionales y elegimos practicar la hospitalidad ecuménica, pasamos de ser extranjeros a ser prójimos.

Oración
Padre de amor,
en Jesús nos mostraste el significado de la hospitalidad, 
cuidando de nuestra frágil humanidad.
Ayúdanos a convertirnos en una comunidad
cercana a aquellos que se sienten abandonados y perdidos, 
construyendo una casa donde todos se sientan acogidos.
Que nos acerquemos unos a otros mientras ofrecemos al mundo 
tu amor incondicional.
Te lo pedimos en la unidad del Espíritu Santo. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.
MIÉRCOLES 24
DE ENERO
DÍA 7 - ORACIÓN 
UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

La meditación para este día: 
¿Cuál de estos tres hombres te parece 
que fue el prójimo? (Lc 10,36)
Señor, enséñanos a socorrer al prójimo

Reflexión
Al final de la parábola, Jesús le preguntó al maestro de la ley: ¿Quién se comportó como prójimo del hombre herido? El maestro de la ley respondió «el que tuvo compasión de él». No dijo «el samaritano», y se entiende, pues la hostilidad entre samaritanos y judíos hacía difícil admitir esta respuesta. A menudo descubrimos prójimos en las personas más inesperadas, incluso aquellas cuyo nombre u orígenes nos resultan difíciles de pronunciar. En el mundo de hoy, donde la política polarizada enfrenta con frecuencia a personas de diferentes identidades religiosas, Jesús nos desafía a través de esta parábola a ver la importancia de nuestra vocación de transgredir fronteras y muros de separación.

Al igual que el maestro de la ley, tenemos el desafío de reflexionar sobre cómo vivimos nuestras vidas, no solo en términos de si hacemos el bien o no, sino si, como el sacerdote y el levita, estamos descuidando actuar con misericordia.

Oración
Dios santo,
tu Hijo Jesucristo habitó entre nosotros
para mostrarnos el camino de la compasión.
Ayúdanos, con tu Espíritu, a seguir su ejemplo,
a servir a las necesidades de todos tus hijos,
y así dar juntos testimonio cristiano
de tus caminos de amor y misericordia.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.
JUEVES 25
DE ENERO
DÍA 8 - ORACIÓN 
UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

La meditación para este día: 
Vete y haz tú lo mismo. (Lc 10,37)
Señor, que nuestra comunión 
sea signo de tu reino

Reflexión
Con estas palabras —«Vete y haz tú lo mismo»— Jesús nos envía a cada uno de nosotros, y a cada una de nuestras Iglesias, a vivir el manda- miento del amor. Inspirados por el Espíritu Santo, somos enviados a ser «otros Cristos», acercándonos a la humanidad sufriente con compasión y misericordia. Al igual que hizo el buen samaritano con el hombre herido, nosotros podemos elegir no rechazar a los que son diferentes, sino cultivar una cultura de la proximidad y la bondad.

¿Cómo interpela mi vida la invitación de Jesús: «Vete y haz tú lo mismo»?
¿Cómo podemos dar juntos testimonio del amor de Dios en la caridad? Como embajadores de Cristo, estamos llamados a reconciliarnos con Dios y entre nosotros, para que la comunión eche raíces y crezca en nuestras Iglesias y en las zonas afectadas por conflictos intercomunales, como el de la región de Sahel.

A medida que aumente la confianza mutua, estaremos más dispuestos a mostrar nuestras heridas, incluidas las heridas eclesiales, para que el amor de Cristo pueda visitarnos y sanarnos a través del amor y el cui- dado de los demás. Luchar juntos por la unidad de los cristianos ayuda a reconstruir las relaciones, para que la violencia pueda dar paso a la solidaridad y la paz.

Oración
Padre bueno,
te damos gracias por el don del Espíritu Santo, el dador de vida,
que nos hace estar más abiertos los unos a los otros, 
resuelve conflictos y fortalece nuestros lazos de comunión.
Que crezcamos en el afecto mutuo
y en el deseo de anunciar más fielmente el mensaje del evangelio, 
para que el mundo crezca en unidad y acoja al Príncipe de la Paz.
Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.
VIERNES 26
DE ENERO
Evangelio del IV Domingo del tiempo ordinario

Evangelio según san Marcos 1, 21-28
En la ciudad de Cafarnaúm, el sábado entró Jesús en la sinagoga a enseñar; estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los escribas.
Había precisamente en su sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo y se puso a gritar: «¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios».
Jesús lo increpó: «¡Cállate y sal de él!».
El espíritu inmundo lo retorció violentamente y, dando un grito muy fuerte, salió de él. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Una enseñanza nueva expuesta con autoridad. Incluso manda a los espíritus inmundos y lo obedecen».
Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

REFLEXIÓN
La Palabra de Dios en este cuarto Domingo del Tiempo Ordinario se centra en confirmar que Jesús es el profeta que Dios anunció a Moisés en un momento en que el Pueblo elegido no quería que el Señor le hablara directamente. El profeta es intermediario entre Dios y el pueblo. Transmite al pueblo la palabra de Dios, habla en su nombre. Jesús cumple las expectativas. Él es el Hijo de Dios, es su Palabra encarnada. Por Jesús, Dios, que no había cesado de conversar con la humanidad, nos habla de un modo nuevo.

ORACIÓN
Señor, enséñame a ver detrás de la apariencia y la palabra de cada hermano, un tesoro escondido, con sus sufrimientos y sus alegrías, alguien que tiene vergüenza, a veces, de mostrarse tal cual es; que no le gusta mostrarse ante los demás por timidez. Señor, hazme descubrir detrás de cada rostro, en el fondo de cada mirada, un hermano, semejante a Ti. Quiero, Señor, tratar a cada uno a su manera, como Tú lo hiciste con la Samaritana, con Nicodemo, con Pedro... como lo haces conmigo. Quiero empezar hoy mismo a comprender a cada uno en su mundo, con sus ideales, con sus virtudes y debilidades, también. Ayúdame, Señor, a ver a todos como Tú los ves, a valorarlos no sólo por su inteligencia, su fortuna o sus talentos, sino por la capacidad de amor y entrega que hay en ellos. ¡Que en el “otro” te vea a Ti, Señor! Señor, que te vea detrás de cada rostro. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.









DEL 15 AL 19 DE ENERO DE 2024
La oración es el aliento de la fe, es su expresión más adecuada. Como un grito que sale del corazón de los que creen y se confían a Dios.

Antes de orar, dedica unos minutos a entusiasmarte. Estás a punto de hablar con Alguien que te ama más de lo que puedas imaginar.

LUNES 15
DE ENERO
AÑO DE LA ORACIÓN


En este año 2024, debemos intensificar nuestra preparación para el Jubileo ordinario del 2025. El papa Francisco, siguiendo la costumbre de la Iglesia, convoca este año jubilar como un tiempo de gracia y de misericordia para todo el pueblo santo de Dios. La celebración del jubileo se caracteriza por el perdón de los pecados y, en particular, por la indulgencia plenaria, expresión de la misericordia divina, por medio de la Iglesia, depositaria de la gracia en favor de la humanidad. El primer año santo fue celebrado en 1300, promulgado por Honorio III, y era voluntad de este pontífice que se celebrase cada cien años. Pero para que la gracia llegara a varias generaciones a lo largo del tiempo, la cadencia pasó a los cincuenta y después a los veinticinco años, como lo celebramos actualmente. Recordemos que el último jubileo fue en 2000, con grandes recuerdos para quienes lo celebramos.

«Testimonios de la esperanza» es el lema escogido para el próximo año santo. En palabras del Papa: «Debemos mantener encendida la llama de la esperanza que nos ha sido dada, y hacer todo lo posible para que cada uno de nosotros recupere la fuerza y ​​la certeza de mirar el futuro con una mente abierta, un corazón confiado y una mirada amplia. El próximo Jubileo puede ayudar mucho a restablecer un clima de esperanza y confianza, como signo de un nuevo renacimiento que todos intuimos como urgente.» El deseo del papa Francisco, es que en el 2024 pueda dedicarse a una gran «sinfonía» de oración; principalmente, para recuperar el deseo de estar en presencia del Señor, escucharle y adorarle. Un año intenso de oración para preparar los corazones a recibir la abundancia de gracia, «haciendo del padrenuestro, la oración que Jesús nos enseñó, el programa de vida de sus discípulos». Nuestra formación humana en el Colegio acompañada por nuestra formación espiritual en la «escuela de oración», la importancia de la oración es la relación viva con Dios de cada día.

ORACIÓN
«Ven, Espíritu Santo, en este año de la oración para preparar el jubileo de Roma de 2025, enséñanos a orar, a hablar con nuestro Padre Dios. Enséñanos a abrir la vida ante el Padre y a hablarte con limpio corazón. 
Ven, para que busquemos la verdad y vayamos por el mundo como artesanos de paz y constructores de la nueva civilización del amor». DECIMOS CON FE Y ESPERANZA:

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

MARTES 16
DE ENERO
ORACIÓN DE FIDELIDAD
San Fulgencio. Patrono de la Diócesis de Cartagena-Murcia

En 1594, por petición del obispo Sancho Dávila, llegaron a la ciudad de Murcia parte de las reliquias de san Fulgencio y de su hermana santa Florentina, provenientes de Berzocana (Cáceres) donde reposaban sus cuerpos. Al obispo Dávila se debe el patronazgo fulgentino de la Diócesis de Cartagena. Desde entonces, cada 16 de enero está marcado en el calendario diocesano como el día de la fiesta de san Fulgencio.

Celebramos con alegría la fiesta de san Fulgencio, que vivió entre los siglos VI y VII. Él ha sido fiel al camino del Evangelio, él vive para siempre la vida de Dios. Y su recuerdo, su celebración, es para todos nosotros una llamada a la fe, a la esperanza, a la alegría de pertenecer a una misma comunidad diocesana. Que esta fiesta sea un estímulo para crecer, como san Fulgencio, en el deseo de fidelidad al Señor.



Entre Dios y las personas, la fidelidad es recíproca, siempre que nosotros respondamos porque Él siempre mantiene su fidelidad, aunque nosotros seamos infieles. Por eso la fe exige grandes dosis de fidelidad. Y exige fidelidad porque creer en Jesús implica seguirlo con todas las consecuencias. Creer implica seguir a Cristo, ir detrás de Él, cambiar la forma de pensar, de vivir, de amar. Es vivir de su fidelidad.


La fe y la fidelidad a Cristo no se mantienen por mis fuerzas, se sostiene porque el Señor la dirige por medio del Espíritu Santo. Es su fidelidad la que hace posible la mía. Jesús nos acompaña, nos atiende, está muy presente en nuestra vida, nos sana, nos protege, nos renueva, nos da la esperanza, la serenidad, la alegría, nos fortalece, nos perdona, nos ilumina, nos habla en su Palabra y en la oración…




ORACIÓN
«Ven, Espíritu Santo, en este año de la oración para preparar el jubileo de Roma de 2025, enséñanos a orar, a hablar con nuestro Padre Dios. Enséñanos a abrir la vida ante el Padre y a hablarte con limpio corazón. 
Ven, para que busquemos la verdad y vayamos por el mundo como artesanos de paz y constructores de la nueva civilización del amor». DECIMOS CON FE Y ESPERANZA:

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

MIÉRCOLES 17
DE ENERO
ORACIÓN DEL PADRE NUESTRO

El papa Francisco nos pide en este año dedicado a la oración, preparar los corazones a recibir la abundancia de gracia en el próximo jubileo de 2025, «haciendo del padrenuestro, la oración que Jesús nos enseñó, el programa de vida de sus discípulos»

En el capítulo XI de su Evangelio, refiere San Lucas una petición muy interesante hecha a Jesús por uno de sus discípulos. El Señor había estado orando. Tenía la costumbre de hacerlo constantemente. Algunas veces, refieren los evangelistas, pasaba noches enteras en oración. En aquella ocasión los Apóstoles se le acercaron y uno le suplicó:

«Señor, enséñanos a orar».
Todos se hicieron niños, discípulos, para pedirle: Enséñanos a orar. Querían vivir al estilo de Jesús, y para ello le dijeron: Enséñanos a orar.
Hoy también somos muchos los que queremos vivir como Jesús, por eso le decimos con los discípulos de todos los tiempos: Señor, enséñanos a orar. Danos esa intimidad que tienes con el Padre, esa relación con él que nos hará seguir de cerca tus pisadas. Sólo en un clima de confianza y apertura podrá fructificar esta enseñanza, porque todo intento de imponer sin amor es contrario al Evangelio de Jesús.

El rostro del Padre que nos comunicó Jesús con su vida no es tuyo o mío solamente, es Padre de todos, Padre nuestro. En una de las lecciones de Jesús acerca de la oración dice que hay que entrar en lo escondido, porque eso es lo que ve el Padre. La fraternidad es el traje de fiesta que tenemos que ponernos para acercarnos al Padre. Así le gusta vernos llegar, como hermanos y hermanas. Él nos quiere como nos ha soñado, como personas con el corazón y las manos y los bienes entrelazados y compartidos, con sabor a familia y a banquete.

Relato:
«Le preguntaban un día a un hombre con fama de sabio: Tú tienes muchos hijos, ¿Cuál es tu preferido? ¿El hombre respondió? Mi preferido es el más pequeño hasta que se hace grande. El que está lejos hasta que vuelve. El que está enfermo, hasta que se cura. El que está prisionero, hasta que es liberado. El que está sufriendo, hasta que le llega el consuelo» (De un sabio persa).

ORACIÓN
«Ven, Espíritu Santo, en este año de la oración para preparar el jubileo de Roma de 2025, enséñanos a orar, a hablar con nuestro Padre Dios. Enséñanos a abrir la vida ante el Padre y a hablarte con limpio corazón. 
Ven, para que busquemos la verdad y vayamos por el mundo como artesanos de paz y constructores de la nueva civilización del amor». DECIMOS CON FE Y ESPERANZA:

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

JUEVES 18
DE ENERO
ORACIÓN FRANCISCANA

Para el Papa Francisco “el Padre Nuestro no es una oración más, es la oración del Hijo de Dios, de hecho, entregado a nosotros en el día de nuestro Bautismo. El Padre Nuestro hace resonar en nosotros los mismos sentimientos que pertenecieron a Jesucristo.” Cuenta una de las hagiografías más famosas de San Francisco de Asís (1182-1226) que desde la total renuncia sobre sus riquezas y también desistir a la flamante posición de su familia, especialmente renunciar a las riquezas de su padre Bernardone, sintió en su corazón una gran liberación espiritual para dirigirse a Dios expresando: “Desde ahora ya no diré Padre mío Bernardone, desde ahora diré con libertad: Padre Nuestro que estás en el Cielo…

El elemento esencial de la vida de Francisco es el seguimiento de Jesús, el Crucificado y Resucitado. Y así como el punto central de la predicación de Jesús fue el anuncio de la venida del Reino de Dios, así también el centro de la oración de Francisco fue la petición de la venida del Reino de Dios, en el Padre Nuestro.

En su Paráfrasis (Explicación o interpretación amplificativa de un texto para ilustrarlo o hacerlo más claro o inteligible) del Padrenuestro nos dejó una meditación sobre la oración del Señor, que nos permite descubrir en Francisco a un gran orante. En ella nos muestra de manera convincente que la oración no nos separa del mundo. Él, que había abandonado el mundo - «salí del siglo», nos dirá en su Testamento-, volvió al mundo de una manera diferente en la oración y gracias a la oración. Luego de orar con todas sus fuerzas el Padre Nuestro, San Francisco de Asís dijo:


ORACIÓN
“Oh Santísimo Padre Nuestro: creador, redentor, consolador y salvador nuestro. Que estás en el cielo: en los ángeles y en los santos; iluminándolos para el conocimiento, porque tú Señor eres luz; inflamándolos para el amor, porque tú Señor eres amor; habitando en ellos y colmándolos para la bienaventuranza, porque tú Señor eres sumo bien, eterno bien, del cual viene todo bien, sin el cual no hay ningún bien. Santificado sea tu nombre: clarificada sea en nosotros tu anuncio, para que conozcamos cuál es la amplitud de tus beneficios, la largura de tus promesas, la sublimidad de la majestad y la profundidad de los juicios. Venga a nosotros tu reino: para que Tú reines en nosotros por la gracia y nos hagas llegar a tu Reino, donde la visión de ti es manifiesta, la dilección de ti perfecta, la compañía de ti bienaventurada, la fruición de ti sempiterna. Hágase tu voluntad en la Tierra como en el Cielo: para que te amemos con todo el corazón, pensando siempre en ti; con toda el alma, deseándote siempre a ti; con toda la mente, dirigiendo todas nuestras intenciones a ti, buscando en todo tu honor; y con todas nuestras fuerzas, dando todas nuestras fuerzas y los sentidos del alma y del cuerpo en servicio de tu amor y no en otra cosa; y para que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, atrayéndolos a todos a tu amor según nuestras fuerzas, alegrándonos del bien de los otros como del nuestro y compadeciéndolos en sus males y no dando a nadie ocasión alguna de tropiezo. Danos hoy nuestro pan de cada día: tu amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo, para memoria e inteligencia y reverencia del amor que tuvo por nosotros, y de lo que por nosotros dijo, hizo y padeció. Perdona nuestras ofensas: por tu misericordia inefable, por la virtud de la pasión de tu amado Hijo y por los méritos e intercesión de la beatísima Virgen y de todos tus elegidos. Así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden: y lo que no perdonamos plenamente, haz tú Señor, que lo perdonemos absolutamente, para que, por ti, amemos verdaderamente a los enemigos, y ante ti por ellos devotamente intercedamos, no devolviendo a nadie mal por mal, y nos apliquemos a ser provechosos para todos en ti. No nos dejes caer en la tentación: oculta o manifiesta, súbita o importuna, y líbranos del mal: pasado, presente y futuro.” AMÉN

VIERNES 19
DE ENERO
ORACIÓN VOCACIONAL
Evangelio del TERCER domingo del TIEMPO ORDINARIO

Evangelio según san Marcos 1, 14-20
Después de que Juan fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio».
Pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, el hermano de Simón, echando las redes en el mar, pues eran pescadores.
Jesús les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.
Un poco más adelante vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. A continuación, los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon en pos de él.

REFLEXIÓN
Los versículos del Evangelio que leemos en este tercer domingo del Tiempo Ordinario nos sitúan en los comienzos de la vida pública de Jesús.
La detención de Juan Bautista habría sido como una señal para él, pues, tras dicho episodio, y tras treinta años de vida discreta en Nazaret, Jesús saldrá de su anonimato para inaugurar su misión, aquella para la que su Padre le envió al mundo.
En adelante, lo veremos por los caminos de Palestina proclamando la Buena Nueva en palabras y obras.


ORACIÓN
«Ven, Espíritu Santo, en este año de la oración para preparar el jubileo de Roma de 2025, enséñanos a orar, a hablar con nuestro Padre Dios. Enséñanos a abrir la vida ante el Padre y a hablarte con limpio corazón. 
Ven, para que busquemos la verdad y vayamos por el mundo como artesanos de paz y constructores de la nueva civilización del amor». DECIMOS CON FE Y ESPERANZA:

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.






ORACIÓN DE LA MAÑANA
SEMANA DEL 8 AL 12 DE ENERO DE 2024
¡Feliz año nuevo!

LUNES 8 
DE ENERO
“Comenzamos un nuevo año”

Después de la navidad nos reencontramos con los compañeros-amigos y revivimos los buenos momentos vividos en Navidad. ¿Qué sería de la vida sin familia y sin los amigos? Con nuestras amigas o amigos dividimos tiempos de alegría y momentos de tristezas. Y, muchas veces, esos compañeros de jornada se convierten en verdaderos hermanos y hermanas de corazón, en definitiva, familia.

Muchas veces nos han dicho que nuestra vida es como un libro empezado y todavía sin acabar de escribir. Cada día, una página en blanco que nosotros mismos rellenamos con lo que hacemos, con nuestras decisiones, con nuestros pensamientos. Cada año es un capítulo nuevo, una historia nueva que no tiene un final marcado, porque el final lo ponemos cada uno. El capítulo que empezamos hoy es diferente al anterior. Es una historia llena de oportunidades. “Año nuevo, vida nueva”: eso quiere decir que tenemos la ocasión de corregir nuestros errores, de proponernos nuevas metas y de dejar atrás lo que no hemos hecho del todo bien. Pero también este capítulo es continuación de una historia que venimos escribiendo hace tiempo. Es una ocasión para continuar todo lo bueno que hemos empezado, para seguir estudiando, divirtiéndonos, compartiendo la amistad y los buenos momentos.

ORACIÓN
Comienza un nuevo año. Lo pongo en tus manos, Señor.
Señor tú sabes lo que necesitaré en este año que inicia. Aumenta mi fe, que sea capaz de descubrir tu presencia a mi lado. No permitas que nada me separe de Ti. Líbrame de la indiferencia. Hazme sensible a las necesidades de los demás, y muéveme no sólo a orar, a interceder por ellos, sino a realizar acciones concretas en beneficio suyo.

Enséñame a darme a los demás, a comprender que sólo vale la pena lo que se hace por los demás. Enséñame a salir de mí mismo para ir al encuentro de mis hermanos, sin prejuicios. Simplemente como Tú, con la mano extendida y el corazón abierto. No dejes de inquietarme, de ponerme en movimiento, de lanzarme contigo a construir tu reino de paz, amor y justicia. Enséñame a mantenerme sencillo y alegre, a ser verdaderamente testigo tuyo en mi mundo. Ayúdame a desprenderme de todo lo que me estorba para seguirte, líbrame de lo que me hace tropezar, de lo que me pesa: de mis rencores, mis egoísmos, mis orgullos, mis miserias, mis apegos.

Enséñame a ser paciente, comprensivo, dulce, a perdonar a los otros, a acogerlos en mi corazón. Enséñame a amar como amas Tú. Quiero descubrirte en cada día de este año que empieza, y ayudar a que otros te descubran también. Señor, que cuando me busquen a mí, te encuentren siempre a Ti. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


"Francisco de Asís experimentó el amor de Dios en su vida y quedó ‘marcado’ por él. A su vez, se convirtió en un signo, un recuerdo, una prueba de Dios que ama de forma infinita y gratuita"
Hno. General de los Capuchinos
La Verna, 5 de enero de 2024
Apertura del 8º Centenario 
ESTIGMAS DE SAN FRANCISCO

MARTES 9
DE ENERO
"De las heridas, nueva vida"

En La Verna el viernes 5 de enero de 2024,  tuvo lugar la celebración de apertura del octavo centenario de los Estigmas de san Francisco (1224-2024) en el lugar  donde ocurrió el acontecimiento, en la montaña del La Verna-.

Estuvieron presentes todos los Ministros generales, entre ellos Fray Roberto GENUIN, nuestro Ministro General de los Capuchinos.
Algunos momentos del día dejaron su huella, las nubes bajas que desde la mañana envolvían la montaña que alberga, en la «cruda roca» el santuario: una propuesta para adentrarse poco a poco en la especial relación entre Francisco y Jesús en la Cuaresma de 1224, culminada con el don de los Estigmas el 17 de septiembre. Una invitación a estar en la capilla de la conformitas, cerca de esa piedra que vio tanto fuego encendido por la pasión. 


Una piedra marcada: «signasti, Domine, HIC, servum tuum Franciscum» ("Tú has sellado, Señor, AQUÍ, a tu siervo Francisco)
La celebración con el título (De las heridas, nueva vida), heridas físicas e interiores con las que Francisco subió al Alverna aquel verano, dos años antes de su muerte; las que el Señor le regaló conformándolo a Sí mismo (imprimiendo alegría y dolor en su carne y en su corazón); las de nuestro tiempo (guerras, crisis medioambiental, nacionalismos exagerados…). Las que cada uno lleva consigo. Sólo en la entrega de esas heridas a un Amor más grande recibimos la vida. Nueva vida.
Celebrar el centenario de la impresión de los estigmas como Familia Franciscana es una invitación a recuperar en nuestra vida cotidiana esa dimensión de silencio orante y contemplativo que nos sitúa ante lo esencial, que nos permite reconocer el deseo de infinito que reside en nuestro corazón, que nos permite escucharnos a nosotros mismos, a los demás y a Dios. De hecho, aún hoy se presenta al Poverello como una persona que hizo de la escucha un estilo de vida: «San Francisco de Asís escuchó la voz de Dios, escuchó la voz del pobre, escuchó la voz del enfermo, escuchó la voz de la naturaleza. Y todo eso lo transforma en un estilo de vida. 
ORACIÓN
Oh San Francisco,
que recibiste los estigmas en La Verna,
el mundo tiene nostalgia de ti
como icono de Jesús crucificado.

Tiene necesidad de tu corazón
abierto a Dios y al hombre,
de tus pies descalzos y heridos,
y de tus manos traspasadas e implorantes.

Tiene nostalgia de tu voz débil,
pero fuerte por el poder del Evangelio.

Francisco, reaviva en la conciencia de los gobernantes
la urgencia de la paz
en las naciones y entre los pueblos.

Infunde en los jóvenes tu alegría de vida,
concédeles, Francisco,
tu alegría de saber perdonar.

A todos los crucificados por el sufrimiento,
el hambre y la guerra,
ábreles de nuevo las puertas de la esperanza. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.




MIÉRCOLES 10
DE ENERO
"Caravaca de la Cruz abre los brazos 
al mundo en un nuevo Año Jubilar"

El Domingo 7 de junio, tenía lugar la Misa de apertura del Año Jubilar de la Vera
Cruz de Caravaca 2024. El Año Jubilar caravaqueño tiene su base en un hecho religioso, cuya trascendencia se remonta a casi ochocientos años. La presencia de la Santísima y Vera Cruz en estas tierras desde el siglo XIII, y en la que la tradición religiosa y la fe cristiana considera depositada una astilla del «Lignum Crucis» en que murió Jesucristo; guardada por los caballeros Templarios y, tras su desaparición, por la Orden de Santiago.
El Papa San Juan Pablo II tuvo a bien conceder nuevo Año Jubilar a Caravaca de la Cruz en 1981, al conmemorarse el 750 aniversario de la aparición de la Cruz en Caravaca. Gracia que fue nuevamente concedida a Caravaca y su Vera Cruz en 1996. En 1998 se comunicaba oficialmente por parte del Vaticano la concesión de Año Santo a perpetuidad en torno a la Stma. y Vera Cruz de Caravaca a celebrar cada siete años, siendo el primero el 2003.

«Este año jubilar 2024, Caravaca de la Cruz se convierte en un foco de espiritualidad y de peregrinación, será para todos la luz que nos ilumina, el signo más grande del amor entregado. Peregrinar a Caravaca supondrá entrar en el misterio de amor que nos ha ofrecido Jesucristo; caminaremos a Caravaca a participar de su misericordia y de su perdón para sentir la fuerza de la alegría y salir cargados de la esperanza que necesitamos para afrontar el día a día con un corazón cristiano». 

El arzobispo de Granada que ha presidido la celebración, nos ha invitado a acercarnos a la Sagrada Reliquia en este «año de gracia y de bienes». Nos ha animado a los creyentes a no ocultar nuestra fe en la Cruz, tal y como hacían los caravaqueños «que recibieron el testimonio de primera mano de la pasión y muerte del Señor, el símbolo del cristianismo». Este año Jubilar es un tiempo de conversión, de contemplar a Cristo, para «salir de aquí haciendo el bien».

La indulgencia plenaria, también conocida como el Jubileo, es la remisión de los pecados, concedida por la Iglesia Católica. La peregrinación a Caravaca permite esta gracia, cumpliendo ciertos requisitos.

La concesión de la Penitenciaría Apostólica establece la indulgencia plenaria en las siguientes fechas:
-Los días 3 de mayo y 14 de septiembre, festividades de la Invención y Exaltación de la Cruz.
-Una vez al año en el día que libremente se elija por los fieles.
-Siempre que por devoción se peregrine en grupo.
-En las celebraciones de la solemne Apertura y Clausura del Año Santo.
-En los días en los cuales el obispo diocesano presida algún rito solemne.

Condiciones para recibir la gracia del Jubileo:
-Visita y participación en cualquier celebración en la Basílica y orar por las intenciones del Sumo Pontífice.
-En caso de no poder participar en una celebración, es suficiente con una oración por la paz del mundo e intenciones del Papa (credo, padrenuestro).
-Confesión sacramental y comunión eucarística. No es indispensable recibir estos sacramentos el día de la visita en la Basílica, pueden recibirse unos días antes o después en otra iglesia.

Con alegría, nos disponemos a celebrar un año de gracia.


ORACIÓN DE LA CRUZ DE CARAVACA
Cruz de Caravaca que ilumina mis caminos, que me acompaña en la oscuridad. Aunque camine por desiertos y montañas, es esa Cruz la que siempre estará. Es la Cruz de Jesús, mi Amigo incomparable, y de su mano aprendo a caminar. Cuando me caigo Él es quien me levanta Él va conmigo, me cubre con su paz. Cruz que ilumina, Cruz que da vida, Cruz que llena mi existir, Cruz que me alumbra, Cruz de mi vida, Él es Jesús, mi Amigo incomparable, y de su mano aprendo a caminar en este año jubilar. Cuando me caigo Él es quien me levanta Él va conmigo, me cubre con su paz. AMÉN





JUEVES 11
DE ENERO
Año de la Oración - Jubileo 2025
Día Internacional del Agradecimiento

El 11 de enero se celebra el Día Internacional del Agradecimiento, una celebración para difundir el valor de ser agradecidos con los demás.
No se sabe el origen de esta fecha. Se dice que podría ser un intento de alguna empresa de postales de agradecimiento para hacer publicidad de sus productos. No obstante, queremos celebrarlo por los efectos beneficiosos de ser agradecidos.

Es bueno poder difundir el valor de ser una persona agradecida con los demás, bien sea con las personas que te hacen feliz, familiares o amigos, o incluso con personas con las que te cruzas día a día, en el Colegio, en tu vecindario con tu familia.  

Ser agradecido es esencial para apreciar y disfrutar plenamente la vida. Agradecer lo que somos, lo que hemos conseguido, lo que tenemos, las personas que nos rodea, etc. Nos hace vivir en armonía con nuestro entorno.

Es de bien nacido ser agradecido. Muchas veces nos olvidamos de este dicho popular que es una gran verdad.
En ocasiones nos pasamos la vida quejándonos de todo lo que nos falta y nos cuesta trabajo valorar y ser agradecidos con todo lo que sí tenemos. A veces nos queda algún pedazo de pan después de comer y al día siguiente decimos: "Este pan está duro", y es muy probable que sí lo esté.

"El pan no está duro... duro es no tener pan". Parece mentira, pero somos especialistas en quejarnos y la mayoría de las veces nos quejamos sin razón, sin sentido, por tonterías, por nuestro egoísmo.

"El pan no está duro... duro es no tener pan". ¿Qué quiere decir esto? Que el el venir cada día al Colegio no es duro, duro es no poder tener la posibilidad de ir al Colegio. Quejarse no es duro, duro es no saber ser agradecidos. Hoy es un buen día para dar gracias por la vida por lo que tenemos y no dejar que nuestra felicidad dependa de algo o de alguien.


El 2024 la Iglesia celebra el Año de la Oración, siguiendo la propuesta del Papa Francisco. En el marco de la preparación del Jubileo del 2025, un momento importante para la cristiandad de poder dar gracias a Dios. Nuestra oración en este año será una oración de acción de gracias.







ORACIÓN
Señor te doy gracias por mis sombras, mis dudas y mi cansancio.
Te doy gracias por mi humor que a veces se tuerce y que me hace sentir tremendamente vulnerable.
Señor te doy gracias por mi pequeñez y mis límites, mi falta de paciencia y mi inconstancia.
Señor, acoge mi vida frágil que te busca a cada paso y mi corazón abatido que se restaura en tu presencia.
Señor, abraza mi barro y mi nada para que pueda levantarme de nuevo y seguirte.
Señor, acompaña mis sueños y mis dones, inspira mi esperanza para que pueda reconocerte en todo. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.





VIERNES 12
DE ENERO
Evangelio del Domingo

Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 35-42
En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Este es el Cordero de Dios».
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «Qué buscáis?».
Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿Dónde vives?».
Él les dijo: «Venid y veréis».
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; era como la hora décima.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice:
«Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo)».
Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo:
«Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce: Pedro)».

REFLEXIÓN
Todos somos llamados y mirados. Llamar y mirar tienen que ser un acto de amor. Los discípulos respondieron con un sí a la invitación del Maestro: “fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día…” 
Todos somos llamados y mirados, invitados a seguir un camino que cada uno ha de descubrir, “vocación”, y ponerse en marcha. Los caminos son muchos, las opciones múltiples, diferentes, ninguna es mejor que la otra; toda opción precisa de un compromiso y fidelidad; elegida libremente ha de ser expresada con responsabilidad. La cuestión no está en la diferencia, no está en cuál es más importante, la mejor, la cuestión está en la coherencia de vida que pone y da autoridad a esa vida elegida.

Somos invitados, respondamos, demos cabida al Señor en nuestro corazón y sigámoslo. Seguir a Jesús no es cuestión de ir detrás de él sino, más bien, vivir como él. El seguimiento no se concreta en las acciones sino en lo que nos mueve, motiva, nos lleva a esas acciones, respuestas; porque el seguimiento es resultado, no de la acción, sino de la manera de mirar, de considerar, de entender, de valorar, de apreciar, de amar.

En el seguimiento a Jesús encontraremos dificultades, no somos perfectos. Las dificultades son oportunidades para aprender, corregir, avanzar, crecer… 

¿Escucho o sólo me escucho? Si solo me escucho, no oigo cuando me llaman, ni llamo, porque estoy cerrado en mí mismo. ¡Qué triste…!

¿Qué me preocupa más las apariencias o la sinceridad y coherencia de mi mismo y de mis actos? Es importante ser conscientes de lo que hacemos y no hacemos.

Caminar tras las huellas de Jesús. Vivir como él vivió que no es repetir lo que hizo, el cómo lo hizo. Vivir como el vivió, ser movidos por los mismos sentimientos. ¿Cuál es el motor de mi vida…?

ORACIÓN
Oh Dios bondadoso, tu hijo Jesús vino a este mundo para hacer tu voluntad y para dejarnos Su paz.  Concédenos sabiduría y humildad a fin de dar a conocer esa paz en el mundo. Inspira nuestros pensamientos, palabras y acciones para ser testigos de Tu presencia en nuestros corazones. Que el Espíritu Santo nos colme con todas sus gracias y bendiciones, de modo que podamos seguir en el camino que conduce a lograr la paz para toda la humanidad. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos. Amén.


ORACIONES DE BUENOS DÍAS 2023



VIERNES 22
DE DICIEMBRE

“Su condición de Niño nos indica cómo podemos encontrar a Dios y gozar de su presencia. A la luz de la Navidad podemos comprender las palabras de Jesús: «Si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos» (Mt 18,3). Quien no ha entendido el misterio de la Navidad, no ha entendido el elemento decisivo de la existencia cristiana.

Quien no acoge a Jesús con corazón de niño, no puede entrar en el reino de los cielos; esto es lo que san Francisco quiso recordar a la cristiandad de su tiempo y de todos los tiempos, hasta hoy. Oremos al Padre para que conceda a nuestro corazón la sencillez que reconoce en el Niño al Señor, precisamente como hizo san Francisco en Greccio. Así pues, también a nosotros nos podría suceder lo que Tomás de Celano, refiriéndose a la experiencia de los pastores en la Noche Santa (cf. Lc 2,20), narra a propósito de quienes estuvieron presentes en el acontecimiento de Greccio: «Todos retornaron a su casa colmados de alegría» (1 Cel 86)”.


Con el pesebre preparado por san Francisco, recordamos que la Navidad, la alegrísima “fiesta de las fiestas”, es certeza del presente, celebración simultánea de la vida y gratitud que se abre y experimenta la verdadera esperanza.



ORACIÓN
El que viene nos enamore y
su Amor nos “queme las entrañas”.

El que viene nos descoloque y
su Camino “nos proponga cambios de sentido”.

El que viene nos habite y
su Verdad “nos haga libres”.

El que viene nos interpele y
su Vida “nos sane las heridas”.

El que viene nos ilusione y
su Luz “nos sostenga en la confianza”.

El que viene nos recree y
su Pobreza “nos provoque vértigo”.

El que viene nos cuestione y
su Alegría “nos encuentre buscando la felicidad en él”.

El que viene nos contagie y
su Palabra “nos encienda el corazón”.

El que viene nos espabile y
su Espíritu “nos arranque las viejas formas y costumbres”.

El que viene nos okupe y
su Promesa “nos mantenga con la fuerza de su fidelidad”.

El que viene nos movilice y
su Esperanza “nos haga soñar y profetizar”.

El que viene nos aliente y
su Encarnación “nos impulse a optar por los más débiles”.

El que viene nos irradie y
su Pasión por la Humanidad “nos proyecte a Anunciar la utopía de la Cruz”. AMÉN





JUEVES 21
DE DICIEMBRE

La Navidad tiene un nombre: Jesús. Y sin Jesús no hay Navidad

Caminaba ayer por el centro de Murcia. Las luces de la Navidad lo impregnan todo. Las tiendas, abarrotadas, decoradas con motivos navideños invitan al gasto. Gentes de todo tipo llevan bolsas con regalos. La alegría aparente está en los corazones de los que transitan por la principal avenida comercial. Los niños se muestran ilusionados, encantados con todas estas fiestas, por los regalos que van a recibir. Los adultos redescubren la alegría de su infancia. La imaginación también juega un papel en esta efervescencia. Pero vislumbras también numerosas personas con dificultades, personas pidiendo en las calles, gentes que no pueden gastar porque no tienen.

Pensaba. Es una felicidad incompleta. Los que somos cristianos estamos felices porque, sea cual sea nuestra relación con la fe, con la iglesia e incluso con la sociedad y sus modelos, se nos da un Niño como signo del amor de Dios. El reino de Dios se manifiesta en la fragilidad de este Niño.

Este Niño llega al mundo, ayer y hoy, en condiciones verdaderamente especiales. La historia de este nacimiento te da mucho sobre lo que meditar. Este niño nace en el camino, en movimientos aleatorios provocados por las decisiones de los poderosos. Descubrimos desde su nacimiento que Jesús viene a trastocar los valores de nuestro mundo. Este hombre insignificante e impotente se revela como el verdaderamente poderoso, aquel de quien todo depende. Ser cristiano consiste en salir de lo que todos piensan y quieren, para considerar el mundo bajo la mirada benévola de Dios.

Y caminas entre tantas personas, algunas que ni siquiera saben de Él, y este niño viene constantemente al mundo. La Iglesia nos los ofrece constantemente a los hombres, en la celebración de la Misa, en la Eucaristía.

Y tomo conciencia más que nunca de la necesidad de hablar de Dios al prójimo. No quedarme para mi lo que voy a vivir en Navidad. Devolver a Jesús al mundo, donde cada vez está más apartado, para darlo a nuestros hermanos. Se trata de ver cómo la figura del niño Jesús invade el mundo, mucho más allá de nuestras celebraciones. Esto también es una gran alegría. Con el mundo, en el mundo, se trata de hacer brotar la alegría y darla a conocer a los que nos rodean, que sepan que la Navidad es Cristo que viene, que no es consumismo, regalos y comilonas. Navidad es llevar el mensaje de la Buena Nueva, las buenas noticias de Dios al prójimo para que en su interior reine la paz, la serenidad y la esperanza en un tiempo mejor. La Navidad tiene un nombre: Jesús. Y sin Jesús no hay Navidad.













MIÉRCOLES 20
DE DICIEMBRE

En la oración de hoy vamos a tener presente el Belén, el que hacemos en el Colegio, en nuestra casa, cada figura, cada momento nos cuenta algo, vamos a escucharlo con atención:

El hecho de que Jesús haya elegido esta manera de entrar en la historia revela hasta lo más profundo el amor del Padre por el ser humano: un amor que es compartir, participar, solidaridad, comunión. La historia de los hombres ya no le es extraña, le interesa vivamente y está impregnada de su amor.

Vamos a hacer un recorrido por los diversos signos del belén  para comprender el significado que llevan consigo cada figura o personaje, transmitiendo la fe con una rica y bella experiencia espiritual. En esta lección de vida, amor y sencillez, cada elemento es una oportunidad para reflexionar sobre los valores cristianos.

Representamos el cielo estrellado y la oscuridad de la noche, esto es fiel a los relatos evangélicos por el significado que tiene. La noche es una metáfora de muchos aspectos de la vida. En esos momentos, Dios no nos deja solos sino que se hace presente para responder los interrogantes y cuestionamientos más grandes por los que se puede estar pasando. Ese cielo no es oscuridad, lo vemos iluminado por las estrellas. Son faros que guían y orientan en la noche. Muy bien lo representó Van Gogh en su máxima obra "La noche estrellada", en la oscuridad que estaba viviendo internado en un hospital de salud mental.

Él la pinta de memoria, porque no se le permite salir de noche. En esta obra se ve la creatividad que ese cielo despierta en él. No pinta los barrotes que tenía la ventana por donde miraba e imaginaba una ciudad a lo lejos. En ese cielo estrellado, hay una estrella que se destaca. Es la presencia de Jesús, que se hizo hombre. Su cercanía trae luz donde hay oscuridad e ilumina a cuantos atraviesan las tinieblas del sufrimiento (Cf. Lc 1,79).

Debemos también mencionar los paisajes que forman parte del belén. A menudo encontramos ruinas de ciudades o palacios antiguos, fondos urbanos en la lejanía, lo rural, la gruta, etcétera. Estas escenas nos dicen que Jesús es la novedad en medio de esas realidades, que ha venido a sanar y reconstruir, a devolver el esplendor original a un mundo apagado que perdió su brillo y vitalidad.
En nuestro caso, el paisaje hasta suele tener nieve, recordando ese invierno crudo en el que nació Jesús y que no coincide con nuestras temperaturas estivales. La emoción nos invade el corazón mientras colocamos las montañas, los riachuelos, las ovejas, el buey, otros animales y plantas. En una palabra, la creación entera está aguardando esa manifestación gloriosa.

La estrella y los ángeles nos indican la alegría y algarabía por el nacimiento del Salvador, invitándonos a ponernos en camino también nosotros. De esa manera, tenemos presente lo anunciado por los profetas, que toda la creación participa en la fiesta de la Venida del Mesías: "Vayamos a Belén y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha comunicado" (Lc 2,15). Solemos encontrar varios ángeles: con un incensario, trompetas, platillos metálicos, tambor y uno que sostiene una cinta que dice "Gloria in Excelsis". Esta figura angelical representa la gloria del Padre y por ello se ubica en el centro de la gruta.

Los pastores, gente depreciada y despreciada, se convierten en los primeros testigos de ese anuncio, de lo esencial, de la salvación que se ofrece. Carecen de morada fija, son marginadas: gente sencilla, humilde, pobre; personas sin historia y sin un rostro preciso como no sea el del trabajo, el del esfuerzo diurno y nocturno. No saben leer ni escribir, saben ordeñar ovejas, reconocer la hierba buena del campo de la que no lo es, cuál es el tiempo de la esquila, como se socorre a la oveja enferma y se la carga sobre los hombros, ayudan a parir a las que tienen dificultades. Ellos son los que están en vela, quienes acuden presurosos al encuentro y saben acoger el acontecimiento de la encarnación.

En nuestros pesebres aparecen figuras simbólicas: especialmente mendigos y otros que no conocen otra abundancia que la del corazón. Ellos también tienen lugar en el pesebre, están cerca del Niño Jesús por derecho propio. Nadie los puede, echar o alejar de esa cuna improvisada en la cual los pobres y sufrientes no desentonan en absoluto.

En el pesebre, la mirada percibe lo central, donde encontramos las figuras de María y José. Contemplamos una tierna y dulce imagen de una Madre que muestra al Niño envuelto en pañales a cuantos vienen y se aproximan a visitarlos. Junto está San José, generalmente de pie, a veces sosteniendo una lámpara que ilumina el lugar donde habita la Luz, a la "luz del mundo" (Jn 8,12). Él es el custodio que protege a su familia hasta cuando duerme. María y José son personas en actitud de escucha, disponibles para el plan de Dios que entra en su vida. Tal vez no eran estos sus deseos, sus proyectos, el futuro que habían pensado juntos y acariciado en su corazón.

El corazón del pesebre está en el Niño. Se presenta así para ser recibido con ternura y asombro en nuestros brazos. En su debilidad y fragilidad, esconde el poder que todo lo crea y transforma. "La vida se hizo visible" (Jn 1,2), así el apóstol Juan resume el misterio de la encarnación. Dios asume nuestros comportamientos: duerme, toma leche de su madre, llora y juega como un niño.

La alegría que despierta la Navidad no es para el cristiano sensiblería, sino que tiene una profunda raíz teológica: el mundo es bello y bueno a pesar de todo, hay belleza en el corazón del hombre, hay vestigios de luz en todo lo que somos y hacemos. Se trata de un mensaje de esperanza: la luz de Dios brilla de una manera imprevisible y en lugar inesperado. 

Para el cristiano, reconocer la luz es un compromiso, es una responsabilidad, es comunión con Dios y los hermanos. La Navidad nos interroga y nos provoca acerca de nuestro modo de vivir y de acoger a los hermanos. La Navidad es un regalo para el que tenemos que permanecer abiertos, aunque tal vez, nuestra vida esté destinada a ser un largo adviento, una continua espera.

La Navidad se convierte así para los creyentes en una vocación: nos llama a buscar entre mil dificultades, el camino que nos conduce al otro, al hermano. Si Jesús se hace uno de nosotros naciendo pobre y solo, constituyéndose de este modo en hermano y prójimo, también nosotros debemos hacer lo mismo.

El nacimiento nos muestra a Dios tal y como ha venido al mundo, nos invita a pensar en nuestra vida unida a la de Dios, a ser discípulos misioneros y anunciarlo al mundo entero. 
En este tiempo que mejor que expresarlo con el canto:


LETRA:






JUEVES
21 DE DICIEMBRE












CELEBRACIÓN CUARTA SEMANA DE ADVIENTO
DEL MARTES 19 AL VIERNES 21
"Semana del AMOR"
Seguimos recordando los 800 años 
de la Navidad de Francisco en Greccio 1223-2023

MARTES 19
DE DICIEMBRE

¿CÓMO PODEMOS SANAR EN ADVIENTO?
Cuando acogemos
cuando somos solidarios y 
cuando practicamos la misericordia.


TEMA: Estetoscopio del amor 
Símbolo: el niño Jesús

                                 

Iniciamos la celebración de la CUARTA semana de Adviento encendiendo SIMBÓLICAMENTE la CUARTA vela, conocida con el nombre de LA VELA DEL ÁNGEL
Recuerda: Lo más importante es que las velas te recuerden la esperanza, la paz, la alegría y el amor desbordantes que significa el nacimiento de Jesús para cada uno de nosotros.

“Y al final, todo lo demás resultará insignificante y carente de importancia,
excepto esto: Padre, Hijo y Amor”. – San (Papa) Juan Pablo II


La cuarta vela del Adviento representa el Amor, el amor supremo de Dios para enviar a Su único Hijo por nosotros. Llamada “Vela del Ángel”, la cuarta vela del Adviento se enciende el domingo antes de Navidad, que este año coincide con el domingo 24 de diciembre, y es de color violeta, lo que nos lleva a esperar con ansias el nuevo Reino de Dios en la tierra.



Oración para encender las velas de Adviento
Señor Jesús, Maestro tanto de la luz como de las tinieblas, 
envía tu Espíritu Santo sobre nuestra preparación para la Navidad.
Nosotros que tenemos tanto que hacer,
buscamos espacios tranquilos para escuchar Tu voz cada día.
Nosotros, que estamos ansiosos por muchas cosas, 
esperamos que vengas entre nosotros. AMÉN

Hoy vamos a tener presente el estetoscopio (como el que lleva el niño Jesús en nuestro cartel de ADVIENTO), un instrumento ampliamente utilizado por profesionales médicos para realizar la auscultación (escucha) de sonidos vasculares, respiratorios, pulmonares y abdominales. Pero el nuestro es un estetoscopio muy especial con el podemos escuchar sonidos de amor y amistad, dos actitudes fundamentales que nos ayudan a sanar nuestra vida y preparar nuestro corazón para la navidad, dos actitudes que Jesús viene a poner en nuestro corazón desde la sencillez de un pesebre.

El día de hoy nos trae un regalo, podremos contemplar con nuestros propios ojos aquello que vio Francisco hace 800 años, vamos a sentir como late nuestro corazón en un sencillo gesto organizado por los alumnos y alumnas de 1º de bachillerato que junto al grupo ALCABACH han preparado el acontecimiento sucedido en Belén como Francisco repitiera en Greccio, un gesto preparado con cariño y con ilusión para que todo salga bien y poder hacernos partícipes de lo que sintieron las gentes de aquel pueblo del valle del RIETI en Italia. Hoy san Buenaventura se convierte en el nuevo Greccio, Hoy san Buenaventura vuelve a Belén para encontrarnos con Jesús, el que viene para SANARNOS

La posibilidad que nos descubre San Francisco de preparar el pesebre de Belén en nuestra colegio, sin salir de el, a fin de celebrar el misterio de la Navidad del Señor y su amor, se convierte en un regalo maravilloso para nuestra vida de cada día en el Colegio; poder contemplar en directo a través de nuestros ojos que abren la mirada interior. Celebraremos la fiesta del Nacimiento como si verdaderamente estuviéramos presentes en aquel glorioso día. 

Oración final
Gracias Jesús, porque entrando en el mundo, nos das fuerzas para caminar hacia la plenitud de la vida y vivir el presente de un modo nuevo.
Gracias niño de Belén porque nos llama a dejar las ilusiones de lo efímero para ir a lo esencial, a abandonar la insatisfacción constante y la tristeza por cualquier cosa que siempre nos faltará.
Gracias porque nos invitas a encontrar en la sencillez de Dios-Niño la paz, la alegría y el sentido de la vida.
Gracias porque a pesar tantas indiferencias y tinieblas que nosotros ponemos en el mundo, la Navidad tiene un sabor de esperanza, porque tu luz brilla, nos da seguridad.
Gracias porque en un Dios, enamorado de nosotros, nos atrae con su ternura, naciendo pobre y frágil entre nosotros, como uno de nosotros. Nace en Belén, que significa casa de pan. Y viene a la vida para darnos su vida; viene a nuestro mundo para traernos su amor. AMÉN







TERCERA SEMANA DE ADVIENTO, 
SEMANA DE LA ALEGRÍA

(8º CENTENARIO DE LA NAVIDAD DE FRANCISCO 
EN GRECCIO 1223-2023)

*SEMANA SANTA ANTES DE LA NAVIDAD*
* DEL 18 AL 24 DE DICIEMBRE *
LUNES 18
DE DICIEMBRE

Desde hoy, lunes 18 de diciembre al domingo 24 de diciembre, se le denomina como la “Semana Santa” de la Navidad. Y como último tramo previo al nacimiento de Jesús, la Iglesia intensifica la preparación de los corazones orientándose a la meditación del misterio de la Encarnación, es decir, a la llegada de Dios echo niño.

En esta SEMANA SANTA ANTES DE NAVIDAD junto a la familia franciscana celebramos el octavo centenario del pesebre llamado de Greccio, en el cual san Francisco de Asís, en la navidad de 1223 -en el valle de Rieti-, representó lo sucedido en Belén, cuando el Hijo de Dios se hizo hombre y nació en un portal. Se realizó en pleno invierno, con mucho frío, en una pequeña población a los pies de una montaña.

¿Qué hizo el Poverello? Algo muy simple y sencillo, generalmente se le llama el primer pesebre. Francisco, Le pidió permiso al Papa para hacerlo. Quiso vivir en él lo que aconteció en Belén, el mismo seráfico expresa -como narran detalladamente las Fuentes Franciscanas-: "Me gustaría contemplar con mis ojos lo que un Jesús pequeñito sufrió viniendo a este mundo apoyado sobre una piedra, en una gruta transformada en establo".

Habían pasado tres años del regreso de San Francisco de Tierra Santa, experiencia que lo marcó profundamente para "tener presente en su memoria la humildad de la encarnación y la caridad de la pasión, difícilmente quería pensar en otra cosa" (nos dice el biógrafo).

Esta vivencia se hará expresión en Greccio con el pesebre y en el Monte Alverna con la impresión de las llagas en su cuerpo. En aquella ocasión no había figuras, el Belén fue realizado y vivido por los presentes. Ante esa escena simple y conmovedora se añadió el don de una visión maravillosa: uno de los que asiste ve acostado en el pesebre al mismo Niño Jesús. El varón de Dios estaba lleno de piedad ante el pesebre, "con los ojos arrasados en lágrimas y el corazón inundado de gozo".

En esta escena contemplamos que "el Niño Jesús, sepultado en el olvido en muchos corazones, resucitó por su gracia, por medio de su siervo Francisco, y su imagen quedó grabada en los corazones de los que contemplaron aquella escena".

Este año recordamos y festejamos de manera especial lo sucedido en aquella oportunidad. Son 800 años que los pesebres nos siguen hablando a través de la simplicidad de ese signo. Que no sea solo una construcción tierna, romántica, cargada de luces, color y villancicos; más allá de una decoración, tiene un hondo significado teológico-espiritual.

El pesebre no es solo una representación pintoresca de la Navidad, es una expresión de fe vinculada al signo más que a las palabras. Es la llegada de una vida que comienza a ofrecer salvación: el Omnipotente se hace humilde, dócil, frágil y vulnerable ante la soberbia, poder, arrogancia y prepotencia.

ORACIÓN
¡Señor, quiero acercarme al pesebre a contemplarte encarnado, quiero verte pequeño para aprender tu humildad, desnudo para comprender mi desnudez, glorioso para comprender que el camino es de la cruz y la debilidad del huerto de los olivos, de la revelación porque me anuncias la gloria eterna, de la fortaleza porque me haces fuerte a pesar de mis debilidades! ¡Como los pastores, Señor, quiero tener en mi vida una actitud contemplativa, una actitud que me permita ver al prójimo como te veo a Ti, escuchar lo que tienen que decir, mirarlos con ojos de amor, ver en la noche de Belén la oscuridad del mundo que vive en el materialismo, en la confusión, en el consumismo, en la indiferencia, en la violencia pero también la ternura de tu presencia; ver como todo lo iluminas y haces que contemplándote como hicieron los pastores todo queda bañado en una gran luz! ¡Comprender como los pastores que tu presencia en el portal de Belén no es una promesa, es una realidad y que has venido para quedarte en mi corazón. AMÉN





CELEBRACIÓN TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

VIERNES 15
DE DICIEMBRE

¿CÓMO PODEMOS SANAR EN ADVIENTO?
Cuando acogemos
cuando somos solidarios y 
cuando practicamos la misericordia.


TEMA: Tensiómetro de la alegría
Símbolo: El Pesebre


Iniciamos la celebración de la segunda semana de Adviento encendiendo SIMBÓLICAMENTE la TERCERA vela, conocida con el nombre de LA VELA DEL PASTOR “Domingo Gaudete” 
Lo más importante es que las velas te recuerden la esperanza, la paz, la alegría y el amor desbordantes que significa el nacimiento de Jesús para cada uno de nosotros. 

“Pero el ángel les dijo: 'No temáis; porque ved, os doy una buena noticia de gran alegría para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto os servirá de señal: encontraréis al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre'” (Lucas 2:10-12).

La tercera vela de Adviento simboliza la Alegría
A medida que nos acercamos al día de Navidad, nuestro gozo crece cada vez más.
La tercera vela nos retrotrae a la gozosa anticipación de los pastores que viajaron para ver a Jesús en Belén, incluso antes que los Reyes Magos. En este tercer domingo de Adviento, que la Iglesia llama “Domingo Gaudete”, que significa regocijo o alabanza, encendemos la tercera vela y nos regocijamos como los pastores. Por este motivo, la tercera vela del Adviento se llama “Vela del Pastor”, y su color es el rosa, el color litúrgico de la alegría.


Oración para encender las velas de Adviento
Señor Jesús, Maestro tanto de la luz como de las tinieblas, 
envía tu Espíritu Santo sobre nuestra preparación para la Navidad.
Nosotros que tenemos tanto que hacer,
buscamos espacios tranquilos para escuchar Tu voz cada día.
Nosotros, que estamos ansiosos por muchas cosas, 
esperamos que vengas entre nosotros. AMÉN


Sin duda alguna preparar nuestro corazón para el nacimiento de Jesús es un acontecimiento que nos llena de mucha alegría, que nos anima a seguir siendo participes de la sanación de nuestra vida y del mundo.
Hoy hemos traído con nosotros una herramienta indispensable en este camino de sanación, el tensiómetro de la alegría. Hay situaciones que en este tiempo nos han acelerado el corazón, lo han puesto triste y nos paralizado la sonrisa en diversos momentos. Es por eso que estamos invitados a usar hoy el tensiómetro de la alegría, a medir el sentido y fuente verdadera de esa alegría que nada ni nadie nos pueden robar. Seamos hoy los protagonistas de este relato bíblico colocándonos en el lugar del personaje.

DEL EVANGELIO DE MARCOS (Mc.3, 1-6) 
Sanación del hombre de la mano paralizada 

Jesús entró en una sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si lo sanaba en sábado, con el fin de acusarlo.
Jesús dijo al hombre de la mano paralizada:
“Ven y colócate aquí delante”.
Y les dijo:
“¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?”
Pero ellos callaron. Entonces, dirigiendo sobre ellos una mirada llena de indignación y apenado por la dureza de sus corazones, dijo al hombre:
“Extiende tu mano”.
Él la extendió y su mano quedó sana. 

Reflexión
Jesús sanó la mano atrofiada de un hombre, devolviéndole la alegría. La mano, ese signo tan fuerte del obrar, del trabajo. Jesús le devolvió a ese hombre la capacidad de trabajar y con eso le devolvió la dignidad. Cuántas manos atrofiadas, cuántas personas privadas de la dignidad del trabajo. Pensemos en aquellas personas que hoy en nuestra sociedad se inventan su propio trabajo, creando una cooperativa, recuperando una fábrica quebrada, enfrentando las inclemencias del tiempo para vender en una plaza. Cuando hacen esto están imitando a Jesús porque buscan sanar, aunque sea un poco, aunque sea precariamente, esa atrofia  que es el desempleo.

Pero hoy Jesús viene a nosotros a traernos la alegría desde un humilde pesebre, lleno de pajas y animales. En el pesebre está el pequeño Jesús: Dios es imprevisible, fuera de nuestros esquemas y así se presenta, en un niño, para ser acogido en nuestros brazos.
No importó el lugar, no importó la hora, ni el día, en la debilidad y la fragilidad esconde su poder que crea y transforma todo con amor. El pesebre nos hace ver, nos hace tocar este acontecimiento único y extraordinario que ha cambiado el curso de la historia.
Hoy, cuando pasemos por la entrada del Colegio (en secretaria) acerquémonos al pesebre un momento, llenos de gran alegría, como los pastores y los magos. Contemplamos en SILENCIO el pesebre vacío que pronto, muy pronto se llenará. Así nace nuestra esperanza, todos alrededor del establo, sin distancia alguna entre el acontecimiento que se cumple y cuantos participan en el misterio. Una autentica alegría que nadie puede robarnos.

ORACIÓN
Dios Padre que cada año nos alegras con la celebración de la navidad, danos la gracia de contagiar la alegría que viene de ti, esa que en las noches más oscuras nos hace ver el cielo estrellado y la luz de tu presencia, que nos permite salir al encuentro de nuestros hermanos que han perdido la esperanza y alegría. Amén

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

O

PADRE NUESTRO CANTADO








SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO
Del 7 de diciembre al 15 de diciembre”

¿CÓMO PODEMOS SANAR EN ADVIENTO?
Cuando acogemos
cuando somos solidarios 
cuando practicamos la misericordia.

“La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba;
la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo” -Eduardo Galeano-

LUNES 11
DE DICIEMBRE

A medida que nos acercamos a la Navidad, nos vamos rodeando de luces brillantes, dulces, reuniones sociales y regalos, pero es importante cultivar la solidaridad con acciones que podemos hacer por los demás. En esta segunda semana de adviento nuestro objetivo va a ser poner en marcha las acciones solidarias: ASILO DE LAS HERMANITAS DE LOS POBRES (ayuda económica) Y CÁRITAS (alimentos)

El Adviento es una oportunidad para acercarnos a los que están sufriendo y se sienten solos, padecen una enfermedad o están atravesando problemas familiares o económicos. ¿Qué podemos hacer por ellos?

LEEMOS LA CARTA QUE NOS HA ENVIADO LA SUPERIORA DEL ASILO, SOR MARIE JEANNE.

Estimados/as Alumnos/as, Somos Las Hermanitas de los Pobres, tenemos una casa/asilo para ancianos con pocos recursos y pensiones muy bajas o sin pensión, situada en Avda. Juana Jugan,35 Puente Tocinos, Murcia (junto al colegio Jesuitinas). Tenemos acogidos a 72 ancianos, hombres y mujeres, les ofrecemos un hogar en el que pueden vivir rodeados de afecto y con los cuidados que se requieren según su estado de salud hasta el final de sus días. La colecta es nuestro principal apostolado, mendigamos como hacía nuestra Madre fundadora, para sostener la obra en servicio de misericordia, hoy continuamos viviendo con gran confianza en la divina providencia para intercesión de San José. Como sabéis, no tenemos ni subvenciones ni rentas fijas, nuestra obra hospitalaria La podemos realizar gracias a la generosidad de Las personas que nos ayudan. Os dirigimos esta carta diciendo nuestras necesidades económicas. Por ejemplo: cada alumno podría ayudar con 0'50 céntimos o 1€, ¿qué les parece? Sin su colaboración nos sería imposible responder a tantas necesidades como son la luz, el gas, aire acondicionado, mantenimiento de instalaciones, salarios que son necesarios para cuidar a los ancianos por que nosotras no podemos por falta de vocaciones.

Cuenten siempre con nuestras oraciones para todas sus necesidades.

Gracias, que el Señor les proteja y les bendiga. 
Un saludo cordial, Sor Marie Jeanne.
ORACIÓN
Señor y Padre Dios:
Gracias por amarnos y darnos la vida,
gracias por darnos el regalo de la Creación.
Gracias por caminar a nuestro lado durante toda la historia,
por no dejarnos solos cuando caemos
y nos alejamos de tu plan de salvación.
Tu nos has mirado siempre con misericordia
y te has compadecido de nuestras necesidades,
Tú has sido providente con nosotros,
has sido un Dios solidario.
En ese plan providente dispusiste que,
llegada la plenitud de los tiempos,
enviarías a tu Hijo para salvarnos.
Él se hizo uno con nosotros.
En esta segunda semana de Adviento
te pedimos nos colmes de tu amor
para que amemos a los demás como tú nos amaste
siendo solidarios y dándonos todos a todos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 12
DE DICIEMBRE

Una parte de la historia de la Navidad de la cual se nos habla esta semana de adviento EL POSADERO: el que acoge y el signo de LAS MULETAS que nos hablan de solidaridad, ayuda, apoyo; se encuentra en el Evangelio de San Lucas (2,7) cuando José y María al llegar a Belén, no pudieron encontrar ningún lugar para ellos en la Posada. En respuesta a esta falta de espacio para José y María y el pequeño que venía de camino, Jesús nace y lo acuestan en un pesebre. Hay un significado más profundo a esta parte de la historia además de ser simplemente que no hay lugar en el mesón. Ves, hay una invitación a considerar esta pregunta: ¿hay una parte de tu vida donde no hay lugar para Cristo? Podemos fácilmente ver la escena de la historia de la Navidad y comentar sobre lo horrible que fue que no se ofreció una habitación para la llegada del Mesías recién nacido. El verdadero significado de la Navidad incluye haciendo espacio en nuestros corazones y nuestras vidas para recibir al Rey de Reyes y Señor de Señores. Hay una tentación de amar a Jesús, sin embargo, negamos su presencia en ciertos aspectos de nuestras vidas. Celebramos el amor de Jesús, sin embargo, negamos su amor a los demás. Estamos agradecidos por las bendiciones de Dios, pero no compartimos esas bendiciones con otros. Tomamos la misericordia de Dios, pero no ofrecemos la misma misericordia a los demás.

Este Adviento, utilice tiempo para reflexionar sobre donde puede ser que no tenga lugar en su posada para Jesús. ¿Qué puerta necesita ser abierta? o ¿en qué espacio necesita dar la bienvenida al Mesías recién nacido? Jesús entra en el desorden de nuestras vidas al igual que esa primera Navidad para traer su presencia de luz y amor. No te pierdas esta presencia, que todos necesitamos más luz y amor en nuestras vidas.

Mientras esperamos la llegada de la luz en la forma del niño Jesús, el Adviento nos brinda la oportunidad de cultivar la solidaridad y extender la mano a aquellos que más necesitan nuestro apoyo.

El papa Francisco, nos recordaba, ya en 2018, el verdadero significado de este momento del año: «El Adviento nos invita a un esfuerzo de vigilancia, mirando más allá de nosotros mismos, alargando la mente y el corazón para abrirnos a las necesidades de la gente, de los hermanos y al deseo de un mundo nuevo. Es el deseo de tantos pueblos martirizados por el hambre, por la injusticia, por la guerra; es el deseo de los pobres, de los débiles, de los abandonados. Este es un tiempo oportuno para abrir nuestros corazones, para hacernos preguntas concretas sobre cómo y por quién gastamos nuestras vidas».

ORACIÓN
Señor y Padre Dios:
Gracias por amarnos y darnos la vida,
gracias por darnos el regalo de la Creación.
Gracias por caminar a nuestro lado durante toda la historia,
por no dejarnos solos cuando caemos
y nos alejamos de tu plan de salvación.
Tu nos has mirado siempre con misericordia
y te has compadecido de nuestras necesidades,
Tú has sido providente con nosotros,
has sido un Dios solidario.
En ese plan providente dispusiste que,
llegada la plenitud de los tiempos,
enviarías a tu Hijo para salvarnos.
Él se hizo uno con nosotros.
En esta segunda semana de Adviento
te pedimos nos colmes de tu amor
para que amemos a los demás como tú nos amaste
siendo solidarios y dándonos todos a todos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 13
DE DICIEMBRE

El Adviento está marcado por la espera y esperanza que culmina en el nacimiento de Jesús. Con fuerza y mucha fe hemos de gritar: ¡Maranatha, ven, Señor Jesús!

Vivamos el Adviento como un camino que vamos recorriendo, a través de las cuatro semanas litúrgicas, acompañados por la Palabra de Dios que la Iglesia nos propone. Este camino nos lleva a Belén, donde se realiza el acontecimiento central de la historia salvífica: el nacimiento del Hijo de Dios. “Cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley” (Gal 4,4).

“El acontecimiento central de nuestra fe es que Dios-Amor, ama tanto al mundo -a nuestro mundo- que le ha enviado a su Hijo, Jesucristo, este Niño, Jesús que nos nace, es el Amor de Dios encarnado.

Vivir un Adviento solidario quiere decir: comprometerse con los más pobres y necesitados. Entendiendo por pobres no solamente a aquellas personas que carecen de lo económico, sino a tantas personas que están sumergidas en la pobreza humana, moral y espiritual. Esta pobreza que, a numerosos hombres y mujeres, en nuestros días, les esclaviza y les impide vivir en libertad y plenitud de vida, bajo la apariencia de riqueza y poder. ¡Fuerte pobreza escondida en la opulencia!

Ser solidarios es estar al lado del necesitado, sea cual sea su situación. Sentir compasión y hacer humanamente lo que podamos, cada uno desde su propia realidad. Recordemos las palabras de Jesús: “Cada vez que lo hicisteis a uno de estos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,34). Siendo Dios el centro de nuestra vida, el prójimo, el hermano, tiene que estar junto a Dios, no podemos separarlo. “Si alguno dice: ‘Amo a Dios’, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” (1 Jn 4,20).

ORACIÓN
Señor y Padre Dios:
Gracias por amarnos y darnos la vida,
gracias por darnos el regalo de la Creación.
Gracias por caminar a nuestro lado durante toda la historia,
por no dejarnos solos cuando caemos
y nos alejamos de tu plan de salvación.
Tu nos has mirado siempre con misericordia
y te has compadecido de nuestras necesidades,
Tú has sido providente con nosotros,
has sido un Dios solidario.
En ese plan providente dispusiste que,
llegada la plenitud de los tiempos,
enviarías a tu Hijo para salvarnos.
Él se hizo uno con nosotros.
En esta segunda semana de Adviento
te pedimos nos colmes de tu amor
para que amemos a los demás como tú nos amaste
siendo solidarios y dándonos todos a todos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 14
DE DICIEMBRE

¡Alegraos! Un Dios solidario se nos da hoy
Cada año la Iglesia pone ante nosotros la oportunidad de reflexionar en el misterio de Dios que se hace hombre y sale a nuestro encuentro para levantarnos de nuestras debilidades y caídas y para dar respuesta a nuestras necesidades. Tenemos la oportunidad de darnos cuenta de la cercanía de Dios, de ver como se solidariza con su pueblo hasta el extremo de asumir nuestra propia naturaleza para redimirnos desde nuestra propia realidad.

¡Qué maravilla si realmente viviésemos así el Adviento, animados, de este espíritu solidario y fraterno! Sabemos que vivir como hermanos y compartir los bienes humanos y espirituales no es fácil, pero al menos, intentemos hacer lo “poco” que está a nuestro alcance y pidamos a Dios, nuestro Padre, que nos conceda la gracia y la audacia de amar como él nos ama, aprendiendo de él a ser solidarios con nuestros hermanos y hermanas en humanidad como Dios lo ha sido y lo sigue siendo con cada uno de sus hijos e hijas.

Pues como dice el refrán: “Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”. Los pequeños gestos y pequeños “pasos”, que cada uno vamos dando hacia el hermano construyen grandes caminos que convergen en el encuentro, en la alegría y la amistad fraterna. Desde esta colaboración, estamos construyendo una sociedad más humana, más justa y solidaria; porque un mundo mejor es posible.

Si vivimos el ADVIENTO abiertos a la esperanza desde una real solidaridad la NAVIDAD será muy distinta, tanto en las familias, como en él Colegio y en la sociedad; porque donde reina la solidaridad y el amor, allí está Dios, el Emmanuel encarnado, y allí es NAVIDAD

ORACIÓN
Señor y Padre Dios:
Gracias por amarnos y darnos la vida,
gracias por darnos el regalo de la Creación.
Gracias por caminar a nuestro lado durante toda la historia,
por no dejarnos solos cuando caemos
y nos alejamos de tu plan de salvación.
Tu nos has mirado siempre con misericordia
y te has compadecido de nuestras necesidades,
Tú has sido providente con nosotros,
has sido un Dios solidario.
En ese plan providente dispusiste que,
llegada la plenitud de los tiempos,
enviarías a tu Hijo para salvarnos.
Él se hizo uno con nosotros.
En esta segunda semana de Adviento
te pedimos nos colmes de tu amor
para que amemos a los demás como tú nos amaste
siendo solidarios y dándonos todos a todos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


VIERNES 15
DE DICIEMBRE
TERCERA SEMANA DE ADVIENTO

-Sanación del hombre de la mano paralizada (Mc.3, 1-6)

-Tensiómetro de la alegría

-El pesebre

JUEVES 7
DE DICIEMBRE

2ª SEMANA DE ADVIENTO 
(ADVIENTO SOLIDARIO)

¿CÓMO PODEMOS SANAR EN ADVIENTO?
Cuando acogemos, cuando somos solidarios y cuando practicamos la misericordia.


Tema: Muletas de la solidaridad 
Personajes: los posaderos 

Iniciamos la celebración de la segunda semana de Adviento encendiendo la vela de la PAZ (Vela de Belén)

“Que seamos en este mundo un rayo de aquella luz que brilló desde Belén, trayendo alegría y paz a los corazones de todos los hombres y mujeres”. 
Papa Francisco


La segunda vela de la corona de Adviento representa la Paz. Como la primera vela, también es violeta. A menudo llamada el “velo de Belén”, el segundo cirio de Adviento nos recuerda el viaje de María y José de Nazaret a Belén antes de que María diera a luz a Jesús. Basándose en el significado de la Vela de la Profecía, esta segunda vela recuerda que después de toda la división, destrucción y dispersión del reino en el Antiguo Testamento, finalmente podría haber paz en la Tierra: Jesús viene, y también su Reino de Paz. Como leemos en la cita del Papa Francisco, esta luz de paz brilló desde Belén para todo el mundo.



Motivación:
 En esta segunda semana que comenzamos hoy, contemplaremos a los posaderos de Belén que abrieron las puertas de su casa para recibir aquella pareja de Nazaret necesitada de un lugar para que naciera el Mesías esperado, convirtiéndose así para ellos en las muletas de la solidaridad, ese apoyo que necesitaron en el camino para acoger entre sus brazos a ese pequeño niño que nos traería luz a todos.

(Lectura opcional)

"No hay posada. Siempre impresiona esta respuesta. No hay lugar. ¡Cuántas veces yo la digo! No tengo lugar para otros en mi vida, en mi agenda, en mi tiempo, en mi alma. Me siento como esos habitantes de Belén tan ocupados, tan agitados. Y José buscando posada. Preocupado por María, por Jesús. No hay lugar para Jesús. José lo suplica. Toca las puertas. Ninguna se abre. El día avanza. María calla y confía. ¿Cómo puede confiar si no hay sitio? Pero su sitio es junto a José y su niño. No importa tanto el lugar físico como el lugar en el corazón de alguien. María descansa en el corazón de José. Luego lo hará en el de Jesús. No importa tanto que no haya posada. Pero José se agobia. Se conmueve porque se acerca el momento. Han llegado a Belén. Sale la estrella. José mira a María. Ella, cansada, cree en él. Confía en José. Nunca antes nadie había confiado tanto en él. ¡Cómo se preocupa y agobia buscando posada! ¡Qué bonito ha sido el camino mientras los dos esperaban juntos! Se han imaginado ya con su hijo. ¡Cuántas cosas planearon en ese camino de Nazaret a Belén! Aunque saben que Dios les cambiará los planes. No importa. Se sienten tan elegidos, tan pobres, tan felices. María reza en Belén. Se recoge en lo profundo del alma. En silencio. Toca con temor su tripa. Espera. Aguarda. Acaricia a Jesús acariciando su vientre. Ya llega. ¿Cómo será? Da gracias por este momento. No hay lugar para ellos. No importa. Ellos serán siempre el lugar de Jesús. No le faltará nada a ese niño indefenso. Todo su amor será para Él. María mira a José. Él los cuidará. Y ella le cuidará a él y a Jesús. Toca con sus manos su tripa. Le duele. Ya llega. No quiere quejarse para no preocupar a José. Hace frío. Le da la mano a José. Seguro que todo va a ir bien. Ella confía en él. Él en ella. Y los dos peregrinos de Nazaret, pobres, sencillos. El carpintero y su mujer. Los dos, cansados, se arrodillan y rezan. Se ponen en manos de su Padre como dos niños. Y Dios se conmueve con esa fe de niños. El cielo entero se abaja. Aparece un lugar en una cueva de animales. Ahí caben. Es posible que Jesús nazca. Es de noche. Se acerca el momento santo. No quiero que Jesús pase de largo por delante de mi puerta cerrada. He colgado en ella un letrero: «No hay posada». Me parece que no me cabe Dios en mi vida. No tengo hueco para Él. No hay sitio en mi agenda. Si lo hubiera le dejaría entrar, pero no hay hueco. No abro. No le dejo pasar. En mi vida no cabe. En mis números no cuadra. No soy capaz de mirar a los ojos a ese hombre fiel que toca la puerta. A esa mujer de mirada honda, misericordiosa y comprensiva. No los miro, porque si los miro ya no puedo seguir con mi vida. Una persona rezaba en Adviento: «Ven, Jesús, pasa. Ven, rompe mis muros y mis cálculos. Ven, mi lugar es para ti. Tú pides, tocas, pides permiso. Aguardas fuera. En el frío. Siempre cabes. Y si hay muro, rómpelo». No tengo hueco en mí para Dios. Quiero tener sitio en mi alma para que entre Dios. Pero no sólo Dios, también los hombres. Me duele pensar que no hago lugar para otros en mi vida. No los acojo. Los juzgo. Los rechazo. Quiero tener un corazón más abierto, más grande, más libre. A veces soy yo el que no encuentra un lugar. Me siento como José. Busco inquieto. No tengo posada en otros. No logro descansar en nadie. Vivo en tensión. Quiero paz. Una paz honda que me permita nacer de nuevo. Ansío un lugar en el que descansar sin miedo. No hay lugar para mí con mi originalidad, con mi forma de ser, con mis manías, con mis pecados. Intento entonces parecerme a otros, tapar mis heridas y debilidades, para ser aceptado, para no desentonar. Y pierdo lo mío, lo propio, lo escondo con miedo. Tengo tanto miedo al rechazo: «No hay posada». No hay nada peor que no tener un lugar en el que estar tranquilo, una familia, un hogar. Un espacio abierto y ancho en el que poder estar con todo lo que tengo en mi alma. Tal como soy. Sin miedo. Es el momento, viene a sanarnos."


(Si no se lee el texto, Continúa aquí)

En esta hora de sanación del mundo, es de gran importancia abrir las posadas que paralizan nuestra mente, nuestro corazón, nuestros oídos, para entender con bondad la realidad que vivimos.

Pensemos en el pasaje de la sanación del paralítico de Cafarnaúm. Mientras Jesús está predicando en la entrada de la casa, cuatro hombres llevan a su amigo paralítico donde Jesús; y como no podían entrar, porque había una gran multitud, hacen un agujero en el techo y descuelgan la camilla delante de él que está predicando. “Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados”. Y después, como signo visible, añade: «Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa» .
¡Qué buen ejemplo de sanación! La acción de Jesús es una respuesta directa a la fe de esas personas, a la esperanza que depositan en Él, al amor que demuestran tener los unos por los otros. Estos amigos del paralítico se convirtieron en las muletas de la Esperanza para este hombre que tenía años postrado.
Imaginamos cómo esta amistad, y la fe de todos los presentes en esa casa, hayan crecido gracias al gesto de Jesús. ¡El encuentro sanador con Jesús! Y entonces nos preguntamos: ¿de qué modo podemos ayudar a sanar nuestro mundo, hoy?
Lo cierto es que cada uno conservamos nuestras muletas de la esperanza a lo largo vida, esas muletas interiores que nos hacen caminar en libertad, confiados ante la vida aun en momentos difíciles y que nos hacen solidarios antes nuestros hermanos más necesitados, que nos animan a empezar nuevos retos con entusiasmo, dejando de lado los miedos.

RECORDAMOS A LOS ALUMNOS (A PARTIR DEL LUNES SE ENTREGARÁ TODA LA 
INFORMACIÓN):

ADVIENTO SOLIDARIO 2023
  • AYUDA ECONÓMICA ASILO DE LAS HERMANITAS DE LOS POBRES
OPERACIÓN: 1 ALUMNO/A = 1 EURO
GUSO SOLIDARIO: "TIRITAS DE GUSO"
  • ALIMENTOS: CÁRITAS


Con alegría terminamos la Oración porque siempre pone en nuestros caminos esas muletas, esos posaderos de la esperanza para animarnos a continuar confiados.
Nos unimos a una sola voz para dirigirnos a Dios con la oración que nos hace hermanos, mientras le pedimos que la creatividad del Espíritu Santo pueda animarnos a generar nuevas formas de hospitalidad familiar, de fraternidad fecunda y de solidaridad universal.

Padre nuestro…

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.





PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO
“Viene para SANARNOS”
MARÍA UN CORAZÓN QUE SANA
Del 1 de diciembre al 7 de diciembre”

LUNES 4
DE DICIEMBRE

GLOBALES
"Oración antes de hacer un examen"

MARTES 5
DE DICIEMBRE
En el seno de María crece 
el germen de una vida nueva

Adviento, tiempo de espera y esperanza, porque en el seno de María crece el germen de una vida nueva. El Hijo de Dios se encarna en su seno y toma nuestra propia humanidad. “Dios se hace hombre para que el hombre se convierta en Dios” (San Irineo).

María vivió el Adviento más profundo y real: en espera esperanzada de una madre que aguarda con júbilo el momento del parto, el momento de dar a luz al esperado de los pueblos, al anunciado por los profetas, al Emmanuel, a Dios hecho hombre. “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo que se llamará Emmanuel” (Isaías 7,14).

María nos enseña a vivir el Adviento desde la sencillez, el asombro y la gratitud. Desde el silencio de un corazón que sanará. Aquel que viene, que ya está a la puerta y llama, queriendo nacer en tu corazón y en el corazón de la humanidad. San Agustín afirma: “María concibió a Dios en su corazón antes que en su cuerpo”.

María nos enseña el camino para que Jesús nazca en nuestro propio interior: confianza, entrega y fidelidad al plan de Dios. Pues, Dios para cada uno de sus hijos tiene un plan, un proyecto. María nos enseña a hacer la voluntad del Padre y a ser fieles al plan de Dios. “Hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38). Esta podía ser una oración de Adviento. Una oración repetida continuamente para que se encarne en nuestro corazón y anide en él.

Vivir el Adviento a la luz de María conlleva ser personas generosas, interiorizadas, silenciosas y orantes, dándose del todo al TODO, para que él pueda encarnarse en nuestro interior y vivir en su intimidad, en comunión con nuestros hermanos y hermanas en humanidad; para que seamos hombres y mujeres de paz y concordia. Si así vivimos el Adviento, la Navidad será una realidad en nuestro corazón, en las familias y en nuestra sociedad.

ORACIÓN
María, tú tienes un corazón de Madre, fuerte, sensible, tierno… ¡Qué bien entiendes tú lo que nos hace falta! Míranos, intercede por nosotros, dile a tu Hijo Jesús que nos regale un corazón como el tuyo: sensible para intuir lo que se necesita a nuestro lado; capaz de guardar dentro lo que nos desconcierta, lo que no comprendemos; fuerte para permanecer en pie junto al dolor de nuestros hermanos; tierno con los más pequeños; un corazón apasionado en el amor donde todos tengan sitio. AMÉN

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo
Bendita tú eres entre todas las mujeres, y Bendito es el fruto
de tu vientre Jesús
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. AMÉN

CANCIÓN GUARDABAS EN TU CORAZÓN


MIÉRCOLES 6
DE DICIEMBRE

FIESTA DE LA CONSTITUCIÓN
45 CUMPLEAÑOS



JUEVES 7
DE DICIEMBRE

SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO
“Viene para SANARNOS”
Del 7 de diciembre al 15 de diciembre”


VIERNES 8 
DE DICIEMBRE

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN




ÚLTIMA SEMANA DEL AÑO LITÚRGICO
DEL 27 DE NOVIEMBRE AL 1 DE DICIEMBRE

"El año litúrgico celebra y renueva la vida de Jesús distribuida a lo largo de todo un año. El corazón del año litúrgico es el Triduo Pascual, ya que recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús. El año litúrgico comienza con el Adviento y finaliza con la Solemnidad de Cristo Rey, celebrada el trigésimo cuarto domingo del Tiempo Ordinario, 
a finales de noviembre."

LUNES 27
DE NOVIEMBRE

GLOBALES: 1º, 2º, 3º 4º ESO 1º Y 2º BACH

MARTES 28
DE NOVIEMBRE

GLOBALES: 3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH

“Cristo Rey, FIN DEL AÑO LITÚRGICO”
Iniciamos nuestro día, dando gracias a Dios por la vida, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

En la Iglesia Católica el fin de año no es el 31 de diciembre, sino cuando se termina el ciclo o año litúrgico, lo cual sucede el domingo anterior a que inicie el Adviento (que es el tiempo con que comienza el nuevo ciclo litúrgico, período de preparación para la Navidad y que abarca 4 domingos antes del 25 de diciembre).

Siempre al final del año litúrgico se celebra la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

Nuestra historia es lineal
Va avanzando hacia una meta: encontrarnos con Jesucristo. Se han puesto de moda espiritualidades orientales que proponen la reencarnación, según la cual cuando alguien muere su alma migra a otro ser, animal o persona, para expiar, en esa nueva vida, lo malo que hizo en la vida anterior (aparente justicia que en realidad no lo es, pues nadie sabe qué hizo mal en esa supuesta vida anterior y por lo tanto ignora cómo evitarlo en la actual), en un continuo nacer y morir, un ciclo al que no se le ve la salida y en el que la persona intenta salvarse por su propio esfuerzo.

Es un concepto completamente incompatible con el cristianismo, cuyos miembros sabemos que no podemos salvarnos a nosotros mismos, que Cristo es nuestro Salvador, y que, como nos lo reveló en Su Palabra, vivimos una sola vez, morimos una sola vez y después nos encontraremos con Él (ver Heb 9, 27).

Jesucristo es el Rey del Universo
Y nos ha prometido que volverá, y cuando venga de nuevo, ya no vendrá como lo hizo la primera vez, discretamente, humildemente, sino precedido de signos cósmicos que no pasarán desapercibidos, rodeado de Sus ángeles y con gran poder y majestad (ver Mc 13, 24-25). A todo ser humano le quedará clarísimo que Jesucristo es Dios, sobre todo a los que pensaban que no existía o que había sido solamente un gran líder o filósofo, un personaje admirable del pasado. Tenemos la firme certeza de que Jesús cumplirá Su promesa de venir, porque antes cumplió otra promesa que parecía incumplible: Su Resurrección, un hecho histórico del que hay irrefutables pruebas y que le da absoluta credibilidad a todo lo que enseñó, a todo lo que hizo, a todo lo que prometió. En Su promesa de que vendrá tenemos puesta nuestra esperanza, es lo que anhela nuestro corazón. Por eso clamamos en Misa, después de la Consagración: “¡Ven, Señor Jesús!”

El año litúrgico, repitiéndose año tras año, nos ayudará a vivir toda la realidad humana en el camino de Jesús, y nos ayudará a interiorizar, cada vez más, su presencia salvadora, que abarca y afecta, en toda ocasión, toda nuestra vida.

La Virgen María siempre debe ser un punto de referencia en nuestras vidas, pero nos va bien celebrar sus fiestas para vivirlo mejor. Siempre es Navidad, porque el Hijo de Dios siempre se encarna en nuestra historia humana, pero la riqueza y la gracia de este acontecimiento salvador penetra mucho mejor en nuestro interior cuando nos encontramos el 25 de diciembre para revivirlo… Así pues, por todo ello, celebramos el año litúrgico.

Calmo mis ideas y sentimientos, respirando lentamente. En silencio después de escuchar la oración, siento poco a poco la presencia de Dios y pido que su gracia me acompañe a lo largo de este día.

ORACIÓN
Al finalizar el año litúrgico, te damos gracias, de todo corazón, porque eres bueno; porque eres Padre, eres hermano, eres amigo; porque tienes entrañas colmadas de piedad; porque nos das el agua y la sed, el hambre y el pan, el trabajo duro y la cosecha que lo premia, la gracia de ser leales y el perdón por no serlo. Quédate siempre con nosotros y déjanos sentir tu presencia a lo largo de un nuevo año que comienza con el Adviento. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 29
DE NOVIEMBRE
El porqué del año litúrgico 
                   
                        GLOBALES: 1º 2º ESO - 1º Y 2º BACH

https://laudato.blogspot.com/p/oracion-antes-de-hacer-un-examen.html 

3º Y 4º ESO:

Iniciamos nuestro día, dando gracias a Dios por la vida, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El año litúrgico es el seguimiento, durante todo un año, comunitariamente, como Iglesia, de la salvación de Dios realizada por medio de Jesucristo. Y la repetición, año tras año, de este mismo seguimiento. Centrado en dos ejes básicos. Uno, la Pascua, que celebra la muerte y la resurrección de Jesucristo, con la Cuaresma que la prepara y la Cincuentena Pascual que la prolonga hasta Pentecostés, que es su conclusión. Y el otro, la Navidad, la venida del Hijo de Dios al mundo, con el Adviento que la prepara y el tiempo de Navidad que la prolonga, con la Epifanía como segunda fiesta de esta venida.

Estos dos ejes, y las otras celebraciones menos centrales, ofrecen al creyente alternancias de momentos más gozosos y momentos más austeros o incluso dolorosos, así como también momentos más intensos y otros momentos más cotidianos y tal vez monótonos. Y esta sucesión de momentos dispares se sitúa dentro del devenir de la vida humana, que tiene su propio ritmo, y que no tiene por qué coincidir, a nivel de estados de ánimo, de sentimientos o de acontecimientos, con el ritmo litúrgico

El año litúrgico, repitiéndose año tras año, nos ayudará a vivir toda la realidad humana en el camino de Jesús, y nos ayudará a interiorizar, cada vez más, su presencia salvadora, que abarca y afecta, en toda ocasión, toda nuestra vida.

La Virgen María siempre debe ser un punto de referencia en nuestras vidas, pero nos va bien celebrar sus fiestas para vivirlo mejor. Siempre es Navidad, porque el Hijo de Dios siempre se encarna en nuestra historia humana, pero la riqueza y la gracia de este acontecimiento salvador penetra mucho mejor en nuestro interior cuando nos encontramos el 25 de diciembre para revivirlo… Así pues, por todo ello, celebramos el año litúrgico.

Calmo mis ideas y sentimientos, respirando lentamente. En silencio después de escuchar la oración, siento poco a poco la presencia de Dios y pido que su gracia me acompañe a lo largo de este día.

ORACIÓN
Al finalizar el año litúrgico, te damos gracias, de todo corazón, porque eres bueno; porque eres Padre, eres hermano, eres amigo; porque tienes entrañas colmadas de piedad; porque nos das el agua y la sed, el hambre y el pan, el trabajo duro y la cosecha que lo premia, la gracia de ser leales y el perdón por no serlo. Quédate siempre con nosotros y déjanos sentir tu presencia a lo largo de un nuevo año que comienza con el Adviento. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 30
DE NOVIEMBRE

GLOBALES: 3º Y 4º ESO - 1º Y 2º BACH

1º Y 2º ESO:
Iniciamos nuestro día, dando gracias a Dios por la vida, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El término adviento viene del latín “adventus”, que significa venida. El adviento es un tiempo de alegría y agradecimiento por el advenimiento de Jesucristo. Es una fiesta que se añadió tardíamente después de la de Pascua dentro del calendario litúrgico. Estas cuatro semanas que preceden a la Navidad son una oportunidad para prepararse en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.
Durante el adviento, en las iglesias y en algunos hogares se coloca una corona de ramas de pino, llamada “Corona de Adviento”. Esta corona tiene cuatro velas, una por cada domingo de adviento. Se encienden progresivamente, una cada domingo.
La forma circular de la corona significa que “no tiene principio ni fin”, como el amor de Dios que es eterno. La luz de las velas simboliza la luz de Jesús y el color verde de las ramas representa la esperanza y la vida.

A cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

¡El Señor viene! En realidad, desde la vivencia de la fe y de la confianza en Él, bien podemos afirmar que el Señor está siempre viniendo, está en medio de nosotros, caminando a nuestro lado por las sendas de la historia que nos toca transitar, y en estos tiempos tan complicados.

El Adviento nos ayuda a caer en la cuenta de esta verdad. Y nos predispone para intensificar nuestros encuentros personales con el Señor Jesucristo en la oración más intensa y en la más atenta escucha de su Palabra y de su paso entre nosotros. Siempre nos acecha el peligro de la distracción, sea por las razonables preocupaciones de la vida, sea por los reclamos del consumo... Este tiempo, es una fuerte llamada a estar alerta. Porque el Señor viene, quiere venir a mi vida, a ofrecerme un plan, a encender mi esperanza, a despertar todas mis capacidades para el bien y el amor.

Él viene a sacarme de la rutina, del compromiso débil, del melancólico paso del tiempo que me hace ser espectador indiferente de las grandes luchas y sueños de la humanidad.

Él viene sobre todo a recordarme la más importante de las citas: el encuentro definitivo con Él, ese que fijará mi destino eterno a su lado, y que ahora me exige vivir en vela y sin distracciones, construyendo con su fuerza, y por su mismo Espíritu, ese futuro que desembocará en la Vida-sin-fin.

El ciclo de Navidad: comienza a finales de noviembre o principio de diciembre, y comprende: Adviento, Navidad, Epifanía.

El tiempo de Navidad: comienza el 24 de diciembre en la noche, con la misa de Gallo y dura hasta el Bautismo de Jesús inclusive. En Navidad todo es alegría, júbilo; por eso el color que usa el sacerdote es el blanco o dorado, de fiesta y de alegría. Jesús niño sonríe y bendice a la humanidad, y conmueve a los Reyes y a las naciones. Sin embargo, ya desde su nacimiento, Jesús está marcado por la cruz, pues es perseguido; Herodes manda matar a los niños inocentes, la familia de Jesús tiene que huir a Egipto. Pero Él sigue siendo la luz verdadera que ilumina a todo hombre.
Epifanía: el día de Reyes es la fiesta de la manifestación y revelación de Dios como luz de todos los pueblos, en la persona de esos reyes de Oriente. Cristo ha venido para todos: Oriente y Occidente, Norte y Sur, Este y Oeste; pobres y ricos; adultos y niños; enfermos y sanos, sabios e ignorantes. Nos disponemos a vivir este tiempo con alegría.

Calmo mis ideas y sentimientos, respirando lentamente. En silencio después de escuchar la oración, siento poco a poco la presencia de Dios y pido que su gracia me acompañe a lo largo de este día.

ORACIÓN
Al finalizar el año litúrgico, te damos gracias, de todo corazón, porque eres bueno; porque eres Padre, eres hermano, eres amigo; porque tienes entrañas colmadas de piedad; porque nos das el agua y la sed, el hambre y el pan, el trabajo duro y la cosecha que lo premia, la gracia de ser leales y el perdón por no serlo. Quédate siempre con nosotros y déjanos sentir tu presencia a lo largo de un nuevo año que comienza con el Adviento. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

VIERNES 1
DE DICIEMBRE

GLOBALES: 1º, 2º, 3º 4º ESO 1º Y 2º BACH



SEMANA DE LA MÚSICA
Celebramos la Infancia, Santa Cecilia y 
la lucha por la eliminación de la violencia contra la mujer
Del 20 al 24 de noviembre

LUNES 20
DE NOVIEMBRE
Día internacional de los 
derechos
de la infancia

Iniciamos nuestro día y semana, dando gracias a Dios por la vida, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.
El Día Universal de los derechos de la infancia, se celebra todos los años el 20 de noviembre, es un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo.
Es un día de celebración por los avances conseguidos, pero, sobre todo, es un día para llamar la atención sobre la situación de la infancia más desfavorecida, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.

Naciones Unidas celebra el Día Universal del Niño y la niña el 20 de noviembre, fecha en la que la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos de los niños y niñas en 1959 .

Esta declaración, que no tenía legalmente carácter vinculante, no era suficiente para proteger los derechos de la infancia. Tras diez años de negociaciones con gobiernos de todo el mundo, líderes religiosos, ONG, y otras instituciones, se logró acordar el texto final de la Convención sobre los Derechos de la niñez, el 20 de noviembre de 1989, cuyo cumplimiento es obligatorio para todos los países que la han firmado.

El objetivo de este día universal, es recordar a la ciudadanía que la infancia es el colectivo más vulnerable y, por tanto, que más sufre las crisis y los problemas del mundo.

Este día mundial recuerda que todos los niños y niñas tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que hayan nacido.

Dedicar un día internacional a la infancia también sirve para hacer un llamamiento mundial sobre las necesidades de los más pequeños y para reconocer la labor de las personas que cada día trabajan para que los niños y niñas tengan un futuro mejor.

Desde el colegio San Buenaventura nos unimos en la oración de buenos días y cualquier acción que realicemos en este día, a recordar los derechos de la Infancia, con el fin de contribuir a una toma de conciencia por parte de toda la comunidad educativa.

Calmo mis ideas y sentimientos, respirando lentamente. En silencio después de escuchar la oración, siento poco a poco la presencia de Dios y pido que su gracia me acompañe a lo largo de este día.

ORACIÓN
Señor bendice a todos los niños y niñas y protégelos.
¡Oremos por todos los niños que sufren! especial por las víctimas más pequeñas e indefensas en los problemas familiares, en las guerras y en las persecuciones.
Cuidar a los niños significa creer que cada uno de ellos es un don de Dios al mundo. No escatimemos esfuerzos con el fin de que puedan sentirse siempre acogidos y amados en nuestras familias y en nuestras comunidades.
Oremos por todos los niños que sufren, pidiendo al Señor que los guarde de todo peligro, que despierte las conciencias adormecidas y que convierta los corazones de piedra para que nunca falte a ningún niño amor y cuidados ¡Que el Señor bendiga a todos los niños!»

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 21
DE NOVIEMBRE
“Quien canta, ora dos veces”

Iniciamos nuestro día, dando gracias a Dios por la vida, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

La música ha inspirado pasiones, pensamientos e imágenes en casi cualquier persona a lo largo de la historia. De hecho, podríamos afirmar que no existe alguien que en algún momento de su vida no haya hablado sobre música o rezado con música para acercarnos más a Dios.

Debido a su popularidad y extraordinaria capacidad de hermanar queremos unirnos en la oración por esta semana de la música.

La historia de la Iglesia atestigua que el canto, la música y la oración han estado siempre ligadas de forma provechosa para nosotros. Para San Agustín esta relación era tan evidente que no duda en señalar que “Quien canta, ora dos veces”.

Orar cantando, orar acompañado con música, prepararse para orar con música, son formas de que nos ayudan a acercarnos al Señor.

La importancia que tuvieron la música y el canto en los monasterios, durante muchos siglos. Todavía nos toca el alma escuchar un coro de religiosos entonando canto gregoriano o polifonía sacra.

La belleza de la música “se puede convertir en oración” cuando eleva la mente y el corazón a Dios. La música, suscita sentimientos profundos e invita casi naturalmente a elevar la mente y el corazón a Dios en cada situación de la existencia humana, ya sea alegre o triste. La música se puede convertir en oración”.

La música forma parte de todas las culturas y, podemos decir, que acompaña toda experiencia humana, desde el dolor al placer, del odio al amor, de la tristeza a la alegría, de la muerte a la vida". A lo largo de los siglos y de los milenios, la música se ha utilizado siempre para dar formar a lo que no se es capaz de decir con las palabras, porque suscita emociones, por otra parte, difíciles de comunicar. Por eso, no es un caso si todas las civilizaciones han dado importancia y valor a la música en sus varias formas y expresiones.

Calmo mis ideas y sentimientos, respirando lentamente. En silencio después de escuchar la oración, siento poco a poco la presencia de Dios y pido que su gracia me acompañe a lo largo de este día.

ORACIÓN
Jesús hermano nuestro, Tú que escuchas nuestras oraciones, pensamientos, necesidades e inquietudes en silencio y en cada nota o melodía que cantamos y tocamos, permite que nuestros corazones se unan a tu pueblo por medio de nuestras alabanzas.
Jesús hermano nuestro, que haces todas las cosas nuevas, sigue transformándonos para ser mejores cristianos.
Jesús hermano nuestro, permite que nuestra música toque el corazón de tu pueblo cuando cantamos. Que traigamos luz a los que se encuentran en oscuridad.
Jesús hermano nuestro, que el don de nuestras voces y las melodías de nuestros instrumentos se muevan con el poder de tu Espíritu Santo. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 22
DE NOVIEMBRE
“Santa Cecilia”


Iniciamos nuestro día, dando gracias a Dios por la vida y por la música, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El 22 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Música, como una fecha dedicada a todos los músicos y amantes de la música. Esta fecha también se conoce como Día Internacional del Músico. ¿Y a quién no le gusta la música? Es prácticamente imposible encontrar a un ser humano que no disfrute con la música. Otra cosa diferente es el estilo de música. Pero en general a todos nos agrada. Y el motivo no es otro que el hecho de que lo llevamos en los genes.

Así que ya sea rock, clásica, country, jazz, pop, seguro que te resulta agradable escuchar una melodía bonita. Por ello, se celebra este Día Internacional del Músico o Día Internacional de la Música.

La fecha del 22 de noviembre conmemora la muerte de Santa Cecilia, patrona de los músicos. Esta mártir cristiana fue retratada en el siglo XV por los artistas de la época, siempre tocando el arpa u otros instrumentos musicales. Por ello se le ha vinculado tanto a este arte de la música. Las primeras celebraciones se remontan al Edimburgo de 1695. Posteriormente se unieron a las celebraciones países como Alemania, España y Francia.

Se desconoce el año exacto del nacimiento de Santa Cecilia, pero se cree que vivió entre finales del siglo II e inicios del siglo III. Cecilia nació en el seno de una familia noble convertida al cristianismo.

Cecilia ofreció su virginidad al Señor, como se hizo habitual entre muchas mujeres cristianas de los primeros siglos; sin embargo, su padre deseaba casarla. Así, contra su voluntad, fue entregada en matrimonio a Valeriano, un joven pagano. El día en que se celebraron las nupcias, con la tristeza por no poder consagrar su vida a Cristo, Cecilia pidió paz y fortaleza al Señor. Mientras los músicos tocaban en la fiesta, ella alababa a Dios con bellos cantos que le brotaban del corazón.

En la noche de bodas, Cecilia dijo a Valeriano: "Tengo que comunicarte un secreto. Has de saber que un ángel del Señor vela por mí. Si me tocas como si fuera yo tu esposa, el ángel se enfurecerá y tú sufrirás las consecuencias; en cambio si me respetas, el ángel te amará como me ama a mí".

El esposo le pidió que si le mostraba al ángel, él haría lo que ella pidiera. Cecilia le contestó que si él creía en el Dios vivo y verdadero y recibía el bautismo, entonces vería al ángel. Valeriano, entonces, fue a buscar al obispo de Roma, el Papa Urbano I, quien lo instruyó en la fe y lo bautizó.

Lamentablemente, se desató la persecución nuevamente contra los cristianos, y esta alcanzaría a Valeriano, quien sería apresado y condenado a muerte por órdenes del prefecto. Cecilia recogió los restos de Valeriano y lo enterró según la usanza cristiana.

No pasaría mucho tiempo para que Cecilia también fuese víctima de la persecución. La joven fue apresada y se le ordenó rendir culto público a los dioses, a lo que ella se negó. Por esta razón fue condenada a morir.

El Papa Gregorio XIII en 1594 nombró a Santa Cecilia patrona de los músicos porque había mostrado un amor especial hacia los acordes melodiosos, los que, llegado el momento, le recordaron la belleza de la creación y le ayudaron a elevar el alma a Dios en medio de la dificultad. Cecilia poseía un espíritu sensible y apasionado por la música, por el que su nombre quedaría atado a este arte para siempre.

ORACIÓN
Santa Cecilia
Fuiste una heroína y una mártir que permaneciste fiel
Intercede a favor de nosotros para que
La fe llegue encima de los que nos siguen y
Vean ellos la viva imagen de Jesús
Amabas la música y escuchaste a los ángeles
Cantar, inspira a los músicos a alegrar
Los corazones de las personas con el
Don de Dios de la música. Amén

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

JUEVES 23
DE NOVIEMBRE
GLOBALES

ORACIÓN ANTES DE HACER UN EXAMEN
¡Señor, antes de hacer el examen
dame paz, ven conmigo!
Concédeme la simplicidad y la alegría
de cosechar el fruto de las semillas que
planté en las horas de silencio y estudio.

Que el examen sea la ofrenda del esfuerzo
de estudiar cada día en medio de
mis alegrías, soledades y preocupaciones.

¡Que no haya orgullo cuando sepa mucho
ni miedo a recordar lo que aprendí!
No te pido milagros, solo la lucidez
que dinamice y de fuerzas a mi corazón.

Quédate Señor a mi lado, tú que
más de una vez fuiste puesto a prueba.
¡Concede que quienes han de examinarme,
sean razonables y justos con todos los que
vamos a examinarnos, que tengan paciencia y paz!

¡Señor, mi Dios, escúchame y ayúdame!
¡San Francisco, intercede por mi!
¡Ven espíritu Santo, ilumíname
y líbrame de todo miedo! Amen.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


VIERNES 24
DE NOVIEMBRE
“Día Internacional 
de la Eliminación 
de la Violencia 
contra la Mujer”

Iniciamos nuestro día, dando gracias a Dios por la vida, por quienes nos rodean, por poder volver a encontrarnos otro día más y por la oportunidad de compartir día a día juntos a otros. Nos ponemos en la presencia de Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Mañana 25 de noviembre celebramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer instituida por la ONU en 1993 con una resolución que incluye la emblemática “Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer”, sentando las bases para un futuro libre de violencia de género.

“En todo el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental. Casi 750 millones de mujeres y niñas que viven hoy en día se casaron antes de cumplir 18 años, mientras que al menos 200 millones de ellas se han visto sometidas a la mutilación genital femenina. Una de cada 2 de mujeres asesinadas en 2022 fue asesinada por su compañero sentimental o un miembro de su familia. El 71% de las víctimas de la trata en todo el mundo son mujeres y niñas, y 3 de cada 4 de ellas son utilizadas para la explotación sexual”, son algunos datos alarmantes de las Naciones Unidas (ONU), que nos hacen comprender que la violencia contra las mujeres es todavía un fenómeno bastante difundido.

Según la ONU, la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas. Para mayor clarificación, la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Desde el Colegio nos unimos al llamamiento a los Gobiernos, la sociedad civil y las personas de todo el mundo para que adopten una postura firme contra la violencia hacia las mujeres. “Debemos mostrar una mayor solidaridad con las supervivientes, y los defensores de los derechos de las mujeres.

la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas, emitió un Mensaje en el que renueva y acrecienta su empeño para la eliminación de la discriminación y la violencia contra las mujeres. Ante los alarmantes datos proporcionados por la Naciones Unidas, es urgente convertirnos en agentes de un cambio cultural, “es una necesidad indispensable reconocer el derecho de las mujeres a la educación, al trabajo y al ejercicio de sus derechos políticos. Además, se debe trabajar para liberarla de presiones históricas y sociales contrarias a los principios de la propia fe y dignidad de las personas.

"Si queremos un mundo mejor, que sea casa de paz y no patio de guerra, debemos hacer todos mucho más por la dignidad de cada mujer"

ORACIÓN
Te rogamos, Señor, por las mujeres de todo el mundo.
Tú eres santo, Señor, y obras cosas maravillosas:
te pedimos que cese la violencia física y moral
sobre el cuerpo, mente y espíritu de las mujeres.
Tú eres mansedumbre, Señor, tú eres refugio:
da a las mujeres la fuerza y la audacia para reconocer
las propias esclavitudes y salir de las opresiones.
Tú eres belleza, Señor, tú eres humildad y paciencia:
ilumina el camino de renacimiento que millones de mujeres
están recorriendo.
Tú eres nuestra esperanza, Señor, tú eres fe y caridad:
purifica la memoria y la mente de las mujeres
que han sufrido torturas y humillaciones.
Tú eres el bien, Señor, todo bien, el sumo bien:
No podemos permitir que el mal y la violencia sobre las mujeres
sigan alimentándose.
Ayúdanos a romper el mal con todas nuestras energías de amor.
Suscita nuevas leyes y nuevas políticas a favor de la dignidad
y el respeto a las mujeres en cada país del planeta. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.





ORACIÓN PARA COMENZAR EL DÍA
DEL 13 AL 17 DE NOVIEMBE
Dios Padre, recibo la vida que nos has dado en tu Hijo Jesús. Recibo tu vida en abundancia. Tu bondad y tu amor inagotable son mi fortaleza. Concédeme la dicha de seguir dando testimonio de tu bondad al mundo.

LUNES 13
DE NOVIEMBRE
Día Mundial de la Bondad

El 13 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Bondad o World Kindness Day, por iniciativa de la World Kindness Movement (WKM) que lo proclamó en el año 1998. Es una coalición de bondad de naciones que ha logrado incorporar a escuelas de todo el mundo en la celebración de este día, como parte del calendario escolar.
Mediante la celebración de este día se reafirman las buenas acciones en las personas y en las comunidades del mundo, siendo la bondad un elemento esencial de la condición humana que une a las divisiones de raza, religión, política y género.

¿Qué es la bondad?
En términos generales la bondad es definida como una inclinación o tendencia natural del ser humano a hacer el bien, siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesita de una forma amable y generosa.

El término bondad proviene del término "bonus" que significa "bueno" y del sufijo –tat que equivale a "cualidad". Generalmente se asocia con otros valores como la generosidad, la humildad y la paciencia.

La bondad como valor forma parte de la mayoría de las religiones y su doctrina, siendo esencial e indispensable ayudar al prójimo de manera desinteresada. Estos son algunos ejemplos de personajes históricos que han hecho honor a esta definición:

Madre Teresa de Calcuta: premio Nobel de la Paz 1979 y beatificada, gracias a sus acciones a favor de los pobres en la India.
Papa Juan Pablo II: fue el papa Nº 264 de la Iglesia Católica desde el año 1978 al 2005. Fue canonizado en el año 2014.
Mahatma Ghandi: activista y político indio que luchó por los derechos de la población india mediante la resistencia pacífica y la no violencia.

¿Te consideras una persona bondadosa? ¿Practicas la bondad?
Características que definen a una persona como bondadosa:
  • Está dispuesta a ayudar a quien lo necesita, sin interés personal alguno
  • Con una actitud amable, compasiva y generosa hacia las personas y animales.
  • Defiende los derechos humanos.
  • Son personas agradecidas ante cualquier circunstancia.
  • Siente un gran respeto por las personas y se preocupan por su bienestar.
  • Acepta a las demás personas sin prejuicios.
Ayuda siempre que puedas a los demás, especialmente a personas discapacitadas, adultos mayores y embarazadas: ceder el puesto en medios de transporte público, cruzar el semáforo, cargar la compra. Se amable siempre: trata a las personas como te gustaría que te trataran, con amabilidad.
Comprende a las personas: practica la empatía y ponte en el lugar de los demás, sin juzgar o criticar. Trata de ser un buen ejemplo: nuestras acciones pueden determinar el cambio que queremos ver en el mundo.

ORACIÓN
Señor, en el silencio de este día que nace,
vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.
Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor.
Ser paciente, comprensivo, humilde y bueno.
Ver a tus hijos detrás de las apariencias,
como los ves tú mismo,
para así poder apreciar la bondad de cada uno.
Cierra mis oídos a toda murmuración.
Guarda mi lengua de toda maldad.
Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.
Quiero ser bueno y que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia.
Revísteme de tu bondad, Señor y haz que en este día yo te refleje. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 14
DE NOVIEMBRE

La bondad es la esencia de la grandeza y la característica fundamental de los hombres y de las mujeres más nobles. La bondad es un pasaporte que abre puertas y da forma a los amigos; ablanda el corazón y moldea las relaciones que pueden durar toda la vida.
La bondad debe estar presente en todas nuestras palabras y obras en el trabajo, la Iglesia y, especialmente, en el hogar.
Jesús, nuestro Salvador, fue la personificación de la bondad y de la compasión. Él curó al enfermo; dedicó gran parte de Su tiempo a hablar con las gentes de manera  individual y colectivamente; trató caritativamente a la mujer samaritana a la que muchos despreciaban; mandó a Sus discípulos que dejaran a los niños acercarse a Él; fue bondadoso con los que habían pecado, condenando sólo al pecado y no al pecador.

ORACIÓN
Señor, en el silencio de este día que nace,
vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.
Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor.
Ser paciente, comprensivo, humilde y bueno.
Ver a tus hijos detrás de las apariencias,
como los ves tú mismo,
para así poder apreciar la bondad de cada uno.
Cierra mis oídos a toda murmuración.
Guarda mi lengua de toda maldad.
Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.
Quiero ser bueno y que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia.
Revísteme de tu bondad, Señor y haz que en este día yo te refleje. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


MIÉRCOLES 15
DE NOVIEMBRE

"Dado que Dios nos eligió para que seamos su pueblo santo y amado por él, tenemos que vestirnos de compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. (Colosenses 3,12)".

Si eres un seguidor de Jesús, entonces la bondad tiene que ser lo que exhibes regularmente. Tratar a las personas con amabilidad mantiene nuestro corazón y nuestras actitudes en la dirección correcta. La bondad implica entregarnos con amor y misericordia a otros que quizás no puedan dar nada a cambio, que a veces no lo merecen y que con frecuencia no nos lo agradecen. Básicamente, la bondad significa una forma de pensar que conduce a hacer acciones reflexivas por los demás.

¿Por qué quiere Dios que demostremos bondad? Porque somos Sus instrumentos para extender misericordia y misericordia al mundo. Debemos reflejar la luz y el ejemplo de Su compasión, misericordia y bondad. Cuando mostramos bondad, nos volvemos como él.

Las palabras de Pablo a los Colosenses nos recuerdan que la bondad es una elección. Todos los días elegimos lo que nos ponemos y es lo que le mostramos al mundo. La bondad debe ser algo que nos pongamos todos los días y permitir que cubra completamente nuestras palabras y acciones.

ORACIÓN
Dios Mío,
Cada mañana renuevas tu misericordia en mi vida, me das nuevas fuerzas y aliento para emprender con el compromiso de servirte, en todas mi actividades. Te doy gracias por las pruebas y adversidades, porque ellos me hacen acercarme mas a Ti y moldean mi carácter para que mi fe sea también fortalecida en Tu amor, en Tu poder y en el cuidado que tienes por cada uno de Tus hijos. Te doy gracias también por los tiempos de alegría, porque por ellos mi agradecimiento y mi alabanza a Ti, están de continuo en mi boca. Bendito y alabado seas Señor, gracias por Tus bendiciones, por Tu presencia y por el amor con el que me cuidas cada día.
Por todo ello, te agradezco Señor y me siento premiado al saber que contigo nunca estaré solo y no habrá espacio para los días tristes. Mi corazón siente felicidad de saber que me acompañas y me has acompañado en todo momento, dándome la fuerza para seguir adelante aún en los días más duros y difíciles de sobrellevar. Hoy canto con mi corazón canciones de amor para Ti. Gracias por recordarme cada día que cuento con Tus fuerzas para alcanzar mis metas, y por bendecirme en cada paso que doy.
En Ti pongo todo lo que deseo y lo que soy y Te pido que me ayudes a estar siempre cerca de Ti.  Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.




JUEVES 16
DE NOVIEMBRE
Día Internacional para 
la Tolerancia




El 16 de noviembre se celebra el Día Internacional para la Tolerancia, una efeméride instaurada por la ONU en 1995, para conmemorar la Declaración de Principios sobre la Tolerancia.

En este documento se dice que, la tolerancia no es indulgencia o indiferencia, sino el respeto a las creencias, cultura y opiniones de los otros, así como también es un Derecho Humano, por lo cual es inalienable y lo que demuestra es que las personas son naturalmente diversas y solo en el marco de la tolerancia podrán convivir.

El mundo actualmente se encuentra en conflicto. Palabras como xenofobia, discriminación, homofobia, aparecen en los titulares de los periódicos a diario.

La humanidad parece haberse vuelto más intolerante, rechazando al que es diferente, sin darse cuenta de que cada individuo en el mundo, es por definición, diferente.

Hermanos de una misma familia pueden desarrollar cualidades muy distintas los unos de los otros. Los hobbies que practica una persona no son los que gustan o practican la gran mayoría.

Nuestros cuerpos tienen unas características que los pueden volver especialmente hábiles para alguna actividad y torpes para otras. Es más, cada ser humano aprende de forma diferente, porque su proceso cognitivo es muy distinto al otro.

Ser diferente no es malo, lo que es realmente malo, son los prejuicios que se crean alrededor de aquellas personas que realizan acciones que no conocemos o entendemos. Bien sea por creencias religiosas, culturales o de género.

ORACIÓN
Señor, en el silencio de este día que nace,
vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.
Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor.
Ser paciente, comprensivo, humilde y bueno.
Ver a tus hijos detrás de las apariencias,
como los ves tú mismo,
para así poder apreciar la bondad de cada uno.
Cierra mis oídos a toda murmuración.
Guarda mi lengua de toda maldad.
Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.
Quiero ser bueno y que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia.
Revísteme de tu bondad, Señor y haz que en este día yo te refleje. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


VIERNES 17
DE NOVIEMBRE
XXXIII Domingo del tiempo ordinario
Año litúrgico (Ciclo A)


Evangelio del DOMINGO, 
según san Mateo 25, 14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
En cambio, el que recibió uno fue a hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos.
Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”.
Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.
Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.
Se acercó también el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”.
El señor le respondió: “Eres un siervo negligente y holgazán. ¿Conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”».

REFLEXIÓN
En vísperas de la fiesta de Cristo Rey del próximo domingo, con la que la iglesia cierra el ciclo litúrgico, el evangelio de hoy sigue poniendo su mirada en el último tramo del recorrido cristiano. Nos encamina hacia el final de los tiempos, cuando el Señor vendrá como justo Juez para discernir las actitudes de cada uno y separar a los justos de los malvados (Mt 25,31-46). Desde esa perspectiva, se comprende la exhortación constante a mantenerse alerta y vigilantes, sin dejarse llevar por falsas seguridades: estad preparados, porque el día del Señor vendrá como el ladrón en medio de la noche.

ORACIÓN
Señor, en el silencio de este día que nace,
vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.
Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor.
Ser paciente, comprensivo, humilde y bueno.
Ver a tus hijos detrás de las apariencias,
como los ves tú mismo,
para así poder apreciar la bondad de cada uno.
Cierra mis oídos a toda murmuración.
Guarda mi lengua de toda maldad.
Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.
Quiero ser bueno y que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia.
Revísteme de tu bondad, Señor y haz que en este día yo te refleje. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.







ORACIÓN AL COMENZAR LA MAÑANA
Del 6 al 10 de noviembre

LUNES 6 
DE NOVIEMBRE
EL PROGRAMA DE LA FELICIDAD

Dichosos los que tienen un corazón de pobre,
abierto a Dios y a los otros; Dios está con ellos.
Dichosos los que saben llorar y compartir
el sufrimiento de los hermanos, también serán consolados.
Dichosos los humildes y sencillos,
que no se ponen encima de los otros; todo el mundo los amará.
Dichosos los que tienen hambre y sed de ser justos
y buenos; un día serán saciados.
Dichosos los que tienen un corazón transparente;
descubrirán y vivirán el amor de Dios.
Dichosos los que hacen la Paz;
Dios los reconocerá como hijos suyos.
Dichosos los que están dispuestos a sufrir por ser fieles a Dios;
Dios está con ellos y les recompensará.

Oración.
Hoy, Señor, al comenzar este nuevo día
te ofrezco todo lo que soy y lo que tengo.
Te ofrezco las pequeñas cosas que suelo hacer cada día:
el esfuerzo que supone levantarse,
la rutina de vestirse, desayunar e ir al colegio, la monotonía de las clases
y la satisfacción de estar con mis amigos.
Te presento el tiempo de estudio y el descanso, la relación con mis padres
y el sacrificio de colaborar en las cosas de casa.
Gracias, Señor, porque todo, aún lo más ordinario y cotidiano,
es una oportunidad que me das para vivir intensamente,
poniendo amor en todo lo que hago.
Que al final del día, sienta la cercanía de tu presencia
y la satisfacción de saber que en este día he hecho lo que a ti te agrada. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.





MARTES 7 
DE NOVIEMBRE
A Ti, que eres Dios de la Vida

ORACIÓN
AL comenzar este nuevo dia, Señor,
nuestros corazones se levantan hacia Ti
en busca de tu mirada.
Escúchanos, Señor.

Da respuesta a nuestras preguntas,
y ayúdanos en nuestras inquietudes,
Tú que eres nuestro Dios
en quien nosotros confiamos.

En este nuevo día, ponemos en tus manos
nuestros miedos e ilusiones.
En tus ojos, ponemos la pureza y sinceridad
de nuestra búsqueda.

Guíanos, Señor, Tú que eres bueno
y que tu Espíritu Santo
nos ayude en cada paso.
Que nuestra boca sea hoy
la expresión de nuestro interior;
que nuestras palabras
arranquen de lo profundo,
y sean verdaderas.

Señor, danos un corazón limpio
para que podamos ver.

A Ti abrimos los proyectos y planes
de nuestra clase: Acompáñanos.

A Ti ofrecemos lo que somos
y lo que tenemos: Acógelo.

A Ti, que eres Dios de la Vida,
te pedimos fuerza: Anímanos.

Que nuestros corazones
se alegren y regocijen hoy
porque todo lo esperamos de Ti.

Bendice, Señor, este nuevo día
y guíalo por el camino justo. Amén

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



MIÉRCOLES 
8 DE NOVIEMBRE

ORACIÓN
Gracias, Señor, por tu amistad,
Gracias, Señor, por el amor de amigo
que nos ofreces.
Gracias, Señor, porque eres siempre fiel.
Quiero ser capaz de entender tu amistad;
quiero entender por qué fuiste capaz
de hacerte hombre
para ser amigo del hombre;
quiero entender tu paciencia
en esperar un nuevo sí de cada hombre.
Quiero vivir las exigencias de la amistad:
comprender... antes que ser comprendido;
deseo de ayudar... antes que ser ayudado;
deseo de servir... antes que ser servido;
deseo de dar... antes que recibir.
En el momento de la dificultad,
no permitas que me aleje de ti.
En mis horas de debilidad, sé tú más amigo.
En los momentos de desaliento, llámame.
Cuenta, Señor, con mis brazos
dispuestos para construir una ciudad eterna. AMÉN

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



JUEVES 9 
DE NOVIEMBRE
JUNTOS HACEMOS TIERRA

Nunca digas
no sé, no valgo, no puedo
no tengo fuerzas, no entiendo,
esas cosas son para los que saben...
Para hacer pueblo y tierra
todos valemos, sabemos y podemos.
Si tienes cinco, pon cinco
si tienes dos, pon dos
si tienes uno, pon uno
si eres ciego, sostén al que es cojo
si eres cojo, sostén al que es ciego
si eres cojo y ciego, aún puedes cantar
y no es poco en tiempos de desencanto

Se valiente y humilde

para descubrir y reconocer tu don
acéptalo y acéptate a ti mismo con él.
si Dios te dio corazón
que tu corazón no falte en la hora de la fraternidad.
si Dios te dio alegría
que tu alegría no falta en la fiesta de los pobres.
si Dios te hizo reflexivo
que tu reflexión no falte
a la hora de medir los pasos
para conseguir un mañana mejor.

¡¡Anímate!!! Juntos hacemos tierra!!

ORACION 
Ayúdame, Señor, a ser para todos aquel que espera sin cansarse, que escucha sin fatiga, que acoge con bondad, que da con amor, aquel a quien se puede encontrar siempre que se le necesita.

Ayúdame a ser una presencia segura a la que se puede acudir cuando se desea; a ofrecer esa amistad que descansa, que enriquece en ti y por ti, a irradiar una paz gozosa, tu paz, Señor.

Ayúdame a estar recogido en ti, siempre disponible y acogedor para todos. Y por eso tu pensamiento no me abandone para permanecer siempre en tu verdad y no faltar a tu ley. Y así sin hacer obras extraordinarias, sin vanagloria, pueda yo ayudar a los otros a sentirte más cercano, porque mi alma te acoge en cada instante. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.



VIERNES 10 
DE NOVIEMBRE
XXXII Domingo del tiempo ordinario

Evangelio según san Mateo 25, 1-13
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«Se parecerá el reino de los cielos a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron al encuentro del esposo.
Cinco de ellas eran necias y cinco eran prudentes.
Las necias, al tomar las lámparas, no se proveyeron de aceite; en cambio, las prudentes se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas.
El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.
A medianoche se oyó una voz: “¡Qué llega el esposo, salid a su encuentro!”.
Entonces se despertaron todas aquellas vírgenes y se pusieron a preparar sus lámparas.
Y las necias dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas”.
Pero las prudentes contestaron: “Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis”.
Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta.
Más tarde llegaron también las otras vírgenes, diciendo: “Señor, señor, ábrenos”.
Pero él respondió: “En verdad os digo que no os conozco”.
Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora».

REFLEXIÓN
Nos acercamos al final del Año Litúrgico y la liturgia enfoca nuestra mirada sobre la venida definitiva del Señor al final de los tiempos. Dirigir nuestra vista al horizonte del camino no significa quedarnos contemplando este acontecimiento como si de un cuadro apocalíptico se tratase, significa mirar y vivir nuestro presente a la luz de dicho acontecimiento.

Es tiempo de revisar la vida y la fe en el caminar cotidiano, dejar iluminar cada rincón de nuestro ser por el evangelio y descubrir las actitudes con las que vamos acogiendo el reinado de Dios en nuestra vida y en nuestro mundo.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.






SEMANA DE TODOS LOS SANTOS
“HOMBRES Y MUJERES QUE SANARON HERIDAS CON SU PROPIA VIDA”
Del 30 de octubre al 3 de noviembre de 2023

LUNES 30 
DE OCTUBRE
“Semana de todos los santos”

Un año más celebramos la semana de la festividad de Todos los Santos, ocasión para recordar a quienes nos han precedido y ya gozan de la bienaventuranza eterna y a la vez llamada personal, porque todos estamos convocados a la plenitud del Amor de Dios. Muchas veces tenemos la tentación de pensar que la santidad está reservada solo a quienes tienen la posibilidad de tomar distancia de las ocupaciones ordinarias, para dedicar mucho tiempo a la oración. No es así. Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra.

¿Cuál es hoy el modelo de santidad?

la solidaridad, el servicio a los más necesitados, la preocupación por los problemas sociales, son actitudes sumamente valoradas por hombres y mujeres de nuestra época.
Los cristianos contemporáneos, además, nos sensibilizamos especialmente con la identificación de Jesús con el pobre, el hambriento, el que no tiene casa. Así, figuras como la Madre Teresa -por nombrar una– tiene una enorme repercusión y se le asocia con la santidad y la coherencia de vida que tanto valoramos hoy. Lo que impacta, atrae y convoca, es una Iglesia imbuida de una espiritualidad al servicio de la humanidad.

ORACIÓN
Señor Jesús, tú nos dijiste: “sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”, invitándonos así a ser imitadores de Dios por la santidad de vida. Te damos gracias por el modelo y compromiso de fe de tantos hermanos nuestros que, con la fuerza de la gracia divina, eligieron y consiguieron vivir a largo de los siglos una vida evangélica en la Iglesia universal. Con el ejemplo e intercesión de san Francisco de Asís y los demás santos y beatos que veneramos, te pedimos a ti, Maestro y guía, que vivamos siempre como hijos de la luz, sintiendo y mostrando a todos el gozo de la santidad como fruto visible de la acción del Espíritu Santo. Ayúdanos, Señor, a ser coherentes con nuestra condición de bautizados; a ser apóstoles comprometidos del evangelio de la vida y de la salvación; a ser estímulo que anime la fe de los que no la tienen, la han perdido o la viven con superficialidad. Que tu Madre y Madre nuestra, Nuestra Señora de los Buenos Libros, nos acompañe siempre en el camino de la fe. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MARTES 31 
DE OCTUBRE
“Preparándonos para la celebración del 1 de noviembre"
Solemnidad de TODOS LOS SANTOS”

Evangelio según san Mateo 5, 1-12a
En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó y se acercaron sus discípulos; y, abriendo su boca, les enseñaba diciendo:
«Bienaventurados los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los mansos,
porque ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que lloran,
porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia,
porque ellos quedarán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón,
porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz,
porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo».

REFLEXIÓN
La celebración de mañana nos recuerda que todos estamos llamados a la santidad. Celebrar a todos los santos es un motivo de esperanza. El evangelio nos presenta la vivencia de las bienaventuranzas como camino concreto de santidad. Las bienaventuranzas no son un ideal difícil y mucho menos imposible, sino un modo de vivir ya en este mundo según las pautas que nos marcó Jesucristo. Estas bienaventuranzas evangélicas contrastan con las que propone el mundo: come, bebe, diviértete, que la vida son dos días. En cierto modo, los cristianos vamos a contracorriente.

ORACIÓN
Señor Jesús, tú nos dijiste: “sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”, invitándonos así a ser imitadores de Dios por la santidad de vida. Te damos gracias por el modelo y compromiso de fe de tantos hermanos nuestros que, con la fuerza de la gracia divina, eligieron y consiguieron vivir a largo de los siglos una vida evangélica en la Iglesia universal. Con el ejemplo e intercesión de san Francisco de Asís y los demás santos y beatos que veneramos, te pedimos a ti, Maestro y guía, que vivamos siempre como hijos de la luz, sintiendo y mostrando a todos el gozo de la santidad como fruto visible de la acción del Espíritu Santo. Ayúdanos, Señor, a ser coherentes con nuestra condición de bautizados; a ser apóstoles comprometidos del evangelio de la vida y de la salvación; a ser estímulo que anime la fe de los que no la tienen, la han perdido o la viven con superficialidad. Que tu Madre y Madre nuestra, Nuestra Señora de los Buenos Libros, nos acompañe siempre en el camino de la fe. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

MIÉRCOLES 1 
DE NOVIEMBRE

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

JUEVES 2 
DE NOVIEMBRE
“Los santos, sanadores de heridas”

Una imagen de la Iglesia que resulta hoy elocuente o inspiradora: La metáfora de Francisco sobre la Iglesia como un hospital de campaña.

Dice el Papa Francisco: “Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad. Veo a la Iglesia como un hospital de campaña tras una batalla. ¡Qué inútil es preguntarle a un herido si tiene altos el colesterol o el azúcar! Hay que curarle las heridas. Ya hablaremos luego del resto. Curar heridas, curar heridas... Y hay que comenzar por lo más elemental”. Los santos a lo largo de su vida han acompañado a los heridos, heridas que necesitan curación…

La Iglesia como lugar de misericordia, de sanación, no de juicio; las personas que se acercan a ella están gravemente heridas por distintas circunstancias. La figura sanadora se asocia a la del buen samaritano que lava, limpia y consuela y ama ejerciendo la misericordia: “eso es evangelio puro”, Francisco, dice, allí está el mensaje de Jesús, el mandamiento nuevo, en una palabra: la santidad. Es así como el Papa Francisco entiende santidad.

El Papa también nos invitó al cuidado, lo hizo desde su mensaje a los jóvenes en Buenos Aires, en los primeros días de su pontificado:

“Cuidemos los unos a los otros, cuidaos entre vosotros, no os hagáis daño, cuidaos, cuidaos la vida. Cuidar la familia, cuidar la naturaleza, cuidar a los niños, cuidar a los mayores; que no haya odio, que no haya pelea, dejar de lado la envidi. Dialogar, que entre vosotros se viva el deseo de cuidarse para ser verdaderos santos".

ORACIÓN
Señor Jesús, tú nos dijiste: “sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”, invitándonos así a ser imitadores de Dios por la santidad de vida. Te damos gracias por el modelo y compromiso de fe de tantos hermanos nuestros que, con la fuerza de la gracia divina, eligieron y consiguieron vivir a largo de los siglos una vida evangélica en la Iglesia universal. Con el ejemplo e intercesión de san Francisco de Asís y los demás santos y beatos que veneramos, te pedimos a ti, Maestro y guía, que vivamos siempre como hijos de la luz, sintiendo y mostrando a todos el gozo de la santidad como fruto visible de la acción del Espíritu Santo. Ayúdanos, Señor, a ser coherentes con nuestra condición de bautizados; a ser apóstoles comprometidos del evangelio de la vida y de la salvación; a ser estímulo que anime la fe de los que no la tienen, la han perdido o la viven con superficialidad. Que tu Madre y Madre nuestra, Nuestra Señora de los Buenos Libros, nos acompañe siempre en el camino de la fe. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

VIERNES 3 
DE NOVIEMBRE
"Preparando el XXXI Domingo del tiempo ordinario (Ciclo A)"

Evangelio del día según san Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.
Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbí”.
Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbí”, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.
Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo.
No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías.
El primero entre vosotros será vuestro servidor.
El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

REFLEXIÓN
La liturgia del próximo domingo nos muestra como Dios sigue llamando a cada uno de nosotros, para integrarnos en su proyecto de amor, dándonos pautas en su seguimiento para transformar nuestras vidas desde la misericordia y la compasión. Además, nos convoca para darnos a conocer de una manera sencilla y comprensible, su deseo de comunicarnos su vida, su gracia y su perdón.

Por eso, Jesús nos invita a vivir nuestra vida cristina desde la alegría, la entrega y el servicio y no convertirnos en profesionales legalistas de la religión que dicen y no hacen, enseñan y no cumplen sus propias enseñanzas viviendo lejos de la realidad de la gente. Al contrario, se refugian en los cultos vacíos buscando honores y privilegios. Jesús nos quiere humildes y sencillos, todos somos hermanos y estamos invitados a construir juntos una Iglesia cada vez más evangélica.

ORACIÓN
Señor Jesús, tú nos dijiste: “sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”, invitándonos así a ser imitadores de Dios por la santidad de vida. Te damos gracias por el modelo y compromiso de fe de tantos hermanos nuestros que, con la fuerza de la gracia divina, eligieron y consiguieron vivir a largo de los siglos una vida evangélica en la Iglesia universal. Con el ejemplo e intercesión de san Francisco de Asís y los demás santos y beatos que veneramos, te pedimos a ti, Maestro y guía, que vivamos siempre como hijos de la luz, sintiendo y mostrando a todos el gozo de la santidad como fruto visible de la acción del Espíritu Santo. Ayúdanos, Señor, a ser coherentes con nuestra condición de bautizados; a ser apóstoles comprometidos del evangelio de la vida y de la salvación; a ser estímulo que anime la fe de los que no la tienen, la han perdido o la viven con superficialidad. Que tu Madre y Madre nuestra, Nuestra Señora de los Buenos Libros, nos acompañe siempre en el camino de la fe. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.






SEMANA DEL ESPÍRITU DE ASIS
“POR UNA PAZ DESARMADA”
“Sanando las heridas de la guerra”
Del 23 al 27 de octubre de 2023

LUNES 23 
DE OCTUBRE
El Espíritu de Asís
en tiempo de paz armada

El próximo viernes 27 celebraremos el día del “Espíritu de Asís”. Durante toda la Semana recordaremos este acontecimiento de fraternidad y oración con otras religiones y seguiremos pidiendo PAZ para un mundo repleto de enfrentamientos, cuando siguen abiertos en el mundo más de 50 conflictos armados, guerras olvidadas, y en plena guerra de Ucrania a las puertas de nuestra casa y un grave conflicto entre el pueblo judío y el pueblo palestino. El lema elegido para este año es: “POR UNA PAZ DESARMADA” Hablar de paz desarmada en este contexto no es una provocación ni una broma. Es querer mantener vivo el anhelo, lejano, de una paz distinta.

Esto demanda de la familia franciscana trabajar por un discernimiento que abra horizontes nuevos.

La oración por la paz podría encontrar en las comunidades franciscanas su lugar. Se trataría de continuar un itinerario continuado de oración por la paz. Podría ser una actividad evangelizadora que aglutine el indudable deseo de la paz que anida en el corazón de muchos creyentes y ciudadanos de bien.

Oración de San Francisco de Asís
Jesús, amigo y hermano,
haz de nosotros instrumentos de tu paz,
donde hay odio, pongamos amor,
donde hay ofensa, pongamos perdón,
donde hay error, pongamos verdad,
donde hay desesperación,
pongamos esperanza,
donde hay tinieblas, pongamos tu luz,
donde hay tristeza, pongamos alegría,
donde hay egoísmo, pongamos generosidad.
Que no busquemos tanto
ser consolados como consolar,
ser comprendidos como comprender,
ser amados como amar,
ser ayudados como ayudar.
Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
muriendo se resucita a la vida eterna. AMÉN

GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO.
COMO ERA EN EL PRINCIPIO, AHORA Y SIEMPRE,
POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. AMÉN


MARTES 24 
DE OCTUBRE
“PAZ Y BIEN”

Francisco tomó el saludo de paz no como algo ritual o externo, sino como una verdadera seña de identidad. Por eso fue un saludo discutido por los hermanos. Francisco se mantuvo proféticamente en la terquedad de que ese había de ser el saludo franciscano porque esa era la misión del menor en la sociedad. Por eso mismo, recuperar la misión pacificadora del franciscanismo es volver a los orígenes. Y volver a los orígenes es siempre avanzar.

La espiritualidad de la paz no es un componente más de la espiritualidad franciscana, sino aquel desde el que voy enfocando mi vida personal, mis actuaciones, mi visión de la sociedad y mi colaboración al bien común.

El franciscanismo tiene la certeza (Francisco lo dice explícitamente) de que no hay posibilidad de una espiritualidad de la paz si el hermano/a franciscano no vive en sus raíces personales en clave de paz. Pretender hacer obra de paz sin estar pacificado por dentro es, literalmente, una imposibilidad. Por eso, toda la espiritualidad de la paz apunta, en primera instancia, al corazón de cada persona.

Oración de San Francisco de Asís
Jesús, amigo y hermano,
haz de nosotros instrumentos de tu paz,
donde hay odio, pongamos amor,
donde hay ofensa, pongamos perdón,
donde hay error, pongamos verdad,
donde hay desesperación,
pongamos esperanza,
donde hay tinieblas, pongamos tu luz,
donde hay tristeza, pongamos alegría,
donde hay egoísmo, pongamos generosidad.
Que no busquemos tanto
ser consolados como consolar,
ser comprendidos como comprender,
ser amados como amar,
ser ayudados como ayudar.
Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
muriendo se resucita a la vida eterna. AMÉN

GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO.
COMO ERA EN EL PRINCIPIO, AHORA Y SIEMPRE,
POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. AMÉN

MIÉRCOLES 25 
DE OCTUBRE
Francisco, el desarmado

Al comienzo fue el Francisco armado para una larga guerra con Perusa, guerra perdida que le llevó a a prisión, pero que no fue suficiente para derrotar al militar que había en su corazón. Fue necesaria la “fuerza de la visión” en Espoleto para hacerle comprender que el verdadero camino pasaba por una paz desarmada.

Comenzó por lo más fácil: desprenderse de sus “exagerados arreos” militares (2Cel 6), alejarse de las sendas bélicas, renunciar a una gloria que pasa por la muerte del contrincante.

Para Francisco su único camino para solucionar diferencias ha de ser el diálogo, el respeto y la comprensión. Por otra parte, su opción por un pacifismo vital se plasmó en el saludo de Paz, firmemente recogido en la Regla y que Francisco defendió proféticamente cuando los hermanos creían que esa actitud no era salvaguarda realista contra los ataques de quienes les confundían con gente sospechosa.

Además, manda que los frailes no cabalguen no solamente por pobreza, sino también porque Francisco sabe que sobre el caballo va el caballero con la espada en la mano. Y con la espada, la muerte. Él mismo lo ha experimentado y eso le trae amargos recuerdos.

Todo ello está indicando su visión de un modo de vida anclado en la paz. Es proverbial y cosa conocida por todo franciscano el gesto profético que acompañó su participación en las Cruzadas cuando la toma de Damieta en febrero de 1219. Dice san Buenaventura que el consejo de Francisco a las tropas cristianas para que abandonasen el camino que les iba a llevar a la ruina no fue escuchado. El desastre fue total “de modo que el número de muertos y cautivos ascendió a seis mil”. Se despreció la “sabiduría del pobre” y el resultado fue la ruina.

De estos datos se desprende que la reacción de Francisco ante la violencia del sistema, y en la que él mismo ha llegado a participar, es la que hoy denominaríamos como no violencia activa y desarmada. La opción de Francisco, en efecto, no puede diluirse en un pacifismo interior que no se concreta en nada.

Oración de San Francisco de Asís
Jesús, amigo y hermano,
haz de nosotros instrumentos de tu paz,
donde hay odio, pongamos amor,
donde hay ofensa, pongamos perdón,
donde hay error, pongamos verdad,
donde hay desesperación,
pongamos esperanza,
donde hay tinieblas, pongamos tu luz,
donde hay tristeza, pongamos alegría,
donde hay egoísmo, pongamos generosidad.
Que no busquemos tanto
ser consolados como consolar,
ser comprendidos como comprender,
ser amados como amar,
ser ayudados como ayudar.
Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
muriendo se resucita a la vida eterna. AMÉN

GLORIA AL PADRE, Y AL HIJO, Y AL ESPÍRITU SANTO.
COMO ERA EN EL PRINCIPIO, AHORA Y SIEMPRE,
POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. AMÉN

JUEVES 26 
DE OCTUBRE
La paz desarmada

Es algo que, hoy por hoy, pertenece al ámbito de las utopías. Más aún, la sociedad mira con desdén un planteamiento así. A pesar de que la paz armada ha traído escasos resultados, se cree que la paz desarmada es el caldo gordo que busca el agresor. Incluso se piensa que es una actitud de debilidad, de apocamiento, de cobardía.

Desarmar la paz es un trabajo doble: primeramente es preciso el milagro de sentar a la mesa común a los contendientes haciéndoles ver que se las ha llamado no para dirimir un duelo, sino para hacer un camino en las difícil dirección del entendimiento. Se trata del espinoso trabajo de la elaboración de conflictos donde habrá que c